17.8 C
San Pedro
domingo, abril 18, 2021

Para la Sociedad Rural, el aumento del impuesto inmobiliario tiene “matices de confiscatorio”

En un duro comunicado, la entidad que preside Raúl Victores cuestionó el incremento del impuesto inmobiliario que grava las propiedades en el campo, que irá del 40 al 75 por ciento. Rebatieron los argumentos de la gobernadora Vidal y el ministro de Economía Lacunza acerca de que ese tirbuto no se actualizaba desde hace 12 años. "No saben cómo se compone la rentabilidad del productor", aseguraron.

Publicidad

 

Como informó La Opinión en su edición impresa de la semana pasada, el Presupuesto 2018 del Gobierno bonaerense prevé incrementos en el impuesto inmobiliario, que irán del 40 al 75 por ciento, con promedios del 56 % para el urbano y 50 % para el rural, aunque los campos de hasta 50 hectáreas quedan eximidos.

Publicidad

Ello provocó un encendido reclamo de la Sociedad Rural, que difundió un comunicado en el que cuestionan severamente la decisión de la gobernadora María Eugenia Vida de imponer ese aumento, con duros términos acerca de cómo analiza el Gobierno provincial la situación de los productores.

"Este aumento genera por sí solo y gracias al excesivo y distorsivo sistema tributario al cual estan expuestos los productores, un efecto cascada sobre el impuesto inmobiliario complementario y sobre el impuesto a los bienes personales", dice el texto.

La entidad que preside Raúl Victores consideró que "en algunos casos particulares la sumatoria de impactos hace que este aumento tenga matices de confiscatorio" y aseguró que su se suman "sus resultados incrementales sobre la tributación total llega a comprometer un 30 % del beneficio de la producción".

“Hace 12 años que no se toca este impuesto”, dijo el ministro de Economía , Hernán Lacunza, y explicó: “En promedio, se paga 12 pesos el metro cuadrado urbano y 147 pesos el metro cuadrado rural”. Ello valió críticas de la Sociedad Rural. 

El anuncio del revalúo inmobiliario 2018, con un incremento de entre el 40 y el 75% (según el caso), tiene un costo para el sector de 4.000 millones de pesos en forma directa y sólo por este ítem, sin tener en cuenta el efecto cascada que tendrá sobre el impuesto a los bienes personales.

"No es cierto -al menos en lo que se refiere al sector rural- que no se hayan actualizado desde hace 12 años ya que en la zona núcleo, desde el 2008 a la fecha el valor por hectárea del impuesto se multiplicó por 20. Si lo cruzamos por el precio de la soja para el mismo caso, el impuesto se incrementó un 433 %", aseguraron.

"Todos estos argumentos demuestran por lo menos una falencia importante y es la de no saber cómo se compone la rentabilidad del productor", acusaron desde la entidad ruralista y pidien "un escalonamiento que permita reacomodar el sistema productivo".

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias