23.4 C
San Pedro
viernes, septiembre 17, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Luego de la suspensión, Banfield- Rivadavia se definirá en el Consejo Federal

Banfield y Rivadavia jugaban su segundo encuentro en el Torneo del Interior, hasta que una apresurada decisión consensuada entre el árbitro y la policía acabó con todo. Los objetos que volaban desde el sector local y visitante de la tribuna fueron los argumentos para suspender el cotejo. Un reconocido grupo de inadaptados que ingresó por la fuerza, fue el protagonista. Las 2.500 personas que asistieron al Estadio Municipal se quedaron con las ganas de ver por completo un partido que hasta los 32 minutos había sido muy disputado y donde “El Taladro” era más. Ahora todo quedó en manos del Consejo Federal.

spot_img

 

Resulta muy difícil encontrarle una explicación a lo sucedido el domingo en el Estadio Municipal, cuando una decisión demasiado apresurada acabó con lo que parecía ser una fiesta de la que participaban unos 2.500 espectadores. A muchos les parecerá alocado un comentario como tal, pero si bien es cierto que el incidente existió, a la mayor parte de la gente que estaba en el Estadio le pareció que la medida no era la adecuada. Nadie pretende que en un partido de fútbol las hinchadas se tiren flores pero bien se puede entender que los insultos y amenazas forman parte del mismo folklore del fútbol, (más aún cuando juegan San Pedro y Baradero) aunque las agresiones, no.
Y da bronca porque no caben dudas que el Estadio Municipal de San Pedro, es, fue y será, uno de los escenarios más seguros que existen en esta región, pues quienes han tenido la posibilidad de recorrer las canchas de esta porción de la provincia de Buenos Aires así lo aseguran. Pero, se tomaron decisiones imprecisas, apresuradas e inexpertas, dejando al margen todo el esfuerzo del plantel, cuerpo técnico y dirigentes, que se habían preparado para ser los principales protagonistas de la fiesta. Por dos grupos minúsculos de inadaptados que nadie supo controlar una verdadera fiesta deportiva quedó trunca. Además parece increíble que se haya designado un desconcertado árbitro que dirigía por primera vez en una competencia tan exigente como esta, y justamente un encuentro de los denominados “de alto riesgo” como siempre han sido considerados los partidos entre equipos de ambas ciudades.

Publicidad

Dudas por todos lados
Transcurrían 32 minutos del primer tiempo cuando el primer asistente Hugo Demaro le avisa al árbitro Fabián Moris, que algo pasaba en la tribuna de enfrente. Allí, desde los primeros minutos del encuentro hubo amenazas cruzadas entre los hinchas de Banfield y Rivadavia, y amagues de ir a buscarse mientras volaban objetos desde los dos sectores.
Es importante destacar que en ningún momento, los jugadores y hasta la terna arbitral fueron víctimas ni parte de los incidentes, pero de todos modos se paró el partido. Es más, ninguno de los dos grupos, del que participaban unos 10 jóvenes, logró sobrepasar el alambrado que delimitaba el pulmón existente en el lugar y donde se ubicaban cuatro efectivos de infantería. Pero ni bien ingresaron los jefes policiales al campo de juego la decisión parecía tomada, el diálogo entre los capitanes Sergio Pérez, Jorge Romano y el árbitro Moris fue escueto.
La falta de garantías fue la causa principal que llevó a las autoridades a suspender el cotejo aunque ante la vista de todos pareció que se tomó una medida apresurada, sin siquiera aguardar algunos minutos o llegar a advertir a los hinchas cuando en realidad parecía que todo estaba más calmo por el expreso pedido de los jugadores y hasta de los propios policías locales que estaban llegando al lugar. Después nadie se quiso cargar con lo que pasó y lo que se viene, que “el árbitro”, que “el capitán”… nadie quiso responsabilizarse de las decisiones tomadas, dando una muestra más de las dudas y lo desprolijo que fue todo, aunque por supuesto, nadie justifica lo que determinados grupos de inadaptados protagonizaron en la tribuna.
La impresión que quedó dando vueltas en el ambiente futbolero fue que faltó “cintura” (como se dice en la jerga callejera), para superar una situación tan particular que terminó poniéndole fin a la 2da. fecha de la Zona 55.

¿Y ahora?
La situación es demasiado compleja para el Club Atlético Banfield. Pero según trascendió, el informe del árbitro indicaría que el cotejo fue suspendido por agresión entre ambas hinchadas. De allí partiría el trabajo del tribunal de penas del Consejo Federal, para tratar de tomar una decisión con respecto a lo sucedido el domingo en el Estadio Municipal. La mecánica es simple, se reciben los informes de los clubes y el árbitro; todos los martes se reúnen para tratar cada uno de los temas y una semana después salen los dictámenes, así que habrá que esperar aunque no se descarta que en este caso, los tiempos sean otros.
Como siempre se tejen varias conjeturas, que el partido continuará, que se suspende la cancha, que se aplica el derecho de admisión, y así miles de posturas más que no llevarán a nada, solo el Consejo Federal tendrá la última palabra.

Reunión y compromiso
Como ya es una tradición, en la noche del lunes se llevó a cabo la reunión de la Liga Deportiva Sampedrina. Como no podía ser de otra manera el tema preponderante fue lo acontecido el pasado domingo en el Estadio Municipal. Se leyeron los informes de Banfield y la policía (Rivadavia estuvo ausente), y se intercambiaron opiniones y estrategias a implementar de aquí en adelante. Unánimemente se alzaron voces en contra de este grupo de inadaptados que el domingo protagonizaron los incidentes y hasta hubo un pedido formal por parte del presidente de la Liga, Pascual Vitale hacia los dirigentes de Banfield para que tomen las medidas que sean necesarias.
Los referentes del club en cuestión se mostraron preocupados y se comprometieron a hacer todo lo que sea necesario para que este grupo no mayor a 10 jóvenes no pueda ingresar más a la cancha. Es más, cabe la posibilidad que desde el próximo partido se utilice el derecho de ambición. Cabe destacar el buen criterio y comentarios atildados de los dirigentes de Sportivo Baradero que más allá de ser un rival directo de Banfield se mostraron predispuesto y también preocupados por la situación vivida, más aun si se tiene en cuenta que todavía restan jugarse tres partidos entre sampedrinos y baraderenses. Además la opinión generalizada de los delegados liguistas indicó el deficiente operativo policial puesto en funcionamiento el domingo y la apresurada decisión que acabó con el partido.
El acta de procedimiento enviado por la policía cuenta con detalles que fue lo que sucedió antes, durante y después del encuentro, y el porqué de la decisión final. El informe es letal y seguramente será fundamental a la hora de tomar determinaciones por el Tribunal de Penas.

Más incisivo
Durante los 32 minutos que se pudieron jugar del partido, Banfield se presentó mejor que Rivadavia. El encuentro era vibrante y bien jugado desde ambos lados aunque con Bertolini y Santi como principales estandartes el local metió a Rivadavia contra su arco y en varias ocasiones estuvo en posición clara para marcar. Calabressi disparó y la pelota cayó en las manos de Julio González, Ansaloni disparó y Franzoia ingresando solo no pudo empujarla con el arco libre y otro disparo de Santi dio en el palo y tras varios rebotes el arquero la desvió. Rivadavia, con mucho oficio, esperó bien parado pero nunca encontró los claros necesarios como para atacar.

Banfield vs. Sportivo
La decisión del Consejo Federal le pondrá día y horario al encuentro entre Banfield y Sportivo por la tercera fecha.
Los sampedrinos pidieron jugar el próximo miércoles 7, pero Sportivo no está de acuerdo. La situación se debe a que el Estadio se encuentra ocupado por la realización de la Fiesta del Durazno.

Comienzo postergado
En la reunión liguista del lunes se decidió postergar el comienzo del Torneo Preparación. Uno de los motivos corresponde a la imposibilidad de utilizar el Estadio ya que se encuentra armado el escenario a utilizar en la Fiesta del Durazno. Otra alternativa era la cancha de La Esperanza pero el alto costo solicitado para abonar su utilización hizo deponer la decisión de los clubes. En la primera fecha de la Zona A jugaban América- Mitre y Banfield- Nikkei. Mientras que mañana desde las 21 horas en el Estadio se enfrentarán Defensores- Las Palmeras y Doyle- Independencia. Así irá desarrollando la competencia jugándose todos los días martes y jueves en el Estadio o en La Esperanza.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias