10.6 C
San Pedro
miércoles, septiembre 22, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

No consiguen alquiler barato y duermen en el auto

Un matrimonio joven y su hija de tres años quedaron en la calle hace diez días, cuando el propietario de la casa que alquilaban les pidió que la restituyeran. Él es albañil y tiene trabajo, pero no le alcanza para pagar el costo de los alquileres disponibles. “Pedí ayuda en Desarrollo Humano, pero me dijeron que no”, dijo la mujer.

spot_img

 

Pablo, Florencia y su hija Belinda, de tres años, duermen hace casi dos semanas en un Peugeot 504 y buscan una casa en alquiler cuyo precio esté al alcance del dinero que ingresa en la economía familiar por el trabajo de él, que es albañil.

Publicidad

Hasta hace una semana alquilaban una casa por la que pagaban 2.000 pesos por mes, pero el propietario les pidió que la restituyan y se tuvieron que ir. Desde entonces están en el auto y duermen en el vehículo, estacionado en un descampado en la zona de Alvear y Mateo Sbert.

“Necesitaban la casa, así que quedó pago el alquiler y tuvimos que llevarnos las cosas y estamos en el auto. Él es albañil y ahora con el clima no está trabajando. A veces lo tienen a las vueltas para pagarle. Llevamos curriculum a todos lados”, contó Florencia a La Opinión.

Mientras ella contaba la situación a este medio, estaba con su hija en un comedor, donde la había llevado para desayunar. Su marido, en tanto, había salido “a buscar una changa para poder comer”. “También necesitamos ropa y zapatillas, si se puede”, pidió.

La joven fue a plantear su situación al gobierno, aunque, según relató, no obtuvo respuesta. “Pedí ayuda en Desarrollo Humano, pero me dijeron que no que busque algo más económico, que no hay plata para ayudar”, dijo.
Florencia y Pablo alquilaban una casa por 2.500 pesos y se mudaron cuando consiguieron una más barata. “A las dos semanas nos dijeron que necesitaban la casa”, contó. Se tuvieron que ir. Antes habitaban una vivienda en
el barrio Hermano Indio, que fue usurpada.

“Hace poquito perdí un bebe y al mes y medio me internaron por una trombosis en la pierna, una vena tapada del corazón y estuve en terapia. Me trasladaron y todo”, contó Florencia y agregó: “Sigo con el tratamiento. No puedo pasar por frío, no puedo hacerme problema ni pasar por amargura. Ya no sé qué solución tomar, si no tenemos ninguna. Mi nena sufre de bronquios y no podemos estar así”.

Luego de que La Opinión publicara la historia una trabajadora social del municipio se acercó para tomar los datos de la familia y ofrecerle a ella y a su nena que durmieran en el refugio Rayito de Luz.

El lunes Florencia fue recibida por la secretaria de Desarrollo Humano, Karina Chiarella. “Me dijo que nos podían ayudar a pagar la mitad del alquiler, por unos meses, que busquemos”, contó al respecto la joven y consideró:
“Es complicado, porque no tenemos un trabajo fijo”.

Nuevamente, le ofrecieron quedarse en el refugio municipal creado para asistir a mujeres en situación de violencia. “Me ofreció quedarme en un refugio, a mí y a la nena, pero no mi marido, y nosotros somos una familia”, señaló la joven.

“Nos dijo que si podíamos conseguir un terrenito para edificar una casita chiquita, ellos nos daban materiales. Pero de dónde vamos a sacar un terreno, si hubiéramos tenido hubiésemos construido”, dijo Florencia a La Opinión.

“Me ofreció mercadería pero dónde voy a hacer la comida, si estoy en el auto”, se quejó la joven y contó que Chiarella le dio “el número de teléfono para que llamemos a un vivero, a ver si tenían trabajo para darnos”.
 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias