12.3 C
San Pedro
jueves, junio 24, 2021
spot_img

Se terminó la Liga de Desarrollo para Federico Repetti: En su debut, sólo pudo jugar once partidos

Por la extensión de la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus la Asociación del Clubes (ADC) finalizó el campeonato y La Unión de Formosa, equipo al que se sumó el sampedrino en el verano, concluyó su participación. El pivote no tuvo suerte y solo pudo jugar un puñado de partidos con un promedio de casi 9 puntos y 4,8 rebotes en 21 minutos 23 segundos por cada uno de ellos.

Publicidad

 

La suerte no estuvo del lado de Federico Repetti que en el verano dio un salto de calidad y pasó de Bahiense del Norte (club del que surgió Emanuel Ginóbili) a La Unión de Formosa para jugar la Liga de Desarrollo (LDD), el certamen para jugadores jóvenes en formación de la Liga Nacional (LNB). Sin embargo, por la extensión de la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus la Asociación del Clubes (ADC) finalizó el campeonato y se terminó la acción para el sampedrino.

Publicidad

En el certamen, en el que se equipo estaba 16º con diez triunfos y quince derrotas, el pivote jugó once partidos con un promedio de casi 9 puntos y 4,8 rebotes en 21 minutos 23 segundos por cada uno de ellos. Además, se perdió uno por lesión y en el último duelo (victoria ante Platense 83 a 82 como visitante en el microestadio de Obras Sanitarias) se volvió a lastimar en una desafortunada jugada sobre el cierre en el que pisó a un rival tras convertir una bandeja y sufrió un esguince en su tobillo derecho.

Un día después de ese duelo, el plantel superior de La Unión visitó al Calamar en el mítico estadio Héctor Etchart de Ferro y Repetti observó desde la platea la nueva victoria formoseña 92 a 89. Pos partido a puertas cerradas por la amenaza del COVID-19, el sampedrino brindó una breve entrevista a La Opinión en la que relató su experiencia que llevaba apenas dos meses. Eso fue a mediados de marzo cuando todavía no se había establecido la cuarentena que se decretó el 20 de ese mismo mes y decantó, en los últimos días, en el epílogo del torneo.

Actualmente, Repetti está en San Pedro y sin información de lo que deparará su futuro porque su pase pertenece a Bahiense del Norte. A nivel nacional no hay ningún certamen de básquet en desarrollo y se desconoce cuándo se reanudarán las competencias y cómo.

La entrevista que Repetti brindó a La Opinión sin saber que no jugaría mas en la temporada

– ¿Cómo fueron estos primeros meses de adaptación?

-Es una experiencia muy linda y muy hermosa para ser un juvenil. Más allá de no poder jugar en la Liga Nacional (LNB) con los mayores, en los entrenamientos y viajes tenés el roce. Acá en La Unión hay jugadores como (Facundo) Giorgi, (Jonatan) Maldonado y los extranjeros que te dan mucha ayuda y consejos. Es una experiencia muy linda donde si tenés la suerte de estar se puede aprender mucho en lo grupal, individual y llevarte experiencias lindas como los viajes. A medida que van pasando los partidos te vas adaptando porque no es lo mismo jugar un torneo local que la Liga de Desarrollo (LDD) o Liga Nacional (LNB) donde hay otro roce, es otro tipo de jugadores porque hay extranjeros. Me estoy sintiendo bien y el grupo por suerte desde que llegué me agrupó de la mejor manera y los entrenadores también. Estoy muy cómodo.

– ¿Notaste el cambio de pasar de la primera de Bahía Blanca con Bahiense del Norte a la Liga de Desarrollo (LDD)?

– Sí, se siente el cambio. Al entrenar con mayores es otro roce. Tampoco es tanto porque son todos juveniles, chicos de la misma edad, y no tenés tanta experiencia como en el torneo local donde jugas contra gente, por ejemplo, de 35 años. Se está haciendo un juego muy físico, rápido y versátil, estamos tomando las medidas de jugar como los mayores.

– ¿Qué te pide el entrenador?

– Me pide que desarrolle mi juego, que no busque nada que no sepa hacer, que juegue como sé yo y no trate de demostrar algo que no puedo hacer, que haga lo mío.

-Teniendo en cuenta que Formosa está en el extremo norte de Argentina todos los viajes en colectivo se les hacen interminables, ¿Cómo te adaptaste a eso y qué se hace para pasar el tiempo?

-La primera gira fue a Bahía Blanca, un viaje de un día. Se lleva a bien con un libro para leer, capítulos de series y se hace llevadero. El viaje más corto a Corrientes y acá a Capital Federal tenemos doce o catorce horas. Se hace llevadero, la convivencia entre los chicos es muy buena.

– ¿El objetivo es, en algún momento, jugar con el equipo de la Liga Nacional?

-Si se puede y el cuerpo técnico me da la posibilidad, sí. Esta temporada no porque no estoy en la lista de buena fe y tampoco me puedo equipar. Pero la temporada que viene si me quieren renovar para poder estar en el equipo mayor, se puede dar.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias