4.1 C
San Pedro
jueves, junio 17, 2021
spot_img

Reclamo de turistas en Defensa del Consumidor

La Omic no cerró a pesar de la feria judicial y recibió múltiples reclamos. Entre ellos, varios relacionados con la actividad turística. Mala atención, promesas incumplidas y publicidad engañosa, parte de las quejas. Hubo audiencias durante todo enero y seguirán en marzo.

Publicidad

 

Con la feria judicial, los abogados se toman vacaciones y lo propio hacen la mayoría de las oficinas de Defensa del Consumidor, con excepción de la sampedrina que funciona en el Concejo Deliberante, que incluso ha tenido una actividad importante en lo que va del verano.
Audiencias, recepción de reclamos, generación de expedientes, mediaciones, análisis y acompañamiento a los consumidores forman parte de las tareas que llevan adelante la coordinadora de la Omic Sabrina Utreras Montes y Leonel De Ruba, empleado del HCD designado a la tarea.
Los paros de diciembre, con toma de la Municipalidad incluida, demoraron algunos expedientes. Los dos últimos meses del año suelen ser cargados en reclamos, producto del consumo propio de la época.
Como siempre, la mayoría de las quejas está relacionada con la telefonía fija y de celulares. “Una vez por mes tenemos una audiencia con Telecom con un promedio de 25 reclamos”, precisó De Ruba a La Opinión.
En ese marco, el incremento de turistas en la ciudad a raíz de las vacaciones también generó decepciones relacionadas con el sector.

Publicidad

Falsas promesas
La mayoría de los expedientes vinculados a la actividad turística tienen que ver con la mala calidad de los servicios prestados y la publicidad engañosa. Muchos son los turistas que llegan a San Pedro con una expectativa que luego se desmorona.
Tal es el caso de una pareja que llegó con sus hijos a un campo que le fue vendido como un “spa rural” en el que se encontraron con que ni siquiera había quien los pudiera recibir como corresponde.
El expediente está iniciado y la Omic le pidió a la Dirección de Turismo un informe sobre el predio, ya que la pareja se contactó con el emprendimiento rural tras acceder a través de un link que figuraba en la página turística oficial del Gobierno local.
“Las fotos que han mandado no tienen nada que ver con lo que está publicado en internet”, señaló De Ruba. En efecto, de acuerdo a lo relatado por la familia damnificada –que presentó en el expediente fotografías de la publicidad y otras que tomaron en el lugar–, el sitio era más chico de lo que esperaban, las habitaciones no eran las mismas que las publicadas en la web, les dijeron que era un “spa” pero había sectores sin habilitar.
“No sabemos si está registrada en Arba, Afip ni en la Municipalidad, porque no hay factura por el servicio”, explicó el joven abogado que trabaja en la Omic. La queja de la pareja también está relacionada con falta de limpieza. El pago lo hicieron a través del depósito en una cuenta bancaria personal, pero nunca recibieron ticket alguno de la presunta empresa.
“La idea es que se le pueda devolver al reclamante el dinero que pagó”, explicó De Ruba y analizó: “Lo que queda mal con estas cosas es la marca ciudad. Esto estaba incluido en la Dirección de Turismo, debería estar regulado, controlado”. Defensa de Consumidor había dialogado el tema con Yoyi Villafuerte, antes de que fuera expulsado del gabinete.
Además de este caso paradigmático, hay expedientes iniciados por “ofertas de hoteles que no han cumplido, que ofrecen determinados paquetes que luego no cumplen” y “otros que no eran lo que publicitaban o tenían ofertas publicadas que cuando las iban a comprar ya no existían, o les doblaban el precio los fines de semana”.

Problemas para reclamar
De Ruba señaló que es necesario que los consumidores del sector turístico se concienticen respecto de sus derechos y aclaró que por el principio de jurisdiccionalidad pueden hacer el reclamo en la Omic de la ciudad de donde son originarios. “Muchas veces no se llega a expedientes concretos por la distancia del viajero, por eso siempre recomendamos que hagan un reclamo en las oficinas del lugar donde viven”, señaló.
Uno de los problemas con los que se encuentra la Omic a la hora de ejercer la defensa de los consumidores en materia turística es que una gran cantidad de domicilios no están registrados. “Muchos emprendimientos son de gente que no es de San Pedro y tiene domicilio fiscal en otro lado, lo que permite enviar una carta documento, pero hay muchos que no figuran en ningún lado”, explicaron.
Por eso el reclamo desde que la Omic abrió es por inspectores. Por pedido de la coordinadora Sabrina Utreras Montes, el Presidente del Concejo Deliberante Mario Barbieri había elevado la solicitud al Ejecutivo y la última conversación la mantuvo con el exsecretario de Gobierno Raúl Cheyllada.
“Para la oficina sería una ayuda muy importante, y no es necesario que esté acá, puede ser alguien de Inspección de Comercio, y se podría articular con la Dirección de Rentas”, señaló De Ruba.

Derechos cotidianos para tener en cuenta
Las leyes que protegen al consumidor permiten que el usuario se plante ante determinadas situaciones en las que empresas y comercios abusan de su posición y de la falta de conocimiento del cliente. Algunas de ellas son moneda corriente en la ciudad:
Todas las verdulerías, carnicerías, pescaderías, supermercados, autoservicios, etc. deben tener expuestos los precios de cada producto.
Ningún local puede obligar a un cliente a que le muestre la cartera, la mochila o el bolso.
Es ilegal que los kioscos cobren extra por la recarga de celulares o sobreprecios en los cigarrillos, cuyo costo debe ser expuesto con la planilla que envían las empresas distribuidoras.
Quien vaya a un cine puede ingresar con comidas y bebidas que haya comprado dentro o fuera del local, ya que para la ley es indistinto.
Está prohibido disponer días y horarios para el cambio de prendas de vestir o calzados.
Es ilegal cobrar un porcentaje por sobre el precio final si el usuario decide pagar con tarjeta de crédito o débito.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias