25.5 C
San Pedro
lunes, marzo 1, 2021

Juancho Correa trabaja en Desarrollo Humano a través de un programa de “ayuda social”

La Secretaria Verónica Mosteiro envió una carta documento a este semanario para que rectifique la información vertida la semana pasada, cuando fue publicado que el militante social había sido incorporado al área como empleado temporario. Aclararon que ingresó por decreto a un programa sustentado con fondos provinciales para ayudar a personas en situación de vulnerabilidad social. Quién es y qué hace Correa. A dónde va el Fondo de Inclusión Social.

Publicidad

 

La semana pasada, La Opinión publicó que “en los últimos días se conoció que el militante social Juan Ricardo ‘Juancho’ Correa fue designado en el área como trabajador temporario para coordinar el abordaje territorial en barrios”, lo que provocó una carta documento recibida en esta redacción, enviada por la Secretaria de Desarrollo Humano Verónica Mosteiro, para que este semanario “tenga a bien retractarse” por la información vertida.
Le asiste a Mosteiro el derecho de rectificación, en la medida en que ha propiciado detalles sobre la incorporación de Correa al Municipio que ponen en posición de yerro al artículo publicado en la edición 1151, por lo que La Opinión cumple en esta nota y da por respondida la misiva recibida.
La carta documento aclara que “el militante social Sr. Juan Ricardo ‘Juancho’ Correa no pertenece a la planta permanente ni temporaria de empleados municipales de esta Municipalidad (sic)” sino que “mediante el acto administrativo correspondiente (Decreto Municipal) el día 1° de abril pasado el Sr. Correa fue incorporado al ‘Programa Municipal de Inclusión Social con contraprestación de servicios’, con prestación de tareas donde esta Secretaría considere conveniente y necesario”.
En la aclaración, informan que ese programa es sustentado “en su totalidad con fondos de la Provincia de Buenos Aires, tratándose los mismos de una ayuda social para aquellas personas que se encuentran en tal situación”, es decir en estado de vulnerabilidad social.
Si sus gestiones dan resultados, tal vez Correa resista los plazos del decreto de racionalización de gastos que impide el ingreso de personal municipal y sea incorporado a través de los instrumentos que corresponden a su intervención territorial.

Publicidad

Quién es
Juan Ricardo Correa comenzó su militancia social en plena crisis de 2001, con la asociación civil Verde Esperanza. Luego fue el referente local del Movimiento Barrios de Pie, hasta que la conducción de esa organización abandonó el kirchnerismo, en 2007.
Desde entonces, su militancia estuvo relacionada con diversos grupos hasta que en los últimos años fue referente de Segundo Centenario, organización que forma parte de Unidos y Organizados –en esa lista de concejales fue cuarto, en las últimas elecciones– cuyo líder nacional es el concejal de San Martín Hernán Letcher, nombre que trascendió en marzo, cuando desconocidos balearon su casa.
Antes de recibir esta “ayuda social” de parte del Municipio, Juancho Correa trabajaba como camionero de manera irregular. Previamente, fue propietario del almacén cultural Mate Cosido y antes empleado de Papel Prensa, de donde fue despedido –indemnización incluida– tras enviar una carta de lectores a este semanario en la que señalaba que una nota firmada por “los trabajadores” de la fábrica en pleno conflicto con el Gobierno nacional había sido redactada por “el personal jerárquico”.

Qué hace
La tarea de Juancho Correa en Desarrollo Humano es la de una especie de coordinador de abordaje territorial en barrios como Bajo Tala y El Amanecer. En el primero, acompaña a los vecinos en el proceso de instalación del agua potable, que lleva algunos avances: pusieron la bomba, están armando los circuitos eléctricos y cavando para la instalación de los caños de la red madre.
Los habitantes de ese barrio llevan adelante actividades colectivas para recaudar fondos que permitan solventar la instalación en cada uno de sus hogares de ese servicio esencial. Además, abrieron una sede para el plan Fines de terminalidad de secundaria, con unos 30 inscriptos y preparan carteles para señalizar el acceso a la zona.
También desarrolla tareas en el barrio El Amanecer, donde comenzaron a recuperar el antiguo parabólico de la Bajada de Chaves; y propició un acercamiento de Desarrollo Humano con el Centro de Referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.
Entre sus proyectos está el de la creación en esos dos barrios de Centros de Participación Barrial (CPB), parte de lo que en 2007 diseñó como proyecto para Desarrollo Humano en su participación en la campaña de Carlos Rotundo, en cuya lista iba a ser candidato, aunque quedó afuera a último momento.

Los gastos del Fondo de Inclusión
El denominado FIS (Fondo de Inclusión Social) que envía la Provincia de Buenos Aires tiene imputados en el Rafam gastos a través de decretos entre los que figuran las “ayudas sociales con contraprestación” –como la otorgada a Juancho Correa–; “ayudas a personas” en dinero, en mercaderías, materiales e indumentaria; a comedores; entre otras.
Las imputaciones de 2013 que figuran en Rafam son 1.223 por un total de 2.594.805,27 pesos. Entre ellas están los decretos del Programa Municipal de Inclusión Social con contraprestación de servicios, entre cuyos beneficiarios hay punteros políticos; militantes sociales; personas en conflicto con la ley penal a quienes la “inclusión” no les funcionó demasiado ya que fueron apresados por robos calificados y venta de drogas, por ejemplo; profesionales que se desempeñan en diversos programas; y hasta empleados municipales.
De allí también se pagó la revista de Desarrollo Humano publicada a todo color el mes pasado, que costó alrededor de 2 mil pesos.
Para la comprensión de todo esto, que forma parte la Rendición de Cuentas, La Opinión analiza las imputaciones y decretos, cuyo detalle será publicado en próximas ediciones.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias