30 C
San Pedro
martes, diciembre 7, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

La policía desarmó el sector del asentamiento del callejón Pascual que tenía orden de desalojo

Cuando la comisión policial llegó con la Justicia para hacer efectiva la orden de desalojo, ya no había ocupantes y sólo dos familias quedaban para retirar sus pertenencias. Una máquina tipo pala mecánica, empleados municipales con motosierras y policías a mano limpia desarmaron lo que quedó de los ranchos en la parcela 728, que fue restituida a sus propietarios. Quienes se retiraron montaron las precarias viviendas en otro sector del mismo terreno.

 

Minutos antes de las 7.00 de la mañana, personal policial llegó al asentamiento del callejón Pascual para cumplir con la orden de desalojo dispuesta por la Justicia para ese predio, propiedad de la empresa San Pedro Farm S. A., titular del supermercado y del edificio de la Nueva Terminal ubicado frente al barrio.

Publicidad

La orden de desalojo fue emitida por el Juzgado de Garantías Nº 2, a cargo del juez Ricardo Prati, y confirmada por la Cámara de Apelaciones tras el planteo de la Defensoría, por lo que con el fallo firme las familias fueron notificadas con 48 horas de antelación respecto de la medida, que se hizo efectiva este viernes.

Tras reclamar en la Municipalidad, recibir a personal de Desarrollo Humano y comprender que no había posibilidad alguna de que el alzamiento se postergara, quienes ocupaban la parcela 728 comenzaron a mudar sus precarias viviendas a la 729, también tomada pero sin orden de desalojo todavía.

Cuando llegó la policía este viernes por la mañana sólo quedaban dos familias retirando sus pertenencias. Algunos ranchos estaban intactos y de otros sólo quedaba alguna estructura. En muchos casos, desarmaron las chapas pero dejaron nylons en el sector que utilizaban como baños.

Una máquina tipo pala mecánica procedió a voltear las precarias viviendas que quedaban en pie, mientras personal muncipal con motosierras cortaba palos que sostenían las estructuras y también los que, con alambrado, fueron colocados para dividir los “lotes” uno de otro.

El personal policial, también con motosierras, pinzas, martillos y a mano limpia, también trabajó para desmontar lo que quedaba erigido en el predio con el objetivo de restituirlo a sus dueños libre de ocupantes, que ya se habían retirado, pero también sin elementos ajenos.

El jefe de la Policía Comunal, Juan Catalano, informó que una consigna policial permanecerá en el lugar para evitar que vuelvan a tomarlo, al menos durante el fin de semana, luego de que se firme el acta de restitución y los propietarios hagan posesión.

En la zona donde todavía no hay orden de desalojo pero que también forma parte de las 33 hectáreas propiedad de San Pedro Farm el asentamiento ahora tiene nuevos ranchos emplazados detrás del resto y se desconoce cuándo la Justicia ordenará restituir ese sector a la empresa.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias