9.6 C
San Pedro
jueves, mayo 13, 2021

Camino a Tokio 2021: la pandemia le robó a Gonzalo Carreras el sueño de ser olímpico por segunda vez

La COPAC le dio a la Selección Argentina masculina la plaza del K1 200 metros para los Juegos Olímpicos y el palista de Náutico quedó descartado porque su meta, y para la que se preparó especialmente, era el K2 1000. El desenlace de una historia con un final anunciado.

Publicidad

 

La suerte de Gonzalo Carreras, en su sueño de representar a Argentina en los Juegos Olímpicos Tokio 2021, estaba escrita desde hace semanas y, tal adelantó La Opinión, sólo faltaba oficializarse. La Confederación Panamericana de Canotaje (COPAC) anunció que la Selección Argentina masculina obtuvo una plaza en K1 200 metros y la misma se la disputarán Ezequiel Di Giácomo y Rubén Rézola quienes, desde que comenzó el ciclo olímpico, entrenaron para esa embarcación y distancia.

Publicidad

El palista de Náutico era una de las opciones para conformar el K2 1000 junto a Daniel Dal Bo, Agustín Rodríguez y Manuel Lascano con quienes concentró en reiteradas ocasiones en Club Nordelta. Tras la determinación de la COPAC, que tuvo que adoptar una nueva forma de entregar los cupos a Japón porque se suspendió el Preolímpico previsto para abril de 2021 en Brasil por la pandemia de coronavirus, los cuatro deportistas quedaron descartados.

El desenlace de la trama para Carreras tenía un final anunciado que se gesto desde que el COVID-19 se adueño del planeta, después de los Juegos Panamericanos Lima 2019 en el que fue medalla de oro en K4 500 metros y el Mundial de Hungría en el mismo año donde, en conjunto con sus compañeros Lascano, Di Giácomo y Juani Cáceres, no pudo lograr la plaza a Tokio 2021 en la primera instancia que se les presentó.

La última ocasión para el baraderense era el Preolímpico de Curitiba en K4 1000 metros. En 2020 pasó la cuarentena estricta en Baradero, entrenando en su casa. Después de varios meses, cuando se permitió a los atletas cuyos objetivos era clasificar a los Juegos Olímpicos hacerlo en su campo de desarrollo, volvió al agua. Al tiempo se incorporó a las concentraciones en la Pista Nacional de Remo y Canotaje en Tigre con Lascano, Dal Bo y Rodríguez.

Las competencias se reactivaron en el mundo y Gonzalo Carreras se enfocó en Brasil. La primera piedra fue un conflicto interno en el equipo masculino. A fines de enero de 2021, días antes del control interno en el que se iba a definir qué dos palistas iban a subirse al K2 1000 en Curitiba, Dal Bo y Rodríguez pidieron remar juntos y no con sus otros dos compañeros cuando estaba previsto que se prueben todas las duplas posibles. Eso generó un problema en el plantel y los entrenadores suspendieron las pruebas y, también, los entrenamientos.

Lejos de tomar una decisión inmediata, la Federación Argentina de Canoas (FAC) dilató el proceso, realizó varias reuniones vía Zoom en las que no se llegó a ninguna conclusión y “quedó bien” con los que infringieron las normas del control pero mal con los que las respetaron, entre ellos Carreras quien con Lascano fue convocado nuevamente a Nordelta en febrero.

Antes de que la FAC comunique su fallo, la COPAC oficializó la suspensión del Preolímpico en Brasil y surgieron conjeturas respecto de cómo se iban a distribuir las plazas de América a Tokio 2021. Con el correr de las semana la posibilidad de que se reprograme en otra sede se apagó y se encendió el rumor de determinar los cupos a través otros parámetros en los que el K2 500 de Argentina no tenía prioridad dado que ese lugar lo había logrado Canadá en el Mundial de Hungría 2019.

En las últimas semanas Carreras era consciente de que sus chances de ser olímpico por segunda vez tras incursionar en Río de Janeiro 2016 (fue 4° en la final B del K4 500 metros junto a Dal Bo, Juan Ignacio Cáceres y Pablo De Torres) eran escasas. Incluso, los entrenadores de la Selección Argentina no lo convocaron a entrenar en Nordelta ni tampoco para las copas del mundo de Hungría y Rusia a las que irán Agustín Vernice y Rodríguez.

A menos de 100 días de los Juegos Olímpicos, el palista de Baradero debe atravesar el mal trago de ni siquiera haber tenido la posibilidad de competir y, en todo caso, perder en el agua la clasificación. Su próximo certamen con la camiseta albiceleste, para el que le informaron que lo tendrán en cuenta, será el Mundial previsto para septiembre.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias