18 C
San Pedro
lunes, mayo 10, 2021

La lluvia frenó el Torneo de Clubes y el Preparación y encajó a Defensores Unidos

Todos los partidos programados por Federación Norte y la Liga Sampedrina (LDS) para entre el viernes y domingo no se disputaron por las malas condiciones climáticas. El viaje de CADU a Pérez Millán para debutar en la temporada fue una odisea con final feliz.

Publicidad

 

La intensa lluvia que cubrió San Pedro y alrededores desde la tarde noche del viernes hasta la madrugada del domingo generó que, a excepción de Mitre, el resto de los clubes no pudieran competir en los torneos de Clubes de Federación Norte y Preparación de la Liga Sampedrina (LDS).

Sin Torneo de Clubes

Publicidad

La Esperanza y Las Palmeras tenían previsto recibir y visitar el sábado a 12 de Octubre de San Nicolás y Maristas de Pergamino respectivamente por la sexta y última fecha de la zona B del campeonato regional. El choque entre el Verde y los nicoleños en el Polideportivo Pablo Noat se pospuso inicialmente para un día después pero se volvió a suspender y se jugaría el sábado venidero donde ambos se disputarán el segundo boleto a octavos de final.

El conjunto de Gerardo Biain no tiene muchas alternativas para seguir con vida porque sólo le sirve ganar. En caso de que no lo consiga, lo hará su rival de turno que, triunfando, podría quedar como líder en el caso de que los riotalenses pierdan ante los pergaminense, ya eliminados.

Sin Preparación

La LDS programó para el viernes el inicio de los grupos A en Baradero con Portela-Fundición y Atlético-Rivadavia y D en Pérez Millán con Defensores Unidos-Central Córdoba y General San Martín-América pero las malas condiciones climáticas obligaron la suspensión.

En el caso de la programación prevista en el Carlos Asali se pensó afrontar el domingo junto con la segunda fecha de la zona C en el Estadio Municipal (Agricultores-Independencia y Paraná-Banfield) pero el agua acumulada en ambas canchas lo impidió.

Todos los encuentros se reprogramaron el lunes en la reunión ordinaria de delegado en el salón Pedro Barri y el martes, al cierre de la edición 1404 de La Opinión, se desarrolló otra vez en el Polideportivo de la ruta 41 la segunda jornada de la aglomeración B con Mitre-Las Palmeras y La Esperanza-Sportivo.

La odisea de Defensores Unidos

El inicio de temporada para el Rojiverde no fue como esperaba ni, mucho menos, soñaba. Con la ilusión de debutar en el Torneo Preparación Gilberto Seery el viernes desde las 20.00 frente a Central Córdoba por la primera fecha de la zona D en Pérez Millán, el plantel de primera se subió a un colectivo a las 18.00 y emprendió viaje.

Sin embargo, alrededor de las 19.00 comenzó a llover torrencialmente en San Pedro y alrededores y la entidad que preside Hugo Cejas suspendió la programación en la localidad ramallense y en Baradero. Mientras tanto, el club de calle San Martín, que supo de la suspensión en pleno trayecto, estaba arribando a su destino pero a alrededor de cinco kilómetros el transporte se encajó en el camino rural y no pudo seguir.

Como el micro no salió por sus propios medios, jugadores, cuerpo técnico e hinchas esperaron hasta pasada la medianoche a un tractor que los socorrió y arrimó hasta menos de un kilómetro de Pérez Millán, momento en que se cayó a la cuneta y también quedó varado. Por ello, los sampedrinos fueron caminando hasta el club General San Martín donde aguardaron la llegada de otro colectivo que los devolvió a su ciudad cerca de las 6.00 del sábado.

Uno de los que vivió la aventura fue Pablo Delgado, integrante del cuerpo técnico quien, en diálogo con La Opinión, relató: “Se salió del club a las 6 de la tarde porque se confirmó que el partido se jugaba sí o sí. Pasando el cruce de los cuatro caminos empezó a llover fuertísimo, se nos encajó el colectivo que iba repleto y no pudo seguir. Ni bien se largó a llover -continuó- decidimos ir a buscar ayuda porque nos quedamos en el medio de la nada sin señal en los teléfonos. Caminamos bajo la lluvia, en el barro, más o menos ocho kilómetros hasta Pérez Millán. Les dijimos donde nos quedamos, se pusieron a disposición y nos brindaron el club para que nos quedemos. Ellos fueron a buscar a la gente y querían traer el colectivo también pero no pudieron. Había muchos nenes, un bebé y mujeres. Como el colectivo no salió a la madrugada siendo las 2.00 salió uno desde San Pedro y regresamos a las 4.00. Defensores es una familia que está unida, se la pasó difícil pero salió todo bien porque no tuvimos que lamentar ningún lesionado ni accidente.”

La odisea de Defensores Unidos se extendió por alrededor de doce horas y terminó sin lo que fue a buscar: jugar un partido de fútbol. Sin embargo, lo positivo es que más allá del mal trago la delegación regresó sin ningún inconveniente que lamentar dadas las circunstancias y lo manifestó a través de página de la red social Facebook en donde también agradecieron a los peremillanenses por la colaboración brindada: “Con cada persona ya en sus casas, queremos darle las gracias a toda la Comisión de Pérez Millán por haber recibido a nuestra gente en su club y estar desde el minuto cero con nuestra gente”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias