{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Edición 1451
Publicado el: Viernes, Enero 31, 2020 - 18:35

Las obras urgentes que necesitan las escuelas sampedrinas tienen un presupuesto que suma $ 9,5 millones

Tras solicitarlo de manera formal, La Opinión tuvo acceso al listado de obras prioritarias para el comienzo de clases. En algunos casos se trata de trabajos que fueron solicitados en 2018 y 2019. El presidente del Consejo Escolar reconoció que con los 26 millones que el gobierno utilizó para pagar sueldos y aguinaldos podrían haberse hecho esas y otras obras, como el jardín de Banfield. El intendente interino dijo que devolverá el dinero si Kicillof le otroga, como préstamo, 40 millones de adelanto de coparticipación y comprometió 3 millones para las urgencias.

Por primera vez hubo que remitir una nota formal desde esta redacción para conocer el listado de obras que el Consejo Escolar elaboró para presentar al gobierno provincial y al Ejecutivo municipal, que contiene aquellos trabajos que son considerados urgentes y prioritarios para el comienzo del ciclo lectivo, para el que falta poco más de un mes.

El listado llegó de manos del propio presidente del Consejo Escolar, Marcelo Paganuchi, el jueves. Un día después de que el intendente interino recibiera a los consejeros en medio del debate por el uso de 26 millones de pesos del Fondo Educativo para sueldos.

En la lista de prioridades hay 11 establecimientos que, sin contar el jardín de Santa Lucía, que tiene la obra adjudicada y espera el comienzo de las tareas, en total suman 9,5 millones de pesos de presupuesto necesario. La cuenta es bastante sencilla: se podrían haber hecho casi tres veces esas obras.

En cuestión de prioridades, nadie discutirá que los empleados deben cobrar sus salarios. Pero entre los 26 millones estaban los sueldos y aguinaldos del personal político, funcionarios y concejales, que bien podrían haber esperado, como se hacía en los tiempos de Guacone, cuando eran los últimos en cobrar a raíz de la crisis económica.

Las 10 obras que suman 9,5 millones

Diez obras son diez escuelas y jardines; cientos, acaso miles de chicos y chicas que concurren a establecimientos educativos que necesitan refacciones para las que  hace falta un dinero que estaba en el Fondo Educativo pero se utilizó para otra cosa. Aunque es cierto que los municipios están amparados por ley para echar mano de esos recursos y devolverlos en el plazo de dos años, se trata de millones que Provincia transfiere para mejorar las condiciones en las que los estudiantes aprenden.

La escuela 20 de Villa Sarita, donde además funciona un Jardín de infantes rural y/o de isla de matrícula mínima (JIRIIMM), necesita baños para el nivel inicial. La obra tenía en febrero un presupuesto por un millón de pesos con legajo listo.

La primaria 22 de Santa Lucía tiene filtraciones en el techo y problemas  eléctricos, además del laboratorio clausurado. Necesita un cambio de techo y construcción de piso, baño y depósito. En febrero de 2018 armaron el legajo por $ 220.395,56.

En la primaria 35 de Gobernador Castro se inundan los patios, por lo que necesita una obra de desagües. También hay que ampliar la red de gas, reparar el playón deportivo, la cocina y refaccionar a nuevos los baños. En noviembre pasado se preparó el presupuesto por 1.295.000 pesos. En el mismo edificio hay que construir un aula nueva, espacio para la dirección  y el gabinete para secundaria, por $ 220.431,99.

En la primaria 42 del paraje Basso hace falta construir una galería cubierta, cambiar totalmente el techo, el cielorraso y la instalación eléctrica, así como refaccionar las aberturas. El presupuesto, a septiembre pasado, era de $ 3.519.991,02.

La primaria 44, la secundaria 16 y el jardín 913 comparten edificio en La Tosquera. El informe del Consejo Escolar señala que les quedó chico y que está emplazado en una “zona peligrosa de derrumbe” por su proximidad con barranca. Pero si no hay recursos para construir edificio nuevo en el terreno que la Municipalidad compró con ese fin,  por lo menos hay que arreglar los  baños, la galería cubierta, los cielorrasos y la instalación eléctrica. Los legajos están preparados desde agosto del año pasado y son dos: uno por $ 567.016,23 y otro por $ 250.993,91.

La primaria 45 y el jardín 915 necesitan un portón de ingreso, alambrado perimetral y arreglos menores en la cocina, por $ 123.43,60.

La escuela 47, por su parte, arreglos de cielorraso, revoques e iluminación de la parte vieja de la institución más refacción en baños por $ 62.156,68.

El jardín 908 tiene filtraciones en el techo y necesita arreglos en el piso del patio y del playón. El presupuesto es de $ 380.524,98.

Para el jardín 917 de Los Aromos pidieron la construcción de dos aulas nuevas para contener parte de la demanda que por tercer año consecutivo no podrá albergar el prometido jardín de Banfield que, tal como reconoció Paganuchi, también podría haberse terminado con el Fondo Educativo en lugar de pagar sueldos y aguinaldos. Esas aulas de Los Aromos más los problemas de filtraciones del edificio necesitan $ 886.403,80.
El Centro de Educación Complementaria 801 tiene desde noviembre pasado un legajo preparado con un presupuesto de $ 1.048.859,18 para mantenimiento en general, ampliación y construcción del SUM, adecuación del patio de juegos, mantenimiento de aberturas, cambio de parte de techo, arreglos de baños y normalización del tendido eléctrico.

Las necesidades son urgentes

Ese listado de obras fue preparado para el 19 de diciembre. Salazar ya había asumido su segundo mandato y Kicillof, su primero en Provincia. El 2 de enero se lo entregaron en mano al subsecretario de Infraestructura Escolar, Ariel Lambezat, que dos semanas después lo remitió al gobierno local para comprometerlo en la tarea conjunta para solucionar esos problemas

Las cuestiones edilicias de los establecimientos educativos son responsabilidad de Provincia, pero también municipal desde que se creó el Fondo Educativo, que, según informó Paganuchi a La Opinión, transfirió alrededor de 63 millones el año pasado, que se sumaron a los 62 millones con que la Rendición de Cuentas 2018 señalaba como disponibles al comienzo del ejercicio 2019.

El presidente del Consejo Escolar no supo, no quiso o no pudo responder a la consulta de este medio respecto de cuántos recursos se volcaron de esos más de 120 millones durante el año pasado. Como el gobierno local perdió la costumbre de publicar las ejecuciones presupuestarias: la última disponible es al 30 de noviembre de 2016. Claro que sí cumplieron con elevar al Concejo Deliberante las rendiciones de cuentas, lo que permitió conocer esos movimientos financieros. Ahora habrá que esperar a marzo.

Aun así, los datos siempre se filtran. Por ejemplo, al 19 de diciembre, fecha en la que el gobierno local recibió el listado de prioridades, en el Fondo Educativo había poco más de 4,5 millones de pesos, según el extracto bancario al que tuvo acceso La Opinión. Ese mismo día, vaya paradoja, el intendente y el secretario de Economía decidieron transferir los 26 millones para pagar sueldos y aguinaldos.

En la reunión con los consejeros escolares, el intendente interino Ramón Salazar dijo que siempre que utilizaron el Fondo Educativo para gastos corrientes lo reponían y que esta no sería la excepción. Eso sí, para cumplir, informó, espera que el gobernador Axel Kicillof acceda al pedido de adelanto de coparticipación, lo que significa que necesita esa especie de préstamo para hacer frente al pago de la deuda interna generada.

Para que haya paz –algo a los que los consejeros escolares estuvieron muy accesibles, por cierto y por el contrario a cuando les tocaba ser oposición, más allá de los gritos que vociferan en privado, sin que nadie más que ellos mismos escuchen–, Ramón Salazar se comprometió a remitir 3 millones de pesos para que el Consejo Escolar aborde las obras urgentes y necesarias para el comienzo del ciclo lectivo.

Las escuelas y los problemas

Las situaciones más graves que dejaron por escrito los consejeros escolares fueron la obra “casi paralizada, pronta a terminar” de la escuela Industrial, que a raíz de la rotura de un caño cortaron el suministro de gas hace dos años y el establecimiento, uno de los más grandes del distrito, carece de calefacción y no se pueden desarrollar las prácticas de laboratorio, fundamental para los estudiantes de la modalidad Química.

El Centro de Educación Complementaria 802, como consignó este medio la semana pasada, necesita equipar el edificio nuevo construido con el Fondo Educativo. Necesita “la urgente provisión de mobiliario para su apertura”.
Respecto a los bancos y sillas, el Consejo Escolar advirtió en la nota que “el distrito se encuentra con un déficit muy marcado de mobiliario, lo que dificulta sobremanera la tarea pedagógica”.

Como también fue señalado en esta página la semana pasada, el edificio que comparten la primeria 1 y la secundaria 18, tiene la “obra paralizada”.

El Consejo señaló que hay “necesidad de contar con una nueva partida presupuestaria” para terminar con las obras y refacciones planificadas respecto del acondicionamiento de la infraestructura de provisión de gas.

EDICION IMPRESA #1461
Lunes 13 Abril 2020

Comentarios