16.3 C
San Pedro
domingo, noviembre 28, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Escracharon y viralizaron en redes sin chequear y la abogada López Bravo demandará a los responsables

La abogada regresó de su viaje a EE.UU y fue hostigada por personas que aseguraban haberla visto "en la calle y comprando", pese a que nunca abandonó el domicilio que declaró para cumplir a cuarentena de aislamiento obligatorio. Ella y otro grupo de pasajeros quedaron varados sin poder regresar la país y el sábado en Sin Galera relató su desilusión con personas que la conocen y la perjudicaron como ya sucedió en otros casos con comentarios discriminatorios. "Yo la llamé y le dije que le iba a iniciar acciones legales, y me dijo yo soy libre publicar y opinar lo que quiera", contó poco antes de redactar las consideraciones que presentará en la justicia.

 

La abogada sampedrina regresó de un viaje a EE.UU con sus amigas y fue criticada por una gran cantidad de vecinos que ayudaron a viralizar los comentarios en redes sociales. Entre los mensajes y las publicaciones que se divulgaban abiertamente, la acusaban prácticamente estar infectada con el virus y aseguraban haberla visto caminando por las calles de la ciudad tras llegar de Ezeiza.

Publicidad

Marisa Lopez Bravo rápidamente publicó un "comunicado" de advertencia en el que explicó cual era su situación y qué pasos había dado tras pasar por el registro de migraciones para regresar a San Pedro en un auto con chofer habilitado para el traslado como sucede con los repatriados que residen en la Provincia de Buenos Aires. Dos de las viajeras que compartieron el viaje y que también son de la ciudad declararon un domicilio en la Capital Federal para cumplir los días de aisamiento y por el protocolo que sigue el gobierno de Rodríguez Larreta fueron derivadas a un hotel. 

Una vez formulada la advertencia y ya sintiéndose impotente frente a una ola imparable de comentarios sin haber sido siquiera consultada por personas que pertenecen al círculo más próximo de las viajeras, la situación se salió de cauce hasta llegar a los medios de comunicación y a periodistas que fueron increpados por no hacerse eco de una noticia que resultaba falsa desde el mismo momento en que se chequeó con las autoridades locales de salud por el monitoreo de la pasajera. Llegó el sábado y en el programa Sin Galera confirmó que decidió emprender acciones legales contra una de las personas que abrió un perfil que no era utilizado desde el 2007 para acusarla y desde allí establecer el punto de partida para responsabilizar a todos los que compartieron sus comentarios también con la intención de sentar precedentes jurídicos respecto del accionar irresponsable de individuos que forman parte de una cadena que genera confusión en el momento más sensible de la pandemia. 

"Le dije que iba a tomar acciones legales en su contra y me dijo que ella era libre de publicar y opinar lo que quería, le dije que sí, pero que no tenía derecho a hacer semejantes acusaciones en mi contra porque no eran ciertas", explicó. 

En dialógo con Lilí Berardi aseguró que ya se esperaba este "recibimiento" por parte de los sampedrinos porque había estado en contacto con una familia que volvió de México y también fue tremendamente atacada. "Les sacaron fotos a la casa, se sintieron perseguidos y acusados de algo que no era". Además agregó que esta no fue la primer etapa de "tristeza" ya que estando en viaje tuvo que escuchar comentarios como "que se queden allá por chetos, estos traen el virus de afuera, si se fueron de vacaciones que se jodan", entre otros.

"No se entiende lo que hacen, aparte inclusive yo con una de mis amigas hablé y les dije que me hubiese gustado que se hubiesen solidarizado con mi situación y hubiesen puesto en facebook que estan allá -haciendo referencia a Capital Federal, donde el resto decidió cumplir su cuarentena- por tal circunstancia y por tal situación pero me dijo que me puedo manejar sola y muy bien, supongo que por mi profesión, aunque yo les dije que yo nunca hubiera actuado así". 

El domingo por la tarde López Bravo entregó a La Opinión algunas de las consideracioens que fomarán parte de su estrategia judicial ya que hay muchos precedentes que estigmatizaron a familia enteras, como sucedió con los agentes del Servicio Penitenciario la semana anterior o con un grupo de amigos que habían compartido un café con un hombre que trajo desde Ezeiza a madre e hijo que regresaban de Italia cuando la pandemia había estallado en Europa y comenzaba el aislamiento en Argentina. Aquel caso fue emblemático, todos los involucrados estaban desesperados en aclarar una situación que ni siquiera había sucedido.

"La acción se iniciará contra un grupo de personas, en las que pese a tomar conocimiento de las aclaraciones efectuadas, continuaron con total maliciosidad posteando esa noticia falsa y agregando a ello otros escenarios fácticos mendaces como por ejemplo continuar diciendo que había salido a hacer compras, propinando todo tipo de insultos, y ensuciando mi reputación puesto que en todo momento me identificaron como profesional", escribió Marisa López Bravo en el texto que envó a este medio.
"Se reclamará por daño moral, a raíz de los comentarios injuriosos vertidos en las redes sociales, dado que no está en juego la libertad de expresión como muchos sostienen, sino que se trata lisa y llanamente de vertir comentarios, expresiones, opiniones o juicios de valor de alto contenido ofensivo, que sin lugar a dudas afecta mi honor y reputación como abogada, ello considerando que el texto no se refería solo a mi nombre, sino que indicaban claramente mi carácter de profesional", agregó.
"El Código Civil y Comercial de la Nación es más que claro en su art. 52, donde establece que “la persona humana lesionada en su intimidad personal o familiar, honra o reputación, imagen o identidad, o que de cualquier modo resulte menoscabada en su dignidad personal", puede reclamar la prevención y reparación de los daños sufridos,  conforme lo dispuesto en el Libro Tercero, título V, Capítulo 1", señaló para más adelane indicar que "El obrar de algunas personas fue culposo, puesto que no fueron diligentes a la hora de publicar o postear textos sin conocer la verdad de los hechos, y otras –mucho más grave aún-  su actuar fue doloso, en el último caso se  configura por la producción de un daño de manera intencional o con manifiesta indiferencia por los intereses ajenos, tal como lo dispone el art 1724 del Código Civil y Comercial".
Por último la abogado consderó: "Todos aquellos que utilizan las redes sociales, deben conocer y tener presente lo que dispone el cuerpo normativo antes mencionado, en su  art. 1761: “Si el daño proviene de un miembro no identificado de un grupo determinado responden solidariamente por el daño causado por uno o más de sus miembros…” y que "por encima de lo que genera un resarcimiento del daño ocasionado, interesa más a ésta parte un pedido de disculpas de todos aquellos que de una forma u otra lesionaron mi imagen y reputación".

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias