4 C
San Pedro
jueves, julio 29, 2021
spot_img

Los precios de “Súper Cerca” todavía no están en comercios locales pero hay productos similares a menor costo

La Opinión recorrió supermercados chinos, autoservicios, minimercados y almacenes de barrio para relevar la disponibilidad de los productos que forman parte de la canasta que acordó el Gobierno nacional con empresas distribuidoras. Aunque la mayoría de esos artículos todavía no está, hay muchos similares incluso a precios más bajos. Hay comercios que tienen las mismas marcas a un menor costo que el que vendrá en la etiqueta de los paquetes.

Publicidad

 

Con el objetivo de enfrentar la inflación en artículos de primera necesidad el Gobierno nacional lanzó el programa “Súper Cerca”, que congeló precios de ese tipo de productos durante seis meses. A una semana del anuncio, en San Pedro no es fácil encontrarlos.

Publicidad

El programa fue pensado como complemento del “Precios Cuidados” firmado con grandes cadenas de supermercados para que haya artículos con valor congelado en los denominados comercios de proximidad.

Un relevamiento de La Opinión detectó que incluso hay comercios que tienen esos mismos productos a precios más bajos que los que aparecen en el listado difundido y que hay productos de marcas similares que tienen un valor más accesible.

El programa y sus alcances parecen hechos a medida de los grandes centros urbanos, donde los precios, en general, son más elevados.

El acuerdo del Gobierno nacional es con un grupo de grandes empresas que tienen su propia distribución para poner a disposición de los consumidores 70 productos esenciales a precios fijos impresos en los envases durante al menos seis meses, que incluye alimentos, artículos de limpieza e higiene personal.

Como aseguró la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, el objetivo es “dar respuesta al precio de los alimentos con una canasta muy clara, con todos los productos de primera necesidad y poder cuidar los ingresos de todas y todos”.

El recorrido de La Opinión por almacenes, autoservicios y supermercados que podrían estar dentro del programa señala que el acuerdo no implica muchos beneficios para el bolsillo de los consumidores sampedrinos.

Con especial acento en los alimentos, un cronista de este medio visitó locales para relevar disponibilidad de productos, precios, artículos alternativos y posibilidades de que “Súper Cerca” sea una realidad en la ciudad.

Ese relevamiento detectó que no más de la mitad de los productos alimenticios está disponible y que la mayoría de ellos puede encontrarse en autoservicios de capitales chinos.

En los almacenes de barrio es más difícil dar con con los artículos de las 24 grandes empresas que tienen distribución propia y que se supone podría garantizar su presencia en comercios de cercanía de todo el país.

Llamativo fue que en la mayoría de los casos en los que el producto fue hallado en góndolas locales el precio era inferior al que el Gobierno difundió en su lista y que aparecerá impreso en los paquetes, lo que implica que en lugar de una reducción del 7 por ciento en San Pedro esos productos, cuando lleguen con la etiqueta, aumentarán.

Por ejemplo, el arroz fino Luchetti que debe tener un rótulo que indica que cuesta 65 pesos puede encontrarse en San Pedro a $ 63 en una de las sucursales de un conocido autoservicio. El café instantáneo La Morenita de 100 gramos está más barato en un supermercado chino del centro ampliado.

Ese mismo supermercado tiene en sus góndolas mejores precios para la harina —hasta casi un 20 por ciento menos— y para la polenta —alrededor del 33 por ciento más barata— que aparecen en el listado, aunque en el caso del mate cocido todavía no accedieron al costo rotulado y lo comercializan a un 20 por ciento más que lo estipulado en el acuerdo.

En los almacenes de barrio el acceso a los productos del acuerdo es más difícil. En una despensa ubicada en la zona céntrica La Opinión encontró apenas un producto y bastante más caro que lo que dispone el acuerdo.

El convenio del Gobierno nacional con estas empresas que tienen distribución propia implica, en la mayoría de los productos alimenticios, segundas o terceras marcas de esas reconocidas firmas.

Por ejemplo, la leche del listado es La Martona, que produce Mastellone Hermanos (La Serenísima), y las galletitas de agua son Arcor, que desde su filial Bagley comercializa primeras marcas como Traviata y Criollitas. Así ocurre con varios de los artículos que aparecen entre los que forman parte del acuerdo.

Si bien almacenes, autoservicios y supermercados chinos de San Pedro tienen pocos productos del listado de precios acordado, pueden ofrecer alternativas en segundas o terceras marcas de otras empresas a precios similares o más baratos de los que aparecen en el convenio del programa “Súper Cerca”.

Un listado de precios mayoristas que ofreció a La Opinión un distribuidor local señala que para los comercios es posible comprar en San Pedro y ofrecer productos similares a los del acuerdo con precios parecidos y hasta más baratos sin que el consumidor pierda calidad o el revendedor, rentabilidad.

El problema de programas como “Súper Cerca”, coincidieron los comerciantes consultados por La Opinión, es garantizar la distribución, como aseguró la secretaria de Comercio Interior que las empresas que firmaron el acuerdo podrían hacer para todo el país.

“Nos cuesta negociar con las marcas para que lleguen los productos”, señalaron desde un autoservicio local.

“Cuando querés negociar con una que no llega a distribuir hasta San pedro, tenés que encargarte de que la traigan hasta acá desde San Nicolás o algún otro lado”, agregaron. Ese movimiento, claro, incrementa los costos y el precio final al consumidor.

En algunos autoservicios, por el tipo de clientes que tienen, prefieren no trabajar con el tipo de productos que están involucrados en el acuerdo. “No sirve comprar productos de segundas marcas acá porque la gente no los compra”, aseguró un comerciante.

Una de las dificultades vinculadas a ese tipo de artículos, señaló el titular de un minimercado de barrio, es que se pueden comprar en los mayoristas locales: “Mientras vos vas a comprar para abastecer el negocio, tenés al de al lado que va con un carrito y compra para llevarse a su casa. Ahí perdés a los clientes, porque van al mayorista a comprar al por menor lo que vos vas a comprar al por mayor”.

Para los supermercadistas chinos, la realidad es otra: “Nosotros tratamos de ofrecer a la gente los precios más accesibles dentro de lo que podemos”, aseguró uno de los pocos que accedió a hablar con este medio.

“Intentamos tener la mayor cantidad posible de segundas marcas para igualar en las góndolas a la cantidad de productos de primera línea”, aseguró y reveló que en ciudades más grandes, incluso de la región, los precios son mejores porque llegan otros productos.

El programa “Súper Cerca” fue pensado por el Gobierno nacional como un complemento para “Precios Cuidados”, cuyos alcances sólo están presentes en las grandes cadenas de supermercados. El plan fue lograr que los acuerdos de precios para artículos de primera necesidad estén presentes en los comercios de proximidad.

Por lo pronto, los beneficios para ciudades del interior como San Pedro no son muchos. “Las empresas tienen el compromiso de abastecerlo hasta fin de año”, advirtió la secretaria de Comercio Interior, por lo que se pueden elevar reclamos ante el incumplimiento.

Relevamiento de precios programa Súper Cerca by La Opinión Semanario on Scribd

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias