25.1 C
San Pedro
jueves, abril 15, 2021

Siguen las dudas por la muerte de Matías

Fiscalía continúa la investigación por el caso del joven de 18 años que falleció la semana pasada en un confuso episodio. Si bien la hipótesis del accidente de tránsito es la más firme, no descartan otros indicios. El padre hizo una presentación judicial porque supo que hay quienes alardean con haberlo asesinado. Cómo fue la última noche de Matías Campodónico.

Publicidad

 

Pasaron diez días desde la muerte de Matías Campodónico, el joven de 18 años que fue trasladado por una ambulancia desde la esquina de 11 de Septiembre y Lavalle, donde fue hallado con un golpe en la cabeza que le produjo traumatismo de cráneo severo con pérdida de masa encefálica.
La Fiscalía a cargo del Dr. Marcelo Manso lleva adelante la investigación del caso y durante el fin de semana estuvieron recogiendo testimonios en el lugar, aunque con pocos resultados que permitan establecer con precisión qué sucedió esa madrugada entre la 1.30 y la 1.50 de la madrugada.

Publicidad

La ruta de la investigación
La hipótesis que más peso ha ganado desde el inicio de las tareas de la Justicia está relacionada con un accidente de tránsito que Matías Campodónico habría sufrido con su ciclomotor de 50 Cc. esa noche, aunque sin participación alguna de otro vehículo, ya que las pericias realizadas en el lugar así lo indican.
Sin embargo, en la familia del joven crecen otras posibilidades, de acuerdo a lo que se comenta en la calle. Jorge Campodónico, su padre, hizo una presentación en la Comisaría para aportar un dato que puede dar lugar a nuevas investigaciones.
La madre de un joven que fuera golpeado por una barra y otros dos jóvenes testimoniaron que escucharon a terceros decir que mataron a Matías. “Hay gente que anda alardeando que lo mataron ellos, por eso hicimos la denuncia”, dijo Jorge Campodónico a La Opinión.
El hombre relató que su hijo había tenido un problema con una persona que tienen identificada, pareja actual de una antigua novia de Matías. “Ya lo bajamos a este, ahora vamos por el otro”, aseguraron los testigos de oídas que escucharon decir. Saben que se juntan en la zona de barrancas y sospechan que están relacionados con la venta de estupefacientes.
Para Jorge Campodónico, toda la situación es “confusa”, por ello no descansa para intentar aportar algún dato que permita arrojar luz sobre lo sucedido. “En Fiscalía y la Comisaría me atienden de maravillas, pero no me sirve, yo necesito saber qué pasó”, lamentó y agregó: “Si fue un accidente, me quedo tranquilo; pero salen estos alardeando de que me lo mataron y que van a matar a otros, yo quiero hacer el duelo tranquilo”.
El Fiscal Marcelo Manso explicó a La Opinión que la víctima tenía “un golpe” en la cabeza y que es difícil establecer si fue el asfalto, el cordón o un palazo, por ejemplo. “No hay posibilidad pericial de saberlo con exactitud, de que nos dé la pauta”, dijo.
“A medida que vamos objetivizando el proceso, los comentarios que se plantean a veces no pasan de trascendidos. No hay datos aún que permitan establecer con exactitud qué pasó, pero la causa sigue en trámite y esperamos avanzar”, informó el funcionario.

La reconstrucción
Matías Campodónico salió en moto de la casa de su padre en el barrio Arco Iris, junto a un amiguito de 13 años, a quien iba a llevar a su vivienda, ubicada hacia el norte de la ciudad. “Se encontró con mi yerno, que cargó al otro”, relató su padre, quien explicó que el ciclomotor no tenía potencia para cargar a los dos, por lo que “no puede haberse dado semejante palo”.
Iban por Nieto de Torre, cuando Matías dobló en 11 de Septiembre y los otros siguieron en dirección a la estación de servicio Sol. “Tendría que doblar en Lavalle, que es donde vive la madre, pero no me cierra que se haya caído para la otra dirección”, analizó Jorge.
Al joven lo encontró el yerno de su padre, tendido en el pavimento. Paró a un auto que lo llevó hasta el Hospital, de donde enviaron la ambulancia. La moto no tenía nada y no hay testigos presenciales.

Un joven con proyectos
Matías Campodónico tenía 18 años y trabajaba en la fruta. Tras hacer changas durante varios años, había logrado ingresar a la firma Gomila, donde había quedado efectivo. Con su hermano mayor, de 22 años, planificaban irse a vivir juntos.
Para ello habían proyectado ir a trabajar a Río Negro en la temporada fuerte, de manera que pudieran ahorrar para comprar lo necesario y hacer la mudanza que los emancipara de la casa familiar.
“Como todo pibe, salía, le gustaba estar con los amigos, no iba a los bailes, pero se juntaba con los amigos a tomar algo”, relató Jorge Campodónico, quien también trabaja en la fruta.
“Ojalá no le hubiera pasado nada, pero si fue un accidente me siento tranquilo a hacer el duelo. Acabo de perder un hijo y no sé ni cómo, no lo entiendo. Cinco minutos antes estuvo conmigo, no lo puedo digerir”, dijo antes de quebrarse ante La Opinión y pedir: “Lo que quiero es que se investigue, nada más, poder saber qué pasó con mi hijo”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias