21.2 C
San Pedro
sábado, enero 16, 2021

Incendios en Nueva Isla: el relato de una familia que fue evacuada y perdió su rancho

Amadeo, su esposa y tres hijos tuvieron que abandonar la casa que tienen en el delta porque fue alcanzada por las llamas el jueves por la tarde. "Sacamos lo que más cosas de valor teníamos pero después no nos dio tiempo a nada. El fuego nos encerraba si nos quedamos", aseguró el hombre a La Opinión.

Publicidad

 

Los incendios que se produjeron desde el jueves al mediodía en la zona de islas en el río Paraná preocupó a muchos sampedrinos que tienen ranchos y animales. Incluso, algunos de ellos perdieron todo como el caso de de una familia que estaba asentada en Nueva Isla donde se registraron al menos tres focos.

Publicidad

Amadeo, su esposa y tres hijos de 25, 27 y 29 años tienen una casa, ovejas y caballos en un sector próximo al riacho, frente al ingreso a la dársena de Pescadores. “Perdimos casi todo lo que es el tema del rancho, el fuego no nos dio tiempo a nada”, aseguró el hombre que tuvo que mudarse definitivamente a su vivienda de la ciudad en la que habita cuando debe ir a trabajar.

“El fuego comenzó al mediodía en la isla que está en frente, en la isla Victores. Cuando llegué a las 15.00 del trabajo llamé y me dijeron que había pasado para este lado el fuego donde estábamos nosotros. Sacamos las cosas para la costa, lo que más pudimos. Justo pasaron unos muchachos en canoa y nos ayudaron y después llegó Prefectura y Bomberos”, relató Amadeo.

Como su pareja, Marisa de 47 años, es diabética, desde marzo, por ser paciente de riesgo ante el coronavirus, se fue al rancho en la isla y sólo regresó en contadas oportunidades a la ciudad a hacer trámites. Allí, pasaba sus días junto a los animales que la familia compró “como para tener algo”, explicó su esposo.

En Nueva Isla no fue la única casa que se quemó: “Hubo dos o tres ranchos de ahí que no quedó nada. Ahí hay como cinco o seis ranchos. Donde estamos cerca hay cuatro o cinco y algunos se quemaron. Nosotros sacamos lo que más cosas de valor teníamos pero después no nos dio tiempo a nada. El fuego nos encerraba si nos quedamos”.

Por último, Amadeo manifestó que “hace tres meses” en la Nueva Isla hubo focos ígneos pero, en aquella ocasión, pudieron apagarlo: “Se incendió una parte más lejos pero nosotros la llegamos a apagar porque empezó sobre la costa, en el riacho, y se apagó. Lo que es la zona más cerca del puerto se venía salvando. Ayer no se pudo hacer nada”.

La familia perdió muchas pertenencias y necesita colaboración para recuperar algunas de ellas. Quien pueda colaborar con camas, colchones, chapas, cocinas o algún otro elemento puede comunicarse al 3329-564572.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias