38.3 C
San Pedro
sábado, enero 23, 2021

Papelón en el Concejo: todos deberían haber estado al tanto, dice el dictamen que da por aprobada la prórroga al Howard Johnson

El 12 de noviembre, la votación del expediente resultó 11 a 7 y la presidenta del Concejo dijo que había sido rechazado. La Asesoría General de Gobierno emitió un dictamen que obliga a rectificar. El texto del documento enviado por ese organismo dice que el tema de los votos ya lo había aclarado ante la consulta del intendente, que formaba parte del expediente que tenían en su poder los ediles.

Publicidad

 

El Concejo Deliberante deberá rectificar el acta en el que dio por rechazada la prórroga del contrato de concesión del predio donde funciona el hotel Howard Johnson Marinas porque se equivocaron y los votos afirmativos consignados alcanzaban para aprobar la solicitud de la empresa Costa San Pedro.

Publicidad

En sesión extraordinaria, el Concejo deberá modificar el acta y así quedará aprobada la prórroga de la concesión hasta 2051, como había solicitado la firma hotelera.

La Asesoría General de Gobierno fue consultada por la presidenta del cuerpo, Mónica Otero, cuando se percataron de que lo actuado podía ser un error. Y lo era: el organismo consideró que la ordenanza está aprobada.

Como explicó La Opinión, son pocos los casos en los que se necesitan dos tercios del cuerpo para aprobar un expediente. Por lo general, los proyectos se aprueban con mayoría simple, la mitad más uno de los presentes; pero también hay casos como este en el que se necesita mayoría absoluta: la mitad más uno de los votos posibles, en el HCD de San Pedro son 10 sobre 18.

Allí radica la confusión de la presidenta y de todo el cuerpo: oficialismo y oposición no notaron la diferencia. No se necesitaban 12 votos, dos tercios del cuerpo, sino 10. Por eso la prórroga está aprobada y el Concejo debe rectificar el acta.

En su dictamen, la Asesoría General de Gobierno (AGG) recuerda que el Gobierno de Cecilio Salazar había elevado una consulta, en la que el organismo informó que la prórroga era posible a través de una ordenanza que apruebe el Concejo Deliberante.

En ese mismo texto, la AGG advertía que en el caso debía tenerse en cuanta lo que establece el artículo 55 de la Ley Orgánica de las Municipalidades respecto de las autorizaciones de arrendamientos o gravámenes de los bienes municipales, que necesitan del Concejo la “mayoría absoluta del total de sus miembros”.

En el mismo sentido concluyó ante la consulta del HCD ahora: la ordenanza estará aprobada si cuenta con la mayoría absoluta, es decir con la mitad más uno del total de miembros del cuerpo, en el caso de San Pedro, 10 votos.

Es decir que los 18 concejales del oficialismo y la oposición, más la secretaria y el subsecretario legislativo no podían desconocer que con 10 votos alcanzaba para aprobar la ordenanza: lo decía el propio expediente que tenían en tratamiento desde junio.

En el recinto, el día de la votación, cuando Damián Lafalce votó en contra de su propio bloque, la presidenta anunció que el expediente quedaba desaprobado porque se necesitaban 12 votos. Se había equivocado. Nadie lo notó. Ninguno de los otros 17 ediles ni la secretaria o el subsecretario legislativo. Nadie.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias