5.1 C
San Pedro
martes, junio 15, 2021
spot_img

La mamá de Nicolás Castillo: “Siento que no es el cuerpo de él”

La familia del joven asesinado espera los resultados de ADN para saber si el cuerpo hallado es el suyo. Mercedes Robles habló con La Opinión a cuatro meses del hallazgo de un cadáver. Duda que el cuerpo sea el de su hijo y hasta siente que Nicolás “se fue, anda por ahí”.

Publicidad

 

El pasado 16 de mayo se cumplieron tres meses de la aparición del cuerpo sin vida de quien, presumiblemente, sería Nicolás Castillo, el joven que fue visto por última vez el lunes 12 de enero y que desde el 14 comenzó a ser buscado hasta ser hallado en estado de descomposición en un descampado cercano al río Arrecifes a unos seiscientos metros de la vieja Ruta 9.

Publicidad

Todos los indicios reunidos certificarían que se trata de su cadáver pero hasta que no estén los resultados de los exámenes de ADN no habrá certezas ni se entregará el cuerpo a la familia.

A medida que pasan los días la espera se hace intolerable y a su vez aumentan las dudas y las sospechas sobre el caso. En el entorno familiar se permiten dudar y ya no lo ocultan.

A Mercedes Robles el instinto de madre le genera un sinfín de sensaciones. Si bien en un principio suponía que se trataba de su hijo, ella misma ahora espera por el resultado del ADN para saber si quien apareció tirado en un bañado cercano al río Arrecifes es, efectivamente, Nicolás.   

Las dudas de la madre
“A esta altura de las circunstancias tengo dudas de que sea mi hijo, porque el día que lo encontraron nunca tuve acceso al lugar, ni a mí ni a nadie dejaron acercarse”, señaló Mercedes Robles, la mamá de Nicolás Castillo en una entrevista concedida a La Opinión.

“Yo como madre debería haber pasado y llegar al lugar donde estaba el cuerpo, pero no nos dejaron pasar”, se quejó una y otra vez durante el diálogo que mantuvo con este semanario.

Angustiada, Mercedes recordó que se enteró “por los medios” del hallazgo: “A mí nadie me avisó nada, mi hija lo escuchó”.
Robles manifestó su profundo pesar por la circulación por las redes sociales de imágenes del cadáver en el estado en que fue encontrado por la policía. “Difundieron una foto del cuerpo tirado y eso es de muy mal gusto, yo lo tomo como una burla. No había mucha gente en el lugar así que lo hizo alguien que no tiene corazón. A mi hija le mandaron la foto por whatsapp solo para hacerle daño”, sostuvo.

“Nadie me informó nada oficialmente sobre todo lo que ha trascendido. Cada vez que preguntamos nos dicen que no ha habido nada. A nuestros oídos nos llegó que los resultados ya están pero no sé qué están esperando”, destacó Mercedes Robles.

La mujer recordó que Nicolás “hace cuatro meses que desapareció” y que ella hace tres que espera “para sepultarlo”, si acaso el hallado es el cuerpo del joven. “Son cuatro meses perdidos sin poder seguir buscando”, lamentó.

“Siento que no es el cuerpo de Nicolás, cuando fui al lugar el día que lo encontraron parecía una escena armada, con ese cuerpo. Para mí, él se fue por algo o lo llevaron por ahí. Yo fui al lugar el día después, fuimos adonde lo encontraron y no lo sentimos, no podíamos llorar”, aseguró Mercedes Robles.

La sangre y el auto
La Justicia parece haber dado pasos seguros y todos los caminos conducen a un solo lugar: al entorno más íntimo de Nicolás Castillo. Ni bien tomó el caso, el Fiscal Marcelo Manso ordenó diversas diligencias que se efectuaron en distintos escenarios. En el patio e interior de la casa de los Castillo en Río Tala se hallaron manchas de sangre. Lo mismo sucedió en el baúl del auto perteneciente a la familia. Los resultados oficiales de esas pericias indicaron que se trataba de sangre humana.

Ante estas pistas transformadas en sospechas y la posibilidad de que algún miembro de la familia termine siendo imputado, Mercedes Robles, indicó: “Yo confió en mis hijos ciegamente, y confió en Dios. Voy a dar mi vida por ellos y me molesta mucho que hablen sin saber”.

“La mancha de sangre que hallaron en mi casa, es cierto, es chiquita, pero yo me pregunto, si es como se dice: que lo mataron y transportaron desde mi casa, ¿van a dejar todo manchado? Porque si uno mata a una persona debería haber sangre en todas partes y ahí no encontraron casi nada”, analizó.

Un video secuestrado tras la desaparición de Nicolás Castillo, que pertenece a una empresa ubicada sobre la vieja Ruta 9, reportó la imagen de un auto similar al de la familia que, al día siguiente de que fue visto por última vez el malogrado joven, transita por el mencionado camino en sentido al río Arrecifes, en horas de la tarde.

“Lo del auto es cierto. Ese martes fue hacia el río. Fue uno de mis hijos el que lo utilizó, pero fue a buscar a un matrimonio al río. Yo sé muy bien a qué fue y por qué”, afirmó Mercedes.

“Si hubiera querido esconder algo, en todo ese tiempo donde la Fiscalía no se movía, donde la Fiscal Ates no hizo nada, podría haber escondido algo, no sé por qué se dice y habla tanto de gusto”, se quejó.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias