7.2 C
San Pedro
martes, junio 15, 2021
spot_img

Caso Patricio Hernández: la autopsia reveló que tenía coronavirus cuando fue a robar y lo asesinaron

El 10 de abril pasado, Julián Víctor Patricio Hernández, de 30 años, murió al recibir un disparo de arma de fuego cuando escapaba tras asaltar, junto a otros cómplices, una fábrica de caños ubicada en Río Tala. La autopsia, cuyos resultados podrían poner en duda la hipótesis de que lo mataron los compañeros, reveló que estaba contagiado con COVID-19.

Publicidad

 

Fiscalía avanza en la investigación del robo a la fábrica de caños ubicada en la intersección de ruta 1001 y la antigua ruta 9, en la que resultó asesinado Patricio Hernández, uno de los delincuentes que protagonizó el violento asalto, y Defensoría logró que el Juzgado de Garantías libere por “falta de mérito” a tres de los cuatro imputados y plantó la sospecha de que el disparo que lo mató podría no haber sido efectuado por sus cómplices.

Publicidad

Mientras tanto, los elementos probatorios que se van sumando al expediente suman aspectos que ameritan el análisis, entre ellos el informe de la operación de autopsia que en la Morgue Judicial de San Nicolás practicó el médico forense Gerardo Monacci, al que tuvo acceso La Opinión.

La autopsia reveló que Patricio Hernández tenía COVID-19 cuando fue a robar y terminó asesinado.

El informe indica que Julián Víctor Patricio Hernández, domiciliado en Río Tala, murió por la lesión cardíaca y el shock hipovolémico provocado por las heridas de arma de fuego que presentaba, que fueron dos: una en la cara interna del brazo derecho y la otra, la más grave, provocada por una bala que entró por el hombro izquierdo a la cavidad toráxica y dañó un pulmón y el corazón.

Del examen interno practicado por el forense en la autopsia se desprende que Hernández era COVID-19 positivo, es decir que cuando fue a robar esa noche a la fábrica de caños de capitales chinos de Río Tala ya tenía coronavirus.

Así, el caso de Hernández se suma al de José Ángel Weiss, quien fue asesinado en el barrio La Tosquera y cuyo examen post mortem reveló que murió con COVID-19. Ambos fueron excluidos de las estadísticas oficiales que computan los fallecidos por o con coronavirus y que lleva la Secretaría de Salud municipal que conduce Daniel Creus.

Para el caso Weiss, que también murió a causa de un disparo de arma de fuego, Creus había explicado que por el motivo del fallecimiento “infectológicamente y epidemiológicamente” desde Región Sanitaria les indicaron que “no correspondía ponerlo dentro de los fallecidos por COVID”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias