18.2 C
San Pedro
martes, agosto 3, 2021
Publicidadspot_imgspot_img

Vuelta de Obligado: extrajeron un tramo de cadena y lo resguardarán en el museo

Arqueólogos de la Universidad de Luján rescataron este viernes ocho eslabones correspondientes a una de las dos cadenas que quedaron a la vista en la playa producto de la bajante del río Paraná y divisó a principios de agosto el pescador Jorge López. Los mismos recibirán un tratamiento especial y serán exhibidos en el Museo de Sitio Batalla de Obligado.

spot_img
Publicidad

 

En su quinta campaña en Vuelta de Obligado desde que el pescador Jorge López halló a principios de agosto cadenas que se investiga si son las que se utilizaron en la batalla de 1845, arqueólogos de la Universidad de Luján extrajeron este viernes por la mañana un tramo que será resguardado en el Museo de Sitio Batalla de Obligado.

Publicidad

La comitiva que responde al doctor Mariano Ramos conformada por Marcelo y Daniel Gómez; Carolina Leiva y Oscar Sánchez trabajó en la playa desde el jueves gracias a que el río Paraná bajó en su caudal y las cadenas quedaron a la vista.

“Extrajimos un tramo de la cadena. Tratamos de hacer el rescate completo per está muy sujeta. Como está subiendo el agua, decidimos no perder la oportunidad y el director decidió sacar un tramo que va a quedar en el museo”, explicó a La Opinión Marcelo Gómez.

Además, detalló que el mismo será llevado a un “laboratorio” para hacerle un “tratamiento especial” con el objetivo de que “no sufra más corrosión” y se exhiba en el museo que está en el mismo lugar donde se libró la contienda entre las tropas nacionales y anglofrancesas.

“Son ocho eslabones y quedaron ocho más”, agregó Marcelo Gómez. Y detalló: “Son ocho eslabones y quedaron ocho mas. Profundizando, Notamos que la cadena continua pero como se estuviera anudada y con algún material cementicio que es muy duro y no nos permite continuar en profundidad porque está creciendo demasiado el rio. Es probable que sea parte del anclaje que suponíamos”.

Por último, Gómez dejó en claro que no contaban “con las herramientas adecuadas” para desarrollar “las tareas” y por eso decidieron “cortar un tramo” para no tener que “volver a cero” y aguardar a que el río Paraná vuelva a decrecer dado que la bajante extraordinaria los favoreció. “Estuvimos trabajando casi 24 horas y tuvimos que tomar esta decisión que tomó el director”, concluyó.

En la anterior campaña, a mediados de octubre, el grupo de arqueólogos no pudo extraer las cadenas porque en pleno operativo el río Paraná creció y el agua la volvió a tapar. Antes, en septiembre, ni siquiera pudieron observar los eslabones porque el caudal no estaba tan bajo y se aprovecharon los días para sacar restos del antiguo monolito que estaba en la zona y los resguardaron en el museo de la Batalla de Obligado.

Previo a su tercera estadía en Vuelta de Obligado, los arqueólogos de la Universidad de Luján remitieron dos informes sobre el trabajo que están llevando a cabo desde que el pescador Jorge López descubrió las cadenas en la costa de Vuelta de Obligado gracias a la bajante histórica del Paraná. En el primero, aseguraron que los dos tramos de cadenas encontrados fueron construidos “en las primeras décadas del Siglo XIX”, es decir, previo a la batalla por la que cada 20 de noviembre se conmemora el Día de la Soberanía Nacional.

En el siguiente, en tanto, advirtieron sobre la importancia del hallazgo y la necesidad de conservar la zona donde se produjo, que es donde el Gobierno municipal construye una playa cuyas obras comenzaron en julio. En el escrito señalaron que cuando se produzca algún hallazgo fortuito, como el de las cadenas, “debe ser informado a las autoridades nacionales pertinentes” para que intervengan los científicos y puedan desarrollar los estudio especializados correspondientes.

Por último, indican que “las investigaciones pueden ser realizadas en el lugar de hallazgo”, además de considerar la posibilidad de tomar muestras, cuando sea necesario, para analizar en laboratorio. Eso va de la mano de la siguiente recomendación, que es que se tomen los recaudos necesarios para proteger la zona donde se produjo el combate por el valor histórico que posee: “Frente a determinadas situaciones en las que se podría considerar un daño al patrimonio nacional, la zona en la que se hicieron los hallazgos debería ser considerada como área de alta sensibilidad arqueológica”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias