9.5 C
San Pedro
lunes, julio 26, 2021
spot_img

Hacen falta “Pumas” en la política

Cuando uno se sienta frente al televisor y ve a esa treintena de argentinos salir al campo de juego del Mundial de Rugby que se desarrolla en Francia, admira el valor, el coraje y el espíritu ganador de esos hombres que llevan con orgullo en su camiseta los colores celeste y blanco que la identifican con nuestra bandera. La mayoría de ellos son profesionales y juegan en clubes de países desarrollados, como Francia e Inglaterra, y otros son casi jugadores amateurs que militan en humildes y sufridos equipos de rugby de nuestro país. Unos están en la elite máxima de ese deporte, con elevados ingresos en euros o dólares por sus contratos, con toda una avanzada organización e infraestructura a su servicio. Unos pocos juegan en clubes nacionales como Hindú, CASI, Newman o Alumni, con todas las limitaciones económicas e institucionales que sufren esas entidades sin fines de lucro. Pero allí en Francia, son todos iguales; no hay reyes ni príncipes…solo compañeros…solo jugadores. Seguramente no todos comparten los mismos gustos e ideas, tanto en su actitud personal como en sus preferencias políticas, pero cuando salen a la cancha no hay peronistas, ni radicales, ni socialistas, ni de derecha ni de izquierda…Simplemente hay un objetivo común a todos ellos, defender con honor los colores argentinos y, si es posible, GANAR cada encuentro, o dejar el alma sobre el césped aún en la derrota. Los “PUMAS” son un EQUIPO. Quince hombres que comparten su pasión, esfuerzo, sacrificio y solidaridad dentro de la cancha y otros quince que sentados en el banco de suplentes, alientan a sus compañeros sin envidias, sin egoísmos y sin resentimientos por no tener contacto con esa “ovalada” que aman y desean tener entre sus manos. La dirigencia política debería mirarse en el espejo de esos “Pumas” para que toda la sociedad argentina termine obteniendo el triunfo más importante y valioso de su historia, el despegue definitivo hacia un destino de progreso y de grandeza. Pero esto es simplemente una utopía, porque la humildad de los Pumas, su sentido de equipo, y la solidaridad de cada uno de ellos para con el resto, se contrapone a la soberbia de los políticos, a su individualismo unipersonal y a la indiferencia para con aquellos para quienes deberían gobernar. Los Pumas, algunos muy jóvenes y otros que ya pasaron largamente los 30; salen a la cancha con el inmenso ORGULLO de ser argentinos; con esa camiseta celeste y blanca pegada a la piel. Si hasta uno se llena de emoción de verlos abrazados en el centro de la cancha, y observando como los ojos de esos grandotes corpulentos se humedecen cuando con toda la fuerza de sus voces entonan el Himno Nacional sintiendo verdaderamente a su Patria, en su mente, en su corazón y en su alma. Personalmente nunca he visto a dirigentes políticos emocionarse demasiado escuchando y entonando el Himno en aburridos actos oficiales, y mucho menos los he visto cantarlo con voz firme, apenas un murmullo, simplemente como un mero compromiso. Después si, llegan los discursos, encendidos y altisonantes. Las arengas despectivas, la agresión constante. Señores políticos: No dejen de verse en el espejo de ese puñado de hombres que salen a la cancha a jugar por el honor y la gloria y no por el dinero. Ellos y no ustedes son los que representan el espíritu patriótico y el sentir nacional de todos los argentinos..No dejen de verlos, tal vez se contagien y aprendan a convertirse en un EQUIPO, para que todos juntos, finalmente, GANEMOS algún día. P.D.: Aclaro que éstas palabras no son mías pero, no importa quien las dijo sino lo que dice… Para reflexionar… ¿No? Rubén Javier Martínez.

Publicidad

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias