7.3 C
San Pedro
jueves, mayo 13, 2021

La venta de turnos para sacar el DNI en la mira del Registro de las Personas

En San Pedro es imposible obtener un turno por internet, pero se puede lograr a través de personas que cobran por el trámite, que es gratuito. Se los contacta por Facebook o por Whatsapp, y tras el pago de 40 ó 50 pesos, entregan la boleta para abonar la tasa. Hay sospecha de que se trata de una red con connivencia de personas con acceso al sistema y que funciona en la región. Atienden 30 turnos diarios. En 20 días hábiles, son 30 mil pesos para repartir.

Publicidad

 

En agosto próximo dejarán de tener vigencia todos los DNI que no sean la tarjeta que impuso el Gobierno nacional el año pasado. Por ello, quienes no cruzaron el engorroso trámite en la ciudad, deben armarse de paciencia para cumplir con un proceso que hace tiempo genera dolores de cabeza a los sampedrinos. A pesar de que San Pedro está incluida entre las localidades con trámite online, no hay turnos disponibles. Nunca. Excepto si se los compra a quienes los venden.

Publicidad

Se trata de una actividad absolutamente irregular, que además despierta sospechas respecto de cómo es la modalidad. Como nunca hay turno, quien quiera obtener la posibilidad de ser uno de los 30 trámites diarios que se hacen en el Registro Civil local, debe recurrir a quienes “trabajan” de ello.

Incluso, entre los propios empleados del organismo recomiendan a quien se acerque que se dirijan a estas personas, al punto de que saben sus nombres y cómo ubicarlos.

La venta de turnos de DNI es ilegal. El tema ya fue abordado por autoridades del Registro Nacional de las Personas, cuando descubrieron que en la ciudad de San Rafael se vendían las citas online, que son de reserva gratuita. Aclararon que no existen gestores y que los vecinos deben denunciar a quienes ofrecen este tipo de comercio irregular. El organismo tiene varios casos en la mira, porque las sospechas son muchas.

Un turnito por favor

Cualquiera puede hacer la prueba: desde hace meses, no hay turnos en el sistema online de la Provincia de Buenos Aires para hacer el DNI. Si el lector pregunta a su alrededor, se encontrará con dos tipos de testimonio: los que relatan que fueron a hacerlo a otra ciudad -en Ramallo y Baradero solía haber, pero ya no- y los que “compraron” el trámite a uno de estos “gestores truchos”.

La Opinión detectó al menos dos perfiles de Facebook que ofrecen el “servicio”. No se descarta que sean la misma persona, aunque tuvieron lógicas discursivas distintas cada vez que se los abordó. Además, con uno de ellos el trato fue también vía Whatsapp.

En el perfil de Facebook Turnos DNI San Pedro había hasta la semana pasada un mensaje que decía “No publicar en esta biografía. Enviar mensaje privado para mejor organización. Para ver sus mensajes debe enviar solicitud de amistad primero. Para que yo vea los mensajes. debe ser aceptado. No comentar esta publicación, enviar solicitud. Esperar a ser aceptado, escribir después. En mensajes privados se acuerda un horario por la tarde, solo en San Pedro ciudad, para responder a sus preguntas personalmente. No comentar esta publicación”.

Ese post fue borrado luego de que durante el operativo DNI móvil (ver recuadro) instalado en la ciudad, periodistas de este medio señalaran en el programa La Agenda de los Medios que habían recibido relatos acerca de que había “vivos” que cobraban por sacar el turno que nadie por sí mismo puede conseguir, que es lo que corresponde.

Hacer esos comentarios en el aire de Apa, permitieron recabar decenas de historias similares que dan cuenta de la misma modalidad, el mismo perfil de Facebook, un mismo número de Whatsapp y hasta una misma vivienda en la zona Saavedra al fondo, en proximidades del histórico boliche de barrio de Don Pocho Natalicchio.

Todos los relatos, el relato

Todos los que contaron su experiencia coinciden con lo que este semanario recabó al dialogar con el, la o los “gestores”.

Se cobra por adelantado. Hay que darle los datos del titular del documento (número, domicilio, estado civil, ciudad y provincia de nacimiento, nombre completo). Se acuerda el precio -a algunos les dijo 40 pesos y a otros “30 el turno y 20 la impresión de la boleta”, es decir $ 50 en total-, un lugar por donde esta persona pasa a buscar esa información y el dinero.

Luego entrega el turno y la boleta, que el usuario debe pagar en el Banco Provincia o el Centro de Comercio. El pago es por adelantado porque hay quienes “piden a varios” gestores a la vez para ganar tiempo y después no aparecen a buscar el turno. Cobran por “su tiempo”, la tinta y el papel de la impresión.

Lo que hacen es lo mismo que podría hacer cualquier vecino común. De hecho, el sistema está hecho para eso. Podrá discutirse si acaso un cibercafé cobrara un plus para que el que atiende el local le haga el trámite a alguien que no maneje computadora o internet. Pero si hay quien consigue lo que nadie puede hacer porque el sistema dice que no, algo raro pasa.

Quien revise las ciudades que tienen el sistema online se encontrará con que en casi todos los sitios hay turnos. Menos en San Pedro. Llamativamente, en las últimas semanas dejó de conseguirse en Ramallo y Baradero. Coincidió con el momento en que uno de los “gestores” le dijo a un eventual “cliente” que ya no obtenía turnos locales, porque se había ido a “trabajar” a esas ciudades.

En Arrecifes, por ejemplo, hay. San Nicolás no tiene el servicio. En Campana y Zárate, no se consigue. En San Antonio de Areco, sí. Casualidad o no, no hay turnos en ninguna de las ciudades del corredor norte de la Ruta 9.

Sospechas latentes

El caso de San Rafael, Mendoza, fue ejemplificador. Había quienes tenían acceso al sistema para “preadjudicarse” los turnos y luego “venderlos”. Lo hacían siempre al mismo nombre y desde una misma dirección IP. Como en San Pedro, nunca había turnos para el público que lo quisiera tramitar, pero atendían todos los días, porque los “gestores” acaparaban todo. Una vez “colocados”, cambiaban la titularidad por quien había pagado por el turno. En la calle, la modalidad sanrafaelina era la misma que la local. Hasta el precio era el mismo.

En San Pedro, hay una mujer a la que todos conocen. A ella remiten hasta los empleados del Registro Civil. Tiene un apellido que remite a la residencia presidencial, aunque su Facebook fue hecho con otro.

“Saco turno y Boleta Para el DNI. WhatsApp 3329543X2X”, decía ya en agosto del año pasado en su muro. Luego aclaraba que era sólo para San Pedro. La semana pasada, ese número estaba activo y contó paso a paso cómo hacer para “comprar” el turno.

El Facebook Turnos DNI San Pedro, que decía que había postergado la entrega por lluvia, cambió su foto de perfil y su portada. Tenía una captura de pantalla del sistema para obtener las citas online. En los días post temporal posteó que no hacía entregas “por lluvia”.

En uno de los diálogos que mantuvo con personas que relataron su experiencia a La Opinión, dijo no ser el único que lo hace. Así, en masculino. En el Registro Civil conocen sólo a la mujer antedicha y que en algunos cibercafés hacían el trámite.

“En el Registro Civil te dicen que estos tipos se quedan todo el día esperando que haya turnos”, relató, muy escéptico, uno de los que buscaba su turno. La casualidad, por cierto, es mucha.

En otras ciudades, como Pergamino y Chacabuco, sucede lo mismo: hay ofertas en Facebook para obtener los turnos. En la primera ciudad, en estos días había fechas disponibles. En la segunda, más chica, no.

La sospecha es que habría una red de complicidades que no se sabe hasta dónde puede llegar. De hecho, el Registro de la Propiedad está alertado sobre el tema y lo analiza.

Un negocio redituable

En San Pedro, la única máquina que tramita DNI permite que se atiendan 30 turnos diarios. Como nunca hay fecha disponible y todos recurren al “gestor”, puede inferirse que vende esas tres decenas a 50 pesos. Es decir, se lleva 1.500 pesos diarios, que en 20 días hábiles son 30 mil pesos para repartir. Quienes entregaron sus datos y pagaron a una mujer que pasó a retirarlos consideraron que no aparentaba tener un nivel de vida relacionado con esos ingresos. La sospecha de que la plata se reparte entre quienes hacen el trabajo y quienes lo facilitan, aunque no se sabe con precisión de quienes se trata.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias