17 C
San Pedro
martes, abril 13, 2021

Nueva polémica con el Estacionamiento Medido

Los trabajadores se quejaron el viernes porque no cobraron sus haberes, no rindieron el dinero y el lunes no salieron a trabajar. El Ejecutivo les pagó y ayer hubo una reunión para limar asperezas. Los jóvenes apuntan a la tarea de Hugo Albouy pero adentro del Gobierno descreen de las acusaciones. Las demoras para el convenio con la Universidad de La Plata.

Publicidad

 

Algunos de los 17 trabajadores del Estacionamiento Medido llegaron el viernes a la redacción de La Opinión con un reclamo y muchos detalles acerca del funcionamiento de ese servicio. No habían cobrado y salieron de la Municipalidad preocupados porque pasarían otro fin de semana sin dinero. Su queja, sumada a la resistencia a rendir dinero hasta que no les pagaran y la retención de tareas cumplida el lunes a la mañana permitió que cobraran.
Cada uno de los trabajadores tienen un vínculo con la Municipalidad a través de un decreto de ayuda social con contraprestación de trabajo, forma que encontró el Gobierno de mantenerlos en sus tareas cuando tuvo que hacerse cargo del servicio, que la asociación civil Ayudis que presidía Carlos Vitellozi abandonó con importante deuda.
A pesar de que el Estacionamiento Medido tiene un coordinador designado, el exjefe de personal del Hospital Hugo Albouy, el orden no es el esperable y tanto servicio como trabajadores siguen a la deriva.
Desde la falta de un uniforme a la carencia de capacitación para una tarea que implica nada menos que un contacto permanente con gente que no siempre está dispuesta a colaborar, hay mucho para corregir.

Publicidad

“Acá nadie se hace cargo”
Los trabajadores apuntaron a Albouy, su coordinador. Enojados porque no habían cobrado, dijeron a La Opinión que el responsable de su tarea “va a las 8.30 de la mañana y a las 9.00 se va. A las 12.00 va otro rato. A la tarde no va, si nos quedamos sin boletas nos tenemos que ir. Los días que llueve ni aparece. Ya hubo como cinco veces que lo tuvimos que llamar porque no teníamos boletas”.
El mecanismo es el siguiente: los trabajadores compran a Albouy un talonario con 100 boletas y luego rinden el total vendido para a principios del mes siguiente cobrar su porcentaje.
Los primeros dos meses percibieron, según indicaron, 3.000 y 25.000 pesos. Manchone dijo que no sólo no había retraso alguno –los empleados de planta de la Municipalidad habían cobrado el viernes– sino que incluso les están pagando mes adelantado.
Si antes distribuían en partes iguales lo recaudado, ahora quieren que se les abone de acuerdo a lo que cada uno rinde. Sobre todo porque no hay paridad en el empeño y no hay quien haga cumplir la tarea como corresponde.
“No hay cara visible, Albouy no se hace cargo de nada, eso sí: cuando rendís, te pasa menos boletas. Nosotros depositamos plata todos los días, todos los días rendimos. La mayoría vendemos entre 70 y 100 boletas. Hasta que no rendís un talonario, no te dan otro”, explicó uno de los jóvenes.
Desde el Ejecutivo, el Secretario de Gobierno Martín Baraybar desestimó la acusación y consideró que puede haber diferencias mínimas entre la cuenta que lleva uno y otro pero que no son de consideración.
Aun así, los jóvenes no reciben ningún tipo de comprobante respecto del dinero que rinden, por lo que debe haber un exhaustivo detalle en las planillas que eleva Albouy.

Necesidad de regularizar
El Estacionamiento Medido está “atado con alambres”. El parche que el Gobierno dispuso para evitar un mal mayor y hacer cumplir las ordenanzas vigentes tiene sus complicaciones.
Los trabajadores, que quedaron a la deriva cuando las autoridades de Ayudis se fueron, siguen siendo “asistidos”. Con sensatez, Baraybar reconoció que su situación “no es la mejor” y aseguró que evalúan comprar uniformes y brindarles capacitación.
En el Ejecutivo trabajan para la firma de un convenio con la Universidad Nacional de La Plata para que se haga cargo del servicio. Siempre tuvieron la idea de que los ex Ayudis permanecieran. Saben que para ello deben capacitarlos y mejorar la condición actual, en la que no hay homogeneidad en la vestimenta y el trato con el usuario, así como tampoco hay jerarquización de su tarea y de su presencia en la comunidad.
El plan para que conformaran una cooperativa de trabajo todavía está en veremos y las promesas de camperas, inspectores que los ayuden y credenciales que los identifiquen correctamente no se cumplieron.
El lunes mantuvieron una reunión con el Director de Seguridad, Tránsito y Nocturnidad, que cuando fue consultado por César Rotundo en Apa prefirió no polemizar al aire con los trabajadores.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias