13.6 C
San Pedro
jueves, julio 29, 2021
spot_img

Una historia tremenda

Publicidad

 

Me dirijo a usted con el motivo de hacerle saber el porqué de esta carta. El día 6 de Diciembre de 2005 a las 11 de la mañana me interné con la autorización del ginecólogo para dar a luz a mi bebé que nacería el día 07/12/05 programada la cesárea a las 10 hs. de la mañana. Estuve esperando en la sala de parto que terminaran 3 cesáreas más en las cuales yo no conocía a las demás pacientes. Mientras estuve esperando que terminaran de operar, mi bebé se movía perfectamente, como todos los días. Antes de llevarme al quirófano me controlaron los latidos del bebé y todo estaba bien. Cuando empezaron a anestesiarme la mitad de mi cuerpo, sigo escuchando y sintiendo todos los movimientos de los médicos.
Empezaron a cortar para sustraer al bebé y escuché a un doctor (no era mi ginecólogo) decir “este bebé está para un parto normal”, yo sentí que el bebé se encajó en la boca de mi estómago y fue ese mismo Doctor quien desencajó a mi bebé. Cuando nace, pregunto “qué es” y me dijeron que era un varón, entonces pregunto porqué no lloraba y me responden que estaba muerto.
Desde ahí me durmieron completamente y no escuché más nada. Cuando desperté estaba en la Sala de Maternidad y me acordé de todo lo que el médico me había dicho en la sala de parto. Pedí ver a mi bebé y ya no estaba en la morgue del Hospital, lo había retirado la Cochería Secchi, sin mi autorización ni de mi familia. Pregunté quien dio la orden para que se lleven el cuerpo y nadie sabía nada, todos se lavaron las manos. A los dos días, me retiro con el alta y estuve hablando con mi ginecólogo y me dijo que mi bebé había tragado líquido amniótico y que se encontraba muerto hacía más o menos 10 horas. Me parece que lo correcto debería haber sido que el Pediatra que asistió el parto se acercara hasta la sala para informarme a qué se debía la muerte del bebé. A la semana concurro al Hospital a sacarme los puntos y me avisan que los estudios de placenta estarían para la semana del 19 de Diciembre.
Cuando voy a ver los resultados mi ginecólogo me dice que el bebé murió a causa de un infarto producido por una arteria tapada de la placenta. Me doy cuenta que las dos versiones se contradicen. En el Certificado de Defunción consta que el bebé murió por sufrimiento fetal siendo que me realicé 4 ecografías y en ningún momento me informaron dicha situación. Me pregunto como puede ser que el bebé haya muerto 10 horas antes del parto si yo lo sentí moviéndose antes del mismo. Me dirijo a Secchi y me informan que el bebé había sido asentado como prematuro. Eso es imposible porque yo estaba de 39 semanas y días. El 21 de Diciembre me presento en la comisaría local a presentar una denuncia penal porque no quedé conforme con las respuestas dadas por los médicos. El 27 de Diciembre la Fiscalía me cita para dar más detalles sobre la denuncia realizada en la comisaría ( tengo la copia al igual de la libreta sanitaria con todo los controles del embarazo). En dicha denuncia solicito que se le realice la autopsia al bebé para determinar la muerte y para saber si se trata de mi hijo ya que no lo vi desnudo y me informaron a mi y a mi familia que era una nena. En la Fiscalía, la Dra. Marcoantonio de la UFI Nº 1 me dice que no le puede realizar la autopsia porque ya pasaron muchos días y no va a tener resultados. Yo me pregunto en qué va a quedar la muerte de mi bebé porque pasan los días y no sé la verdad. Le agradezco haber prestado atención a esta carta ya que no fue nada grato recordar todo lo vivido.

Publicidad

Marta – DNI: 24.599.188

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias