{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Edición 1401
Publicado el: Miércoles, Febrero 6, 2019 - 12:49

Los 5.000 monotributistas sampedrinos deben emitir factura electrónica

El régimen comenzó a regir desde el 1 de febrero para la categoría C, que factura entre 23.000 y 35.000 pesos al mes, promedio, y es la que mayor cantidad de inscriptos hay en la ciudad. Los que facturan más ya estaban obligados a emitir comprobantes digitales y los de menores  montos lo harán desde marzo y abril. AFIP cruzará los datos de facturación con los de consumo.

Desde el 1 de febrero, los  monotributistas de la categoría C, que facturan entre 276.255 y 414.382 pesos anuales, están obligados a entregar factura electrónica por la venta de bienes o servicios, según resolución de la Administración Nacional de Ingresos Públicos (AFIP).

En San Pedro se estima que hay alrededor de 5.000 monotributistas inscriptos. La mayoría, inmensa por cierto, aparece en las categorías más bajas. Además de profesionales y cuentapropistas, muchos comerciantes están registrados en el fisco bajo el paraguas de este régimen simplificado.

Desde el sábado, primer día de febrero, todos los que facturan entre 276.255 y 414.383 pesos —un promedio de entre 23.000 y 34.500 pesos al mes— deberán entregar, sí o sí, factura eléctronica, para lo que, claro está, deberá superar la era del papel y la lapicera para acostumbrarse al universo digital.

Desde el 1 de marzo y el 1 de abril, además, deberán sumarse a esta obligatoriedad dispuesta por el Estado los monotributistas de las categorías más bajas, A y B, cuyas facturaciones son de entre 11.500 y 17.000 pesos para la más baja y de entre 17.265 y 23.000 la siguiente.

La exigencia de AFIP tiende a evitar la evasión y a establecer si los contribuyentes están bien categorizados, ya que el organismo podrá conocer su facturación al instante de ser emitida, datos que podrán ser cruzados con los consumos de tarjeta de crédito y débito, que en caso de no coincidir obligarán a una fiscalización para que sean justificados.

Si no los pudiera justificar, puede haber cambio de categoría automática o sanciones como la expulsión del régimen de monotributo para que comience a pagar IVA, Ganancias y Autónomos.

En San Pedro, como se dijo, son muchos y rondan los 5.000. La categoría C es una de las que más inscriptos tiene. En su interior, hay de todo: pequeños comercios, cuentapropistas y profesionales de facturación no demasiado alta; y, también, claro, muchos prestadores de servicio que están categoriazados en una escala pero que, a partir de estar poco apegados a la costumbre de facturar, abonan una contribución menor a la que corresponde.

Como ahora AFIP cruzará datos para que los contribuyentes justifiquen sus consumos, la factura deberá emitirse.

“La factura electrónica se puede hacer con el celular, con un aplicativo, no es difícil ni complejo”, aseguró a La Opinión la titular de AFIP San Pedro, Olga Cvitanich, y aseguró: “Son menos costos, porque no hay que imprimir talonario. Se baja en PDF y se puede mandar por correo electrónico o por WhatsApp”.

Manual de uso

AFIP explica que para comenzar a facturar de manera electrónica, el monotributista necesita tener habilitados dos servicios con clave fiscal: “Comprobantes en Línea» y «ABM – Puntos de venta».

Para darlos de alta, hay que ingresar con CUIT  y clave fiscal a la sección servicios administrativos de la página de AFIP y, una vez dentro del “Administrador de Relaciones de Clave Fiscal”, clickear en “Adherir servicio”. En la pantalla siguiente, aparecerán las insignias de los diferentes organismos. Hay que presionar sobre la de AFIP y luego, en “Servicios Interactivos”, buscár “Comprobantes en Línea” o “Administración de puntos de venta y domicilios”, según corresponda, y “Confirmar”.

Una vez habilitados esos dos servicios, debe habilitarse un nuevo punto de venta con cuatro dígitos numéricos para identificar la cantidad de sistemas de emisión de comprobantes, que será diferente al asociado al de facturación manual.

Otra vez hay que ingresar con CUIT  y clave fiscal, e ir al servicio “Administración de puntos de venta y domicilios”, seleccionar nombre y apellido del contribuyente y la opción “A/B/M de puntos de ventas”. Allí hay que habilitar un nuevo punto de venta desde la opción “Agregar”. El sistema solicitará el código de punto de venta (Ej.: 0002), el nombre de fantasía (opcional), la vinculación con el sistema de facturación por el cual se da de alta el punto de venta y el domicilio asociado.

Para emitir comprobantes a través del servicio “Comprobantes en línea” hay que seleccionar la opción “Factura en línea - Monotributo” y seleccionar el domicilio asociado. Una vez ingresados los datos solicitados, seleccionar el botón “Aceptar” y luego “Confirmar”. Por último, en el botón “Constancia”, se podrá visualizar la “Constancia de Alta - Puntos de venta y Domicilios”, que se puede imprimir.

El último paso es la emisión de facturas en “Comprobantes en línea”. Dentro del servicio, hay que seleccionar nombre y apellido, y luego la opción “Datos adicionales del comprobante”, completar los datos requeridos, especialmente el número de ingresos brutos, y presiona “Guardar”.

Una vez informados los datos adicionales, hay que ir a “Generar Comprobantes”, seleccionar el punto de venta y el tipo de comprobante.

En los pasos siguientes deben completarse los datos de la emisión y receptor del comprobante. Al finalizar, podrá imprimirse. Si se quiere imprimir en otro momento, puede hacerlo yendo a la opción “Consultas”.

Fácil pero no tanto

El detalle relatado en el apartado anterior parece sencillo para quien está acostumbrado a los trámites online, pero no tanto para quienes, legos en la materia, desde ahora deberán apurarse a aprender, contar con alguien que los ayude o agregar un costo extra y pagar por  asesoramiento.

El instructivo online de AFIP tiene 20 pasos con imágenes que guían a quien consulte cómo hacer facturas electrónicas, en el que, con capturas de pantalla, aparece cada una de las instancias que debe recorrer el monotributista para generar el comprobante.

Como se dijo, la categoría C ya está obligada, desde este mes. La B deberá comenzar el mes que viene y la A, el siguiente. En esos registros están aquellos que menos facturan, que suelen ser los que menos posibilidades de pagar asesoramiento tienen.

Pintores, albañiles, plomeros, médicos, psicólogos, diseñadores, todos deben aprender a emitir factura electrónica. A algunos les costará menos y a otros más. En San Pedro, las oficinas de AFIP atienden en la Peatonal del Centenario, Balcarce 71.

“Te obligan a delinquir”

La aplicación de la factura electrónica implica que mucha gente se quede afuera del sistema porque no puede aprender ni puede pagar para que se lo hagan. Si tiende a combatir la evasión, puede que lo logre –y sería importante que lo haga– en sectores donde los mecanismos para eludir el fisco están aceitados. El problema, acaso, esté en aquellos que llegan con lo justo, que viven al día y que su tarea como cuentapropista es el único y magro ingreso familiar o un refuerzo extra a la salida del trabajo en relación de dependencia.

Son el electricista, el pintor o el plomero que hace changas, el que contrató un contador que le dijo que no se preocupe y haga “tres o cuatro facturas a fin de mes”  o el que todavía prefiere el Nokia 1100 al Smartphone y no sabe si se va animar a molestar a su hijo o hija, sobrino o nieta para que le dé una mano con el asunto.

Estar afuera es evadir. “Te obligan a delinquir”, dijo un veterano cuentapropista que todavía tiene dificultades para llenar las facturas a mano.

Del otro lado del mostrador, la mueca es del imprentero cuyo oficio venía sobreviviendo gracias a la impresión de esos talonarios que ya nadie necesitará.

EDICION IMPRESA #1403
Miércoles 20 Febrero 2019

Comentarios