26.2 C
San Pedro
domingo, diciembre 5, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Clínica San Pedro: descontento entre el personal tras las declaraciones de Otero

El nuevo titular del directorio habló el sábado en Sin Galera y aseguró que están en camino para la reactivación del sanatorio. Las empleadas que aguardan el pago de sus salarios y concurren a diario al sanatorio aseguraron que en el edificio todo es incertidumbre.

 

Tras la entrevista del sábado en Sin Galera en la que el nuevo presidente del directorio de la clínica San Pedro, Alejandro Otero, expuso los planes que tienen para la reactivación y las negociaciones que llevan adelante con diversas obras sociales, entre ellas Pami, entre el personal hubo descontento.

Publicidad

Las empleadas permenacen en el edificio sin tareas, aunque muchas desistieron y salieron a buscar otros trabajos, porque desde hace meses que no cobran y no podían seguir esperando.

“Desde agosto solamente nos pagaron 10.000 pesos”, señalaron. Si bien perciben el porcentaje que paga el Estado a través del prgrama Repro, llevan alrededor de cuatro meses sin cobrar el total de su salario: “Nos dijeron que nos iban a pagar en mano y todavía no tenemos nada”, se quejaron.

“Otero es igual que Suárez Irala”, dijeron las empleadas

Aunque a diario consultan sobre el pago, aseguraron que sólo reciben excusas”. El sábado, Otero dijo en Sin Galera al respecto: “Esta semana nos ponemos al día para pagar parte de septiembre y ayer se ha aprobado el Repro de octubre”.

Para el personal, desde que cerró la clínica el 7 de julio y semanas después aparecieron los nuevos dueños, con Nelson Suárez Irala a la cabeza, que ahora se retiró para el arribo de Otero, “todo es igual, es lo mismo”.

En ese sentido, señalaron que las promesas de reactivación no se cumplen, los aparatos que anuncian que van a llegar nunca llegan y que los médicos que atienden son apenas seis.

En diálogo con La Opinión, aseguraron que reciben “maltratos” por parte de Claudio Quiroga, quien coordina las tareas en el sanatorio: “Nos trata de maleducadas, mocosas, incluso a un compañero lo sacó del establecimiento con un guardia de seguridad”, relataron.

Las que permanecen en la clínica temen que haya un plan para que el sanatorio “se destruya” y “vaya a quiebra”, lo que implicaría, entienden, un riesgo para su futuro como trabajadoras.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias