20.2 C
San Pedro
jueves, agosto 5, 2021
Publicidadspot_imgspot_img

La Liga Sampedrina no reanudará sus torneos en 2020: Cómo afecta a los árbitros

Sin partidos hasta 2021, los jueces son uno de los partícipes necesarios de la actividad que se vieron perjudicados teniendo en cuenta que perciben remuneración y a muchos de ellos les significa un ingreso importante por mes más allá de que se desempeñan casi todos en otros trabajos. La Opinión dialogó con varios de ellos y coincidieron estar a favor de la determinación que tomaron la Mesa Directiva y los clubes ante la pandemia de coronavirus porque priorizaron la salud.

spot_img
Publicidad

 

Los árbitros son partícipes indispensables de los campeonatos de la Liga Sampedrina (LDS) porque, sin ellos, no se puede jugar. También, son de los escasos protagonistas de la actividad que, como corresponde, cobran por el trabajo que hacen y se vieron perjudicado ante la suspensión de todos los certámenes en la temporada 2020 por la pandemia de coronavirus.

Publicidad

En su mayoría tienen, además de su labor como jueces los fines de semana, otras tareas remuneradas por lo que el impartir justicia les significa un extra en su salario mensual. El mismo varía de acuerdo a la cantidad de duelos que dirigen y la calidad de los mismos. No es igual hacerlo en inferiores que en primera, ser referí principal o asistente o, en el caso de los que están en la tabla de mérito de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), ser designado para un encuentro del Torneo Regional Federal Amateur del Consejo Federal.

En ese contexto, La Opinión dialogó con varios de ellos para conocer cómo tomaron la determinación compartida de la LDS y sus clubes afiliados y coincidieron en que fue la correcta para preservar la salud más allá de cómo los afecta en sus bolsillos.

"La decisión me parece acertada en esta instancia. Tenía esperanza de que volviera el fútbol antes de las vacaciones de invierno pero a seguir pasando los días, creo que está bien arrancar el año que viene", sostuvo Marcela Gauna, una de las pocas mujeres que arbitra partidos. Y agregó: "Lo que nos perjudica es la parte económica porque, por más que elegimos este oficio por vocación, también es cierto que lo hacemos por una entrada más aparte del trabajo que tenemos".

Agustín Gómez, además de juez, también es DJ, otro de los rubros inactivos ante la prohibición de realizar eventos sociales que requieren su contratación. Por eso, está trabajando como chapista junto a un familiar y, más allá de su situación persona, analizó con empatía que "habrá que seguir esperando" porque "no es momento" de ponerse "en riesgo" más allá de que "la gente está cansada de la cuarentena". En lo deportivo, aseguró: "Me parece perfecto, creo que hasta que no esté la vacuna no se puede hacer ningún deporte en conjunto. Primero está la salud de uno y luego el deporte".

DSC-0004-1

-Gómez -izquierda- junto a Gil y Bertolini. Foto: La Opinión.

Marcelo Meléndez es uno de los colegiados de Villa Constitución que cada fin de semana viaja para arbitrar en cotejos de la LDS. Desde su óptica, la determinación de no continuar la temporada 2020 "es correcta": "Fue una decisión muy acertada por todos los clubes. No es el momento para volver al fútbol y es la mejor decisión que pudieron haber tomado no comenzar este año con el fútbol porque es lo mejor para todos". También, admitió que en lo "económico" trabajar como juez lo "ayudaba mucho" pero dejó en claro que "la salud está por encima del dinero". "Tendré que esperar y se esperará. Yo ya venía perjudicado en lo económico porque estuve varios meses sin trabajar luego del episodio en Pérez Millán con el jugador de Portela", cerró.

San Pedro cuenta con una terna arbitral consolidada en el Torneo Regional Federal Amateur que es la que componen Joaquín Gil y sus colaboradores Santiago Banegas y Damián Bertolini. En 2019, el equipo estuvo en el encuentro de ida de la final de la región Pampeana Norte entre Independiente de Chivilcoy y El Linqueño recordada por la agresión de hinchas del visitante a Gil y la posterior eliminación del club. Con la edición 2020 frenada por el COVID-19 y sin equipos sampedrinos, Banegas resaltó que en lo que más lo afectó es en que, por edad, era su último año para dirigir a nivel nacional: "El año que viene no voy a poder dirigir más. Lo que más me afectas es no poder haberme retirado como yo quería en AFA. de haber jugado alguna final más como se jugó. Uno es agradecido y haber participado con Joaquín de una de las finales más importantes de nuestra carrera, muy orgulloso".

En la misma sintonía se manifestó su compañero Bertolini quien explicó que "en septiembre" debían "hacer la prueba física para el Regional", algo para lo que "siempre se entrena a full" con el objetivo de "superarla y estar preparado".dsc-0152-0

-Banegas en un clásico Mitre-Paraná. Foto: La Opinión.

Por último, Santiago Banegas indicó que extraña poder estar adentro de una cancha sobre todo porque "estaba bien físicamente" mientras que para él lo económico es secundario porque cuenta con "gran trabajo" en la Secretaría de Desarrollo Humano de la Municipalidad. En contrapartida, Bertolini, que a su vez es agente del Servicio Penitenciario, analizó que sí lo afecta en lo monetario: "Si bien uno tiene un trabajo estable ahora, perjudica porque uno está acostumbrado a ganar un sueldo y de la nada te sacan una gran cantidad de tu paga. Yo hace poco que trabajo en el servicio, antes sólo tenía el arbitraje. Hace 10 años soy árbitro, me fue bien y vivía del arbitraje nomas. De la nada que pase esto y que se suspenda todo el año, afecta un montón". Y sobre la determinación de la LDS, concluyó: "Estoy de acuerdo con la decisión porque sé cómo se manejan los clubes de SP y estamos en una liga que no es poderosa económicamente. Los clubes se las arreglan como pueden, jugar sin publico iba a afectar un montón. Era imposible retomar el futbol este año".

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias