{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Edición 1458
Publicado el: Miércoles, Marzo 18, 2020 - 18:29

Un accidente laboral le costó la vida a un trabajador en Prear

Esteban Callejas, de 36 años, murió la semana pasada luego de quedar atrapado bajo la percha de un pórtico hidráulico dentro de la planta ubicada en las afueras de Río Tala. Subdelegado de la UOCRA, había ido al sector para informar el cese de actividades a raíz de la lluvia. Su muerte fue instantánea. La estructura de hierro que cayó sobre él pesaba 13 toneladas.

Un accidente laboral con consecuencias fatales se produjo la semana pasada en la fábrica de pretensados de hormigón Prear, ubicada en la antigua ruta 9, en las afueras de la localidad de Río Tala. Un operario falleció tras quedar atrapado bajo una estructura metálica de 13 toneladas que se desplomó desde varios metros de altura.

El fallecido fue identificado como Esteban Callejas, domiciliado en San Pedro, de 36 años, quien trabajaba en la empresa desde hacía ocho años y en las últimas elecciones había sido elegido por sus compañeros como subdelegado de la planta por la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), el sindicato que representa a los trabajadores del sector.

Ese miércoles llovía. Callejas, como referente del sindicato, recorría los sectores para evaluar la continuidad de las tareas en aquellos donde la exposición al mal clima era mayor.

En una zona al aire libre, un grupo trabajaba en un pórtico hidráulico de grandes dimensiones. Para quienes conocen el funcionamiento de esa maquinaria, como el que estuvo implicado en el hecho que le costó la vida a Callejas, el accidente es, como dijo el referente la Uocra, Horacio Azzoni, “inexplicable”. El sindicalista señaló que hubo un “desperfecto mecánico” que provocó que una eslinga se cortara y se cayera la percha, que no tenía carga en ese momento.

El pórtico hidráulico posee, explicó Azzoni, un gancho que pesa alrededor de una tonelada y la percha que mueve la pieza, preparada para soportar entre 50 y 60 toneladas, pero que en el momento del accidente no tenía peso, puesto que estaba moviendo una lona que habían preparado para tapar una pieza.

Callejas colaboró para correr la lona cuando la percha se desplomó y cayó encima de él. La estructura metálica bajo la que quedó atrapado medía 35 metros por 1 y pesaba 13 toneladas.
Una unidad de Bomberos se dirigió al lugar para intervenir, junto a personal médico de la firma contratada por la empresa para emergencias y del servicio público Same. También se hizo presente policía, personal de la UFI 11 y de la delegación local del Ministerio de Trabajo.

Policía Científica desarrolló las tareas periciales de rigor, mientras que el equipo de primeros auxilios emocionales (PAE) de Bomberos Voluntarios intervino para contener al personal de la fábrica, que tras la charla se retiró en los colectivos hacia sus hogares, tras decretarse el cese de actividades en la planta.

En el portón y bajo la lluvia, el personal de portería recibía a familiares de trabajadores que iban a preguntar por sus hijos, sus hermanos, sus parejas, puesto que hasta que los allegados de Callejas no fueran anoticiados del desenlace fatal no se podía identificar públicamente al fallecido.

Las pericias ordenadas por la Justicia determinarán qué falló en la fábrica. Familiares y amigos del joven de 36 años despidieron sus restos el jueves en un cementerio privado tras el velatorio, que se desarrolló una vez que el cuerpo fue entregado por parte de las autoridades judiciales, que ordenaron la autopsia.

El sitio donde se produjo el accidente fue vallado y custodiado por personal policial. Desde el sindicato Uocra se presentaron con especialistas en cuestiones de seguridad laboral para evaluar algunos aspectos relacionados con el hecho.

En diálogo con La Opinión, Horacio Azzoni, del gremio de la construcción, informó que el licenciado en seguridad e higiene que lo acompañó constató que Prear “tiene todos los papeles en regla” respecto de los procesos obligatorios por ley en la materia.

“La empresa tiene todo, la certificación de seguridad, todo. Fuimos con personal idóneo para constatar eso y la verdad es inexplicable, nosotros miramos la documentación y está todo en regla, las pruebas hidráulicas, todo”, dijo el sindicalista.

La semana pasada, la empresa había sido noticia por la decisión de despedir 30 empleados y otorgar vacaciones forzadas a otros 40 en el marco de una crisis del sector de la construcción que afectó la actividad habitual de la planta.

EDICION IMPRESA #1460
Sábado 4 Abril 2020

Comentarios