11.7 C
San Pedro
jueves, junio 24, 2021
spot_img

La abuela de José y Sheila inició la demanda para que le otorguen la guarda

Mónica, madre de Leonela, la joven madre que abandonó a sus cinco hijos, se presentó en San Nicolás para iniciar el trámite ante el Juzgado de Familia. Es para que la Justicia le otorgue la guarda de los niños de dos y un año que permanecen en el hogar Gomendio.

Publicidad

 

Los abuelos de José y Sheila, los nenes con cuadro de desnutrición que fueron puestos bajo custodia del Estado a través de una medida de abrigo y permanecen en el hogar Gomendio, dieron un paso muy importante en su lucha por lograr que los chicos vivan con ellos y sus tres hermanitos.

Publicidad

La semana pasada, con asistencia legal gratuita, se presentaron ante la Justicia de Familia de San Nicolás para iniciar la demanda correspondiente en procura de obtener la guarda de sus nietos, trámite para el que solicitaron el beneficio de litigar sin gastos.

Mónica, abuela de los nenes, viajó a San Nicolás junto a la abogada que los asiste, para hacer la presentación judicial correspondiente, a casi tres semanas desde que su hija, Leonela, desapareció junto a su actual pareja y dejó abandonados a los niños en el hospital.

El lunes volvió a viajar, acompañada por el director de Comisiones de Fomento de la Municipalidad, Fernando Negrete, y mantuvo una entrevista con Carlos Alberto Merlo, Defensor de Pobres y Ausentes de la Defensoría Civil 4.

“Tenemos tres en la casa y los otros dos que todavía siguen en el hogar. Estamos esperando a ver qué dicen los abogados, si los entregan o no, estamos luchando por eso. Nos dicen que sí, pero después que todavía no, que hay que hacer cosas legales”, dijo a La Opinión el abuelo de los nenes, Ramón.

Ahora deben esperar los tiempos de la Justicia, que suelen demorar. La medida de abrigo sobre los chicos tiene, en principio, una duración máxima de seis meses, en los que el Juzgado hará las evaluaciones pertinentes para decidir si otorga la guarda a lo que se denomina la “familia ampliada”.

Ese lapso puede prorrogarse otros seis meses, si fuera necesario, antes de llegar al extremo de ofrecer a los niños en adopción, de acuerdo a lo que establece la ley. Mientras tanto, el trabajo consiste en orientar a la familia y fortalecerla para que esté en condiciones materiales y simbólicas de criar a los cinco chicos.

“Esto se hace cada vez más largo, hace tres meses que luchamos por lo mismo”, dijo el abuelo. En su casa, donde ya viven tres de los cinco nietos, las visitas de personal municipal son espaciadas. En ese sentido, Ramón destacó al director de Comisiones de Fomento, Fernando Negrete, como el funcionario más presente. “Él viene seguido”, dijo.

“Estamos recibiendo asistencia, viene gente amiga a ayudar, también. Ahora estamos esperando que nos traigan unos materiales que pedimos y que se comprometieron a traernos de la municipalidad. Vamos a ver qué pasa”, señaló el abuelo.

El Centro de Referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que conduce José Franchini informó que entregó a la familia “cama cucheta, colchones, chapas y frazadas”.

“Lo que nos estaban pidiendo eran unos tirantes para hacer una división con durlock, se le entregó esos tirantes porque el trabajo lo iba a hacer él, cucheta, dos colchones y frazadas, con alimento se
ayuda constantemente. Ellos van a lijar las paredes y les vamos a entregar pintura”, agregó, por su parte, Negrete.

José y Sheila fueron internados por decisión del secretario de Salud, Guillermo Sancho, luego de que los informes sociales dieran cuentas de que su madre no cumplía con el tratamiento ambulatorio que habían prescripto por el cuadro de desnutrición que presentaban.

Mientras estaban en el hospital, el Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño inició el trámite para la medida de abrigo, que implicó quitarle la guarda a la madre, antes de que, finalmente, la joven retirara de un cajero automático el dinero de la asignación universal por hijo y se fugara con su pareja.

Leonela, mamá de los nenes, denunció por agresión a Mónica, su propia madre y abuela de José y Sheila. Desde Entre Ríos, además, solicitó una medida de exclusión perimetral para que no se le acerque.
 

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias