17.7 C
San Pedro
lunes, octubre 25, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Robo en Pueblo Doyle: se llevaron ovejas y corderos de un campo, tras dañar las cámaras de seguridad

El hecho no había trascendido pero se produjo el último día del mes de agosto. Sucedió en un campo ubicado en cercanías del kilómetro 25 de la ruta provincial 191. Las cámaras del lugar fueron dañadas pero pudieron registrar que los delincuentes tenían conocimientos sobre las características del establecimiento.

 

La ola de robos en la zona rural no se detiene y, en mayor o menor medida, cada tanto recrudece. Si bien no hay una zona puntual en la que se pueda hacer reparo en cuanto a la cantidad de hechos sufridos, Pueblo Doyle es uno de los sectores más castigados.

Publicidad

Semanas atrás se produjo un hecho significativo que si bien no había trascendido fue denunciado por los damnificados.

El robo se produjo el 31 de agosto en horas de la noche en el establecimiento Las Grullas, ubicado a la altura del kilómetro 25 de la ruta 191, ingresando unos 4 mil metros en sentido norte.

Allí, desconocidos se llevaron ocho ovejas y 10 corderos que se encontraban en el lugar pero no eran parte de una producción para la venta sino que habían sido criados por los propietarios para otros fines, por lo que el hecho fue distinto a otros que ya se habían originado en ese campo.

Las características del robo permitió establecer que quienes ingresaron al lugar conocían a la perfección la propiedad

En primer término las cámaras de seguridad permitieron mostrar que los delincuentes entraron con unas cañas largas y fueron directo a dañar el sistema de control para después moverse tranquilos. En otro sector, lo primero que hicieron fue alumbrar con una linterna otra cámara que había allí y también la dañaron.

Los malvivientes sabían que en el lugar no había nadie, revisaron todas las dependencias de la casa principal y la del casero, y luego trasladaron los animales. Es probable que hayan utilizado algún vehículo, ya que no quedaron más rastros que unas pocas huellas sobre el camino de acceso.

Otra de las particularidades advertidas fue que quienes participaron del robo sabían con precisión que uno de los ingresos al establecimiento tenía su abertura dañada y que se podría acceder sin problemas, y efectivamente por ese lugar lo hicieron.

En principio las cámaras de seguridad mostraron a una sola persona, que seguramente fue la que conocía el establecimiento, y había más cómplices que luego se sumaron para arrear los animales hasta el vehículo que los transportó.

La propia damnificada contó a La Opinión que a pesar de “la inacción” que mostró la Policía Rural, ella pudo obtener algunos datos e informó a la dependencia sobre la presencia de unos animales similares a los sustraídos en un campo cercano a Gobernador Castro, pero “nunca fueron”. La mujer señaló que ella misma se dirigió al lugar indicado y pudo comprobar que no eran sus animales.

Más allá del hecho en cuestión el establecimiento no es ajeno a los robos en la zona rural. En el lugar se dedican a la producción de nueces pecan y es una constante la sustracción de los cultivos cuando están en temporada.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias