{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Viernes, Junio 14, 2019 - 21:15

"No culpable", el veredicto del jurado ciudadano para Cristina Mateos por el crimen de Tito Boccardo

Aunque la pericia de criminalística orientaba el caso hacia un homicidio y la expareja del hombre era la única sospechosa, el jurado ciudadano que escuchó a los testigos, así como los alegatos del fiscal Manso y del defensor oficial Alejando Ares, decidió declarar no culpable a la mujer, que estuvo presa desde diciembre de 2016 hasta el juicio, que se desarrolló entre jueves y viernes en San Nicolás.

Este viernes, antes de las 21.00, el jurado ciudadano que tuvo a su cargo el juicio por la muerte de Norberto "Tito" Boccardo y declaró "no culpable" a Cristina Mateos, su expareja y única sospechosa de haberlo asesinado el 7 de noviembre de 2014.

Los alegatos del defensor oficial, Alejandro Ares, fueron convincentes para los vecinos de la región que oficiaron como jurado. El representante del Ministerio Público de la Defensa atacó la pericia de Criminalística para señalar que no estaba demostrado que Boccardo haya sido asesinado por su expareja, como planteó el fiscal Manso en su acusación.

Cristina Mateos había sido detenida dos años y 45 días después de que muriera Boccardo, acusada de haberla asesinado. Con la pericia de Criminalística, Manso sostuvo que no había sido un suicidio sino un asesinato y pidió detener a la expareja de Boccardo.

En su elevación a juicio, el fiscal había señalado que, a partir de los testimonios recogidos, el móvil del crimen, por parte de Mateos, era "quedarse con los bienes" de Boccardo. Sin embargo, durante las audiencias, el jurado no consideró lo mismo y decidió declarar la no culpabilidad de la acusada.

Más de 30 testigos pasaron por el estrado para que los vecinos elegidos como jurados escuchen sus testimonios. El fiscal Marcelo Manso intentó convencerlos de que Cristina Mateos mató a Boccardo para quedarse con sus bienes y montó una escena para simular un suicidio. Pero la defensa  de Ares fue más convincente para sostener que no estaba demostrado el crimen ni la autoría. 

Aquella mañana del 7 de noviembre de 2014, los primeros en llegar a “La Armonía”, ubicada en el mojón 272, fueron el chofer de una ambulancia y el médico del servicio de emergencias del Hospital. Detrás de ellos llegaron los policías de la Comisaría y la Científica.

En el dormitorio de la pareja, yacía sobre la cama el cuerpo sin vida de Tito Boccardo. Estaba boca arriba y tenía un orificio de bala en la cabeza, del lado derecho. Su mano diestra cruzaba el pecho. Una Bersa Thunder 9 mm estaba arrojada en el piso, a la izquierda.

La pericia criminalística, que La Opinión publicó en detalle en otras ediciones, señaló que no había manera de que el cuerpo quedara en esa posición tras dispararse a sí mismo: la posición de las  manos y la ubicación del arma lo establecieron. Sin embargo, el defensor oficial rebatió esos elementos probatorios y su alegato hizo que el jurado ciudadano concluyera que Mateos no es culpable.

Notas Relacionadas

EDICION IMPRESA #1423
Miércoles 10 Julio 2019

Comentarios