13.3 C
San Pedro
sábado, octubre 23, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Tras la salida de Creus, Giovanettoni suma a otros sectores para reforzar el gabinete

El Secretario de Salud renunció el lunes y Elizabeth Walsh tomó licencia para no volver a la dirección del hospital. El Jefe de Guardia Diego Noto está a cargo y Nicolás Macchia firma como responsable administrativo. En medio de versiones cruzadas, Codern sigue en Obras Públicas y se suman Américo Quintana y los jóvenes de La Kultural.

 

El Gobierno de Fabio Giovanettoni sufrió un cimbronazo inesperado el lunes, cuando el Secretario de Salud Daniel Creus renunció a dos meses de haber asumido el cargo y luego de una disputa inocultable con la Directora del Hospital Elizabeth Walsh, quien armó las valijas para irse de vacaciones pero a su regreso ya no tendrá el cargo.

Publicidad

Mientras resuelven cómo seguir, con las complicaciones propias de una gestión marcada por la necesidad de recuperar las deficitarias cuentas (ver página 6), y en medio de un paro de Cicop por 72 horas que empezó ayer, el Secretario de Desarrollo Social Nicolás Macchia quedó al frente de Salud de manera interina y el Jefe de Guardia Diego Noto, nombrado por Creus, dirige el Hospital, también “por ahora”, aunque tiene chances de continuar, al menos por lo que dicen fuentes cercanas al Intendente.

En tanto, tras una larga velada en la casa de Macchia, Giovanettoni limó las asperezas que habían enfriado el desembarco de La Kultural con Leo Pascual como Director de Cultura y cedió.

Por otro lado, el camionero Martín Portillo ya tramita la posibilidad de modificaciones de horario o licencia en su trabajo porque deberá asumir la banca en el Concejo Deliberante que deja libre Américo Quintana, quien asumirá como Director de Comisiones de Fomento y Relaciones con la Comunidad, en el marco de lo que Giovanettoni también busca como “acuerdo de gobernabilidad” rumbo a las elecciones y le sirve al edil de escalón para referenciarse en las próximas elecciones en compañía del Jefe Comunal.

La semana pasada, el presidente de la asociación de Bomberos Voluntarios y exjefe del cuerpo activo Marcelo Duarte fue designado por Giovanettoni al frente de la Dirección de Personal, acéfala desde la gestión de Cuello y Silva que tanto cuestionó el Tribunal de Cuentas. El funcionario estaba al frente de la Jefatura del Departamento de Seguridad e Higiene.

El lunes, desde que Creus dijo adiós creció la versión de que Carlos Codern haría lo propio y hasta diversas fuentes, independientes entre sí pero con intereses comunes adversos al Gobierno, hicieron circular rumores de una pelea con Macchia.

Por la noche, ambos funcionarios junto a Giovanettoni y Baraybar tomaban cerveza y charlaban animadamente en la esquina de Pellegrini y San Martín, para despejar dudas.

Ayer por la mañana, Codern hablaba en FM Génesis como Subsecretario de Obras Públicas tras reunirse con Giovanettoni y darle letra sobre los proyectos que el intendente iba a tratar en el Ministerio de Planificación Federal y en Vialidad Nacional.

El portazo de Creus
Las diferencias entre Daniel Creus y Elizabeth Walsh eran operativas e insalvables. No sólo no las ocultaban en los pasillos del propio Hospital sino que la semana pasada, para fastidio de un intendente  muy preocupado por lo que se discute en los medios de comunicación, las ventilaron ante cada periodista que se lo preguntó.

Si Walsh gritó que la habían dejado afuera y renegó contra la autoridad de su superior, Creus la mandó a jubilarse. Así se soportaron, luego de que el ahora todavía Secretario firmara un acuerdo el lunes con el Sindicato Único y los médicos de Guardia.

El jueves, Walsh se vio acorralada y vencida. Presentó un pedido de licencia por 30 días de vacaciones y 10 más por estrés, luego de que este semanario anticipara que dentro del gabinete había quienes consideraban que tenía “los días contados”.

La mala relación con el personal no profesional se la llevó puesta, con varias denuncias por violencia verbal y maltratos interpuestas por el Sindicato Único ante el Ministerio de Trabajo y hasta en la Mesa local de Abuso y Violencia que funciona en el Concejo Deliberante.
El viernes, con cara de pocos amigos, Walsh y Creus compartieron la entrega de materiales donados por el Club de Jubilados de calle Salta. Antes del acto, ninguno quería compartir con el otro. Mientras eso sucedía, el presidente del HCD Mario Barbieri se reunía con los profesionales de la Guardia general y recorría otros servicios, donde le relataban las carencias del nosocomio y las dificultades para el funcionamiento.
El fin de semana, el conflicto fue silencioso pero no menos complicado. Creus ya había dicho públicamente que lo mejor era que Walsh diera un paso al costado y le había propuesto a Giovanettoni que en su lugar designara a Carlos Gutiérrez, el Jefe de Pediatría que nombró él mismo al asumir y a quien quería como Director desde el principio.
En el gabinete había dudas por la pertenencia a la gestión Guacone de Gutiérrez, de donde se fue con múltiples críticas que incluyeron posiciones vertidas en público contra el exadministrador del Hospital y actual Secretario de Economía Roberto Borgo. Cerca de los médicos sostenían que ello era tema zanjado y que no era el convaleciente funcionario el que se oponía a la designación.
Durante sábado y domingo, los teléfonos ardieron. Creus esperaba un respaldo mayor a su firme postura de mostrarse como el conductor de Salud. A pesar de ciertos titubeos que lo obligaron a consultas permanentes, en general había apostado a asumir los riesgos correspondientes de discutir con Cicop, con los médicos de Guardia y con el Círculo Médico al que pertenece.
El domingo, Creus salió de la reunión de gabinete con dos certezas: no nombrarían a Gutiérrez y no podría hacer frente solo al monstruo que tenía enfrente.
El lunes Giovanettoni dijo en conferencia de prensa que no se iba a guiar por versiones, mientras Creus lo esperaba para darle el texto de su renuncia.
“Lamento profundamente no haber estado a la altura de las circunstancias para resolver o mejorar la problemática del área”, dice la nota, que agradece la confianza del intendente y pide “disculpas a la población y a su gabinete por no tener la templanza que estos tiempos necesitan”.
Como cierre, “saluda” a sus “colegas de Cicop” con la famosa frase del Ministro de Alfonsín, Juan Caros Pugliese: “Les hablé con el corazón, y me contestaron con el bolsillo”, en alusión a las dificultades que tuvo para acordar con los preofesionales.

Cacho, a los barrios
Américo “Cacho” Quintana, electo concejal en 2013 en la lista opositora que impulsaba Francisco de Narváez, asumirá al frente de la Dirección de Comisiones de Fomento y Relaciones con la Comunidad. “Está acordado con Franco (Laporta, Secretario de Servicios Públicos de Scioli y excandidato del partido de De Narváez)”, dijeron cerca del edil.

El concejal espera la firma del decreto de nombramiento en el cargo que ocupaba Carlos García antes de quedar al frente de Desarrollo Humano y pasar luego a la Dirección de Parques Automotores.

Quintana pedirá licencia en el HCD y en su lugar asumirá su ahijado Martín Portillo, hombre del sindicato de Camioneros, sector que hoy acompaña la precandidatura de Ariel Ramanzini por el Frente Renovador, aunque según confiaron desde el entorno del futuro funcionario del gabinete, “acompañará al oficialismo local” desde la banca.

El plan de Quintana es abordar la tarea con las comisiones de fomento, regularizar las que están, acercar posiciones con las que puede haber habido algún roce y fortalecer aquellos sectores donde hay posibilidades de renovación y construcción. Además, quiere involucrarse en la generación de vínculos del Estado con las organizaciones de la sociedad civil, sobre todo las barriales.

Todo ello, claro está, enmarcado en el camino a las Paso en el que Giovanettoni busca sumar a todos los sciolistas que no hayan cerrado con Pángaro y a todos los kirchneristas “puros” que todavía no estén bajo la coordinación que comparte con Macchia y Baraybar en busca de revalidar el mandato que heredó por la renuncia de Guacone.

La Kultural a Cultura
El desembarco al gobierno de la agrupación juvenil kirchnerista se frustró meses atrás cuando la decisión de nombrar a Leonardo Pascual al frente del la Dirección de Cultura se difundió públicamente antes de que el ex funcionario José Luis Aguilar lo supiera, y esa cuestión disgutó al intendente.

Pasada la temporada en el freezer y con Aguilar expulsado y cuestionado por la rendición de la recaudación de los museos, Nicolás Macchia reactivó las áreas ligadas a Cultura que la gestión anterior había olvidado y se dio cuenta de la necesidad de un Director. Allí nació el operativo retorno de La Kultural.

El sábado, entre las 19.00 y las 02.00, la casa de Macchia fue el escenario para el diálogo entre los jóvenes K y el intendente. Reacios todos a contar qué pasó allí, este semanario pudo reconstruir que en medio de degustaciones a la bodega del Secretario de Desarrollo Social, acercaron posiciones y hablaron mucho sobre el futuro político.

Caída aquella posibilidad de Cultura, los referentes locales del Nuevo Encuentro de Martín Sabbattella querían la Dirección de Juventud. Giovanettoni los sorprendió con la oferta original, cuya firma de decreto y presentación tendrá lugar en los próximos días, siempre y cuando este adelanto periodístico no sea mal tomado o se arrepienta de una designación que le pone un cepo a la posibilidad de abrirse a sectores más volátiles de cara a octubre.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias