28.9 C
San Pedro
viernes, octubre 22, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Higgins debería declarar el Jueves en San Nicolás

El pedido de indagatoria tiene fecha precisa: el Jueves Max Higgins debería acudir al Juzgado Federal para responder en la causa por usurpación de marcas iniciada por Disney Company. Hay un problema: no está notificado.

 

Pasado mañana el magnate jamaiquino, debería comparecer en San Nicolás. Nada de eso sucederá, porque en el mes de Enero se lo citó a declaración indagatoria pero no se pudo dar con su paradero para notificarlo. Los agentes judiciales, llegaron al edificio donde funcionaban sus oficinas y se encontraron con una custodia que les indicó que el paradero del dueño del parque temático, era desconocido. El estudio Lima que lo patrocinó desde un principio también dice desconocer su paradero. En síntesis, todos lo buscan por el juicio de la marca pero nadie por el dinero.
Pese a los múltiples reclamos de inversores jamaiquinos y norteamericanos que fueron defraudados por Max Higgins, nadie lo busca en Argentina por esas cuestiones.
Más de 20 personas han dirigido distintos mails con el propósito de que este medio les brinde alguna pista sobre el lugar donde se podría encontrar el empresario.
Cuando la causa argentina termine y en el peor de los casos, la condena del Juez, se traducirá en una pena menor y excarcelable, salvo que alguien le inicie una demanda civil de resarcimiento económico: algo muy difícil si se toma en cuenta que se trata de alguien que en todos los bancos de datos aparece como un insolvente, calificación que fue ratificada por su esposa, Sandra Noemí Zapata quien reveló recientemente su historia, tras un episodio de violencia familiar, en la causa que se tramita en la Fiscalía Nº 2 a cargo del Dr. De Felipe, hay varias iniciativas en marcha para comenzar a citar a quienes puedan saber algo sobre su origen y paradero.
Entre otras cuestiones, trascendió que el “vendedor de sueños” realizó una transferencia de 25.000 dólares a una cuenta de una sucursal de un banco sampedrino.
Por otra parte, este medio pudo saber que cuando se le pidió al Intendente Barbieri alguna explicación sobre la llegada de Higgins sólo se limitó a decir que había recibido al jamaiquino como a cualquier inversor.

Publicidad

La Opinión a declarar
Casi como si se tratara de un cuento de ficción, dos periodistas de este medio fueron citados para prestar testimonio. Sólo en las historias propias del género suceden estos episodios. Usted preguntará cual sería la razón que justifique el pago de los viáticos correspondientes para el traslado a San Nicolás; ¿qué tendrían de interesante en su haber estos periodistas? Bien, la realidad indica que fueron llamados a prestar declaración con el único fin de acreditar y dar por certificada la desgrabación de las entrevistas que fueron realizadas por La Radio a Emile Max Higgins.

Un prontuario muerto en el placard
La única traba seria que afrontaba la aportó la ex mujer del timador jamaiquino, Sandra Zapata. En una entrevista otorgada a la Revista Noticias, la bailarina de tango que supo conquistar a Max en 2006 se decidió a contar otra parte de la historia. Al relato anterior sobre el litigio que existía por violencia familiar ahora se sumaba un sucio prontuario oculto que lo mostraba a Max Higgins como “un estafador profesional”, como lo define el informe que el Servicio de Migraciones de Gran Bretaña realizó sobre su persona.
Doce años atrás, en 1996 la Corte de la Corona de Isleworth, en el Reino Unido condenó al jamaiquino a tres años de prisión por haber obtenido bienes mediante engaño y por utilización de documentos falsos. Es que en aquel país el emprendedor de Disney Mundo había estafado a dos grandes bancos y a una conocida tarjeta de crédito, peces mucho más grandes que los pobres inversores jamaiquinos que fueron engañados tiempo después.
Relata Colin Lloyd, uno de los miembros de Scotland Yard que investigó a Higgins que “utilizó membretes verdaderos y la firma de funcionarios reales, pero que levantó el texto original e insertó su propio texto para mandarlas luego por fax a la empresa de tarjetas de crédito”. Así certificó sus fondos y el título nobiliario que se adjudicó y que no dudó en traer en su valija a este lado del mundo.
Los relatos de la madre de Princesa, la hija argentina de Sir Higgins, continúan dejando en claro que los antecedentes penales de su ex marido eran suficientes como para negarle la entrada al país, sobre todo teniendo en cuenta el pedido de captura internacional que pesa sobre sus espaldas. Sin embargo, nunca mejor dicho, ARGENTINA PAÍS GENEROSO, no sólo lo dejó entrar sino que permitió toda la ostentación propia de los que ocultan algo, lo cual no hizo más que confundir a la sociedad dándole al jamaiquino el margen de maniobra necesario para realizar su estafa por estos lares y como si esto fuera poco y por el mismo precio obtuvo mas rápido que Al Kazar, la ciudadanía argentina.
En su recorrido mediático Sandra Zapata pasó por el programa de Chiche Gelblung. Al ser indagada sobre la carencia de sospechas sobre su marido se permitió esbozar que en un momento dudó sobre los ingresos del dueño de Higgins Warner y éste le confirmó que habían sido provenientes del narcotráfico. Un salto cualitativo enorme si tomamos en cuenta que pasó de no sospechar nada a afirmar que el origen del dinero era ni más ni menos que el tráfico de estupefacientes.

¡Parece Mentira!
Con una historia que todavía no ha llegado a cumplir un año son varias las cosas que causan indignación.

•Parece mentira que el dueño del campo que le prestó (recordamos que el predio de Vuelta de Obligado nunca se vendió) a Max Higgins su propiedad para instalar los carteles de promoción no haya dado ninguna explicación al respecto.
•Parece mentira que nadie en ningún momento, en la República Argentina haya revisado los antecedentes penales del jamaiquino en el mundo.
•Parece mentira que Sandra Zapata no haya sospechado antes sobre la dudosa procedencia del dinero. Parece mentira también que siendo el padre de su hija desconozca su paradero y no ejerza el reclamo por asignaciones familiares.
•Parece mentira que con tanto material susceptible de juicio ningún fiscal haya actuado de oficio emprendiendo una investigación seria.
•Parece mentira que Irene Benedetti, la segunda vicepresidenta de Higgins Warner, nunca haya sido vista más que en fotos y que en su morada aparezcan todas las cuentas sin pagar por debajo de la puerta.
•Parece mentira que un departamento a nombre de Inversiones Monte Quemado S.A. siga siendo la morada de la mujer despechada y…
•Parece mentira que en los próximos días podamos publicar una nueva sociedad que lo tiene como protagonista!!! (continuará)

La esperanza es lo último que se pierde
O para decirlo de otra manera, es lo único que les queda a los inversores que uno a uno continúan contactando a la redacción de este semanario con un claro pedido de ayuda. Uno de ellos en particular pidió que publiquemos su historia para despertar la conmoción de los lectores y socavar información que pueda ayudarlo a recuperar su dinero. Esta fue la carta que acercó a este medio.

My story is this, I heard of Higgins through a friend in Jamaica who had invested and had gotten her interest. I googled the company’s name and got enough information from their website that seemed legitimate.
I contacted the company and got a response from Emile referring me to his agent Kenrick Gilpin. When I contacted Gilpin he sent his agent Sam Warman here in Florida who collected a cheque in the amouunt of US$5,000 and I signed a contract. I should receive interest each month, 2 of which I got and the rest is history….excuses after excuses.
I contacted Higgins warner and a Sonia who claimed our money would have been paid in March or April yet to date they have stopped communicating and no money.
I need help in recouping my money.

Esta es mi historia. Escuché sobre Higgins a través de una amiga en Jamaica que había invertido en la empresa y había recibido el interés correspondiente. Busqué el nombre de la compañía en Google y recaudé bastante información de su página que parecía legítima.
Me contacté con la empresa y recibí una respuesta de Emile indicándome que contacte a su agente Kenrick Gilpin. Cuando me contacté con él, dijo que mandaría a su agente Sam Warman que vivía aquí en Florida el cual recogió el cheque por una suma de U$S 5000 dólares y firmó un contrato. Debía recibir intereses cada mes, dos de los cuales recibí y el resto es historia, excusas tras excusas.
Me contacté con Higgins Warner y una chica de nombre Sonia afirmó que mi dinero iba a ser pagado en Marzo y Abril. Hasta hoy el dinero no fue pagado y dejaron de comunicarse con nosotros.
Necesito ayuda para recuperar mi dinero.

Este, es otro grito desesperado de alguien que busca asistencia, alguna pista que lo acerque a su dinero. Tanto él como diferentes inversores se juntan a compartir información en numerosos blogs alrededor del mundo. Allí algunos argentinos que participan afirman que existen en nuestro país otras denuncias aparte de la conocida causa por violencia familiar que le iniciara Sandra Zapata. Estafa, robo y quiebra serían, entre otras, las acusaciones que sostienen las diferentes causas.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias