11.7 C
San Pedro
jueves, junio 24, 2021
spot_img

Para el aumento de tasas esperan nuevo proyecto del Ejecutivo

El Concejo Deliberante rechazó el presupuesto y el pedido del 200% de aumento en las tasas que había formulado la Secretaría de Hacienda. Sugirió en un dictamen un 50% ajustable por períodos. La realidad indica que todos los servicios son y seguirán siendo deficitarios y que aún recaudando más no alcanzará ni para reparaciones. “Pagamos poco”, todas las cifras.

Publicidad

 

Salvo que Ashira barra con un solo cepillo o lleve bolsa de residuo por medio, la situación de déficit de tasas municipales no tendrá solución a corto plazo. Los ediles en sesión sugirieron en un dictamen votado por mayoría que aprobarán un incremento del 50% que podría ajustarse al ritmo de la inflación.

Publicidad

Para que esto suceda, la Sectetaría de Hacienda y el Intendente Fabio Giovanettoni tendrán que trabajar contrarreloj para presentar una nueva ordenanza que contemple ese porcentaje y elevarlo no sólo para la aprobación del cuerpo deliberativo sino a los Mayores Contribuyentes. Un trámite que como mínimo y “de urgencia” podría demorarse hasta febrero. Con ese panorama la emisión de tasas deberá hacerse con los mismos montos de 2014 para al menos recaudar lo que se pueda.

La reacción ciudadana contra un aumento es contundente pero son muy pocos los que se han puesto a analizar los números. El drama principal es que los servicios no se prestan y la ciudad cada vez está peor, pero… poniendo en marcha las tareas hay que saber que lo que se abona por agua, luz o mantenimiento de caminos no alcanza ni para reparaciones mínimas. Así lo reflejan algunos números que utilizaremos de ejemplo.

Las cuentas que al ciudadano le importan
Aunque resulte antipático “pagamos poco” por los servicios que usamos aún en malas condiciones.
Por el agua que consumimos abonamos cada dos meses 44,72 pesos. Un atado de cigarrillos por mes, o menos de un kilo de pan de precios cuidados, o un 8% del abono del canal. Eso nunca se dice en sesión y tampoco solemos reflejarlo los medios cuando quedamos atrapados en las grandes cifras. Lo peor de esta tasa es que está calculada sobre la base de la valuación fiscal de los inmuebles que de por sí es baja si comparamos barrios residenciales con humildes viviendas. Ahora, cada vez que se va al baño y se goza de un caño cloacal que contamina el río, o sea: agua más cloacas pagamos cada dos meses 89,46; por mes casi 45 pesos que puede medirse en menos de un kilo de carne picada o casi cuatro rollos del papel higiénico más ordinario. Los vecinos de Río Tala, por ejemplo, tienen servicio de agua medido brindado por una cooperativa y de hecho se bañan casi al precio de agua mineral.

En el caso del ABL o Alumbrado, Barrido y Limpieza, la comuna debe millones a Ashira. Los recorridos son más espaciados, la limpieza no es tan buena, pero al menos se llevan las bolsas con nuestra basura (por ahora).

Pues bien, para que nos barran el cordón de la vereda y se lleven al menos dos o tres kilos de residuos abonamos 81 pesos por mes cada 10 metros de frente. En ese monto está incluida la luz de la calle que se le paga a la Cooperativa por la totalidad de la prestación aunque la mitad de la población no abone. Con un pionono de atún y una gaseosa por mes, sostenemos Ashira y la Coopser más los empleados del Municipio. Aunque la explicación es burda se intenta la sensatez de pensar que para que esta ciudad recupere su merecido destino gobierne quien gobierne, hay que diseñar un nuevo sistema tributario que permita como mínimo recaudar lo que se invierte.

Lógicamente si a estas mínimas cifras le sumamos una administración despilfarradora y nada experta, la bomba explota.

El caso de la red vial es aún más gráfico. Por cada trimestre 28,81 sobre la base de las hectáreas que se poseen. Ni más ni menos que dos litros de nafta súper. El dinero no le alcanza al contribuyente para vivir pero tampoco la administración de los servicios que usamos puede continuar una fiesta en la que todos llegan para comer sin llevar ni una servilleta.

Si se aprueba el aumento de un 50% que recién podrá cobrarse en el segundo período del año, esta será la variación:
En Red Vial, de 28,81 por trimestre, pasará a 43,22 pesos. En Alumbrado, Barrido y Limpieza, de 162,28 por bimestre a 243,42 y en Servicios Sanitarios de 44,72 cada dos meses a 67,08 pesos.

Rozando la ridiculez
Cuando este medio acudió al Secretario de Hacienda para conocer cómo se distribuirá el presupuesto en cada servicio la conclusión inmediata es que no conviene ni morirse en 2015. El cementerio sólo gasta en personal y casi no quedan lugares por más que se tribute el “derecho de cementerio” que establece la ordenanza fiscal impositiva.

En el caso de la salud pública, las cifras se mueven al ritmo de una demanda excesiva y una facturación que se resiente toda vez que están de paro. La inversión solo alcanza para sueldos y la cooperadora se ocupa del resto.

Ahora, si actuamos con lógica doméstica la cuestión de las tasas que iban a aumentar es así.
Para el año 2014 la tasa de Red Vial emitió recibos por 4.097 mil pesos, para el 2015 se necesitan más de 7 millones tomando en cuenta un porcentaje del 30 por ciento de evasores.

Cómo se distribuiría ese dinero es otra cuestión. Para el combustible que alimentará las máquinas que deben recorrer toda la red de caminos del partido necesitamos casi dos millones de pesos. Representan por día 5397 pesos diarios mientras que el personal que trabajará les costará a los sampedrinos más de 3 millones y medio de pesos; 9720 pesos por día, sin contar los trabajos prestados por terceros. Claro que si algo se rompe y hay que repararlo habrá que tener en la caja poco más de 800 mil pesos en todo el año.
Siempre sobre la hipótesis de lo que se necesita y no de lo que se tiene, para la tasa de Alumbrado, Barrido y Limpieza a los costos previstos por Ashira se necesitan 24 millones, para la Coopser 3 millones y medio (alguna vez se habló de que sea la Cooperativa la que preste los servicios de recolección y limpieza de la ciudad), más de un millón para mantener el basural a cielo abierto y para combustibles 2 millones y medio; el resto se va en mantenimiento y servicios que prestan terceros.

En el caso de Servicios Sanitarios, para comenzar a hablar, el Municipio debe tener garantizados más de 6 millones para abonarle al personal y 2 millones para la energía que gastan las bombas de extracción de agua. Además 1 millón y medio para “mantenimiento de redes”. En total, este servicio necesita más de 12 millones para simplemente sobrevivir sin inversiones.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias