7.8 C
San Pedro
domingo, octubre 24, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Sin miras de cambiar el futuro… At. Concejal Sr. Jorge R. López (Bloque justicialista)

De acuerdo a la consulta realizada al centro de arquitectos de San Pedro, por parte del bloque que Ud. preside, respecto al proyecto para realizar una peatonal en la calle Balcarce y Obligado, del 0 al 100 de las mismas y la refacción de la plaza Belgrano. Realizamos diversas reuniones con colegas a fin de escuchar puntos de vista para poder consensuar una opinión sobre estos temas en particular y el espacio público en general. Cabe aclarar que la visión sobre el tema sería el mismo, más allá del sector partidario que realizare la consulta. Tema peatonal y plaza: Como primera impresión, luego de ver la documentación y los planos acercados para la consulta, sobre la mesa, observamos un proyecto superficial y puntual sin ningún sustento teórico que lo fundamente. Según la experiencia de nuestra profesión en temas urbanos, todo proyecto de transformación de la morfología urbana genera diversos y distintos impactos, negativos o positivos, los que, al no estar considerados, pueden suscitar situaciones impredecibles hasta no poner en práctica la intervención. De la peatonal: Enumeramos a continuación los impactos más evidentes que generaría esta propuesta: 1. Al anular el tráfico un par de cuadras de intensa actividad y circulación, se genera un conflicto de circulaciones en la zona próxima. 2. El desplazamiento de cupos de estacionamiento deberán ser absorbidos por la zona próxima, ya congestionada. 3. El equipamiento y mobiliario urbano permanente, anula la circulación de servicios, ya sea carga y descarga, servicios de la Coopser, y la imposibilidad de acceder, en caso de emergencias ambulancias, bomberos, etc. 4. El trazado errático es contraindicado para favorecer la accesibilidad de personas con capacidades diferentes por lo que crearía una barrera urbana de accesibilidad y disfrute del espacio público. 5. Dejamos para la imaginación los cambios de carácter económico, de usos y costumbres que genera un impacto de este tipo. De la plaza Belgrano: Con respecto a la refacción de la plaza Belgrano, que es más un transformación, en primer lugar, notamos una indiferencia y desconocimiento histórico del trazado impulsado por el paisajista Carlos Thays a fines del siglo XIX, si bien estemos de acuerdo o no con este tipo de plazas, consideramos que la misma debe tratarse como patrimonio histórico, debiendo recuperar su esencia original. De las reflexiones: Para analizar en forma general este tipo de intervenciones. Recordamos las teóricas de las facultades, promoviendo a la calle y la plaza como el primer gesto fundante de las ciudades americanas, la tendencia general es hacer los centros de las ciudades peatonales con calles y plazas como lugares de encuentro, intercambio, plazas de mercado, de descanso, políticas del espacio público por excelencia. Y este tipo de reflexiones con la democracia se ha profundizado como una necesidad de recuperar las calles y plazas. Es ante el incremento turístico de la ciudad, que se ha visto en los últimos años, que los funcionarios de esta administración sobreactúen en realizar obras pensadas para el mercado turístico y no para el uso y disfrute del sampedrino, opinión que se rescata en varios sectores de la comunidad. Este tipo de intervenciones, debería realizarse dentro de una estrategia general donde se establecerían los parámetros para intervenciones puntuales. De la mejor forma de realizar los proyectos: En un gobierno democrático, el proceso de transformación más lógico y éticamente correcto, es generar los mecanismos de participación por concursos, ya sabemos que no es el camino más corto. Estos concursos pueden establecerse en distintas etapas, ya sea de ideas generales o proyectos puntuales. Estos procesos con experiencias desde hace más de doscientos años son llevados a la práctica por diversos países, desde Estados Unidos en la recuperación del Ground Zero, pasando por la reunificación de Berlín, hasta los países emergentes del sudeste asiático, hasta concursos de países subdesarrollados como, la plaza de Cuzco, la peatonalización de Bahía Blanca, en la ciudad autónoma de Buenos Aires master plan Puerto Madero, parques y edificios públicos varios, área peatonal del monumento a la bandera Rosario, y muchas provincias y localidades del país , y en el ámbito local tuvimos la experiencia de un concurso para la sede de la Coopser, dos concursos locales del parque tecnológico, y un concurso nacional de ideas y anteproyecto para el plan maestro del Club Náutico San Pedro, con muy buenos resultados y aceptación. El método de los concursos públicos abiertos, no nos garantiza un buen resultado pero sí nos garantiza el debate de ideas superadoras y no la imposición de proyectos personales de los funcionarios de turno. De los proyectos sin vuelta atrás: Este proyecto de peatonal, en caso de hacerse el día de mañana se podría deshacer fácilmente, sin considerar la inversión económica realizada, pero la memoria nos trae al momento otras inversiones fuertes, que según la experiencia no pueden volver atrás, como: los canales en las isla que nos llevaron a la pérdida de la laguna, los cortes indiscriminados de la barranca con la pérdida de espacios públicos irrecuperables, ya sea por proyectos públicos o privados, la pérdida de espacios públicos prometidos en concesiones que luego son autorizados para explotación privada. De cómo llegamos a los 100 años: Notamos que la historia nos está pasando y no nos subimos al tren, como el proyecto del tren rápido, mientras se realizan obras superficiales o permitiendo realizar obras de impactos negativos, sin generar los mecanismos que permitan realizar obras de fondo, ya sea de barrios con equipamiento público, de accesibilidad, de transporte e infraestructura, puertos, recambio y mantenimiento de pavimentos y veredas, forestación urbana, redes de servicios, sin olvidar el maltrecho medio ambiente con las cloacas a cielo abierto en el riacho Baradero, la quema continua de plásticos generando contaminación crónica en la ciudad, del plan estratégico que quedó en el olvido, la continuidad de excepciones a las ordenanzas vigentes para el uso y la ocupación del suelo, y así llegamos a los 100 años de San Pedro ciudad sin miras de cambiar el futuro para la posterioridad… Centro de Arquitectos de San Pedro. Arq. Santiago Barceló (Secretario) Arq. Juan Diego Yunes (Presidente)

 

Publicidad
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias