5.7 C
San Pedro
lunes, agosto 2, 2021
Publicidadspot_imgspot_img

Guillermo Sancho rompió el silencio y recordó cómo comenzó la pandemia en la ciudad

A 24 horas de confirmar 100.250 muertos en el país, el médico que dirigió la Secretaría de Salud cuando comenzó la pandemia habló públicamente y reveló en Radio Cuarentena que en medio de la incertidumbre pidió comprar "300 bolsas mortuorias" porque las proyecciones sin vacunas ni tratamiento marcaban un triste panorama en el mundo.

Publicidad

 

Guillermo Sancho habló públicamente por primera vez desde que no está a cargo de la Secretaría de Salud de la Municipalidad y reconoció que esperaba las cifras de fallecidos con coronavirus que hay actualmente (215) en San Pedro: “Los números de fallecidos que tenemos hoy, los teníamos calculados. Pensamos que se iba a desarrollar más rápidamente si todo venía con los porcentajes de personas estimados”.

Publicidad

“Por el número que saqué, yo pedí comprar 300 bolsas mortuorias. Compramos 100 porque no había tanto dinero en ese momento”, agregó el exfuncionario en Radio Cuarentena este jueves, un día después de que Argentina superó los 100 mil muertos por Covid-19. Y explicó las razones: “Es por los porcentajes que se estaban hablando de cuántas personas se iban a enfermar, de esas cuántas gravemente y cuántas lamentablemente iban a fallecer. Tenemos 10 mil afiliados de PAMI y 13 geriátricos, con ese número podíamos dimensionar qué gravedad podíamos tener”.

“En ese momento -continuó- se visualizaba que a las personas mayores de 60 años en un gran porcentaje realmente se complicaba. Nos preocupaba el porcentaje de camas de terapia intensiva, y sobre todo, no tener la herramienta para mitigar el contagio, que es el testeo. Desde el primer momento hubo mucha incertidumbre. Tratamos de verlo de la forma más objetiva a través de los parámetros que nos estaban dando otros países, que eso fue una ventaja que tuvo Argentina con todo el resto del continente, poder ver la película un poquito antes”.

Ante el avance del coronavirus en el mundo, la Secretaría de Salud conducida por Sancho se asesoró con personas que estaban trabajando en la pandemia en España, uno de los países de Europa más afectados: “Nos decían de algunos porcentajes, de complicaciones, de pacientes que se complicaban, porcentajes de gente que se infectaba y nos llamó demasiado la atención. Teníamos que ver la forma objetiva de medirlo y eso era a través de la experiencia de otro lugar, que no nos dejaba duda de que podíamos tener una situación muy compleja. Potencias mundiales sanitarias estaban colapsando y me daba terror que pasara acá”.

El kinesiólogo aseguró que la “cuarentena estricta” fue un acierto: “Nosotros podíamos ir viendo que pasaba, por eso fue la mejor estrategia que se nos ocurrió a nivel nacional y provincial. Podemos debatir la duración, pero creo que el sistema de salud argentino si hubiese entrado rápidamente el coronavirus hubiese sido realmente un desastre porque no teníamos absolutamente nada en ese momento. No teníamos nada y no se conseguía. La desesperación nuestra nos llevó a fabricar insumos en la fábrica de Scazzariello”.

Y añadió: “Era un escenario que nadie quería, pero nos estábamos preparando para ese escenario. Por eso la obsesión. Nos podemos equivocar, en la facultad nadie curso pandemia 1, 2 y 3. Reconozco haber tenido un cierre prematuro, pero nos permitió organizarnos de una mejor manera. Hay aciertos y desaciertos, no va por ese lado. Cuento lo más objetivamente mi sensación de lo que me pasaba”.

Sancho con la obra de Coqui López en el Hospital en homenaje al personal de salud. Foto: La Opinión.

Quien dejó el cargo el 31 de enero de 2021 tras la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo que legalizó y despenalizó el aborto en la Argentina reconoció que “no había absolutamente nada” de insumos para enfrentar al virus y fueron jornadas de “mucha incertidumbre”. Aun así, hubo personas que por entonces definieron su panorama como “muy exagerado”. “Había voces que subestimaban un poquito la situación”, dijo.

El último mes de su gestión llegaron las primeras dosis de vacunas Sputnik V a San Pedro. Guillermo Sancho fue uno de los que transportó la primera heladera con dosis desde la camioneta del Correo Argentino a un freezer del Hospital: “Afortunadamente y en tiempo récord llegó. En principio se hablaba de 3, 4 o 5 años para poder contar con eso. Afortunadamente hoy contamos con una vacuna y creo que va a ser la diferencia, que de a poco vayamos retomando el mundo que todos conocemos y la forma que nos manejábamos antes del 2020”.

Sancho y Gutiérrez bajaron la conservadora con vacunas. Foto: La Opinión.

El distrito tiene al 15 de julio 27.974 vecinos inoculados con la primera dosis de Sputnik V, AstraZenea-Covishield o Sinopharm. De ellos, 7.585 completaron el esquema que para el exfuncionario es fundamental: “Un porcentaje dónde se puede tener una inmunidad bastante importante es un 40% de la población vacunada con la dos dosis. Lo ideal sería un 60% de vacunados con las dos dosis. Cuanto más porcentaje de población esté vacunada menos circula el virus también, entonces es todo un círculo virtuoso”.

“Sé que hay varias personas que se han vacunado y que han pasado cuadros graves, otros de forma más leve y lamentablemente algunos han fallecido. De todas maneras, las ventajas de estar vacunado son muy grandes. Con la cantidad de casos activos que tuvimos si no hubiese estado la vacuna en el medio hubiésemos tenido lamentablemente muchos más fallecidos”, amplió.

Aun con la población inmunizada, el médico imagina “un par de años de cuidado” por el surgimiento de nuevas cepas. También, vaticinó que “las vacunas irán evolucionando”. “Estuvimos siempre a favor de la vacunación, que tenía que ser masiva y lo más rápido posible. La verdad que evitar una segunda ola o que tuviese el menor impacto posible hubiese sido y es muy importante”, recalcó.

Para Sancho, el cierre de la Clínica San Pedro es “catastrófico” porque se perdió un “actor” donde se atienden unos 7 mil pacientes de PAMI y el Hospital “no tiene capacidad para absorber esa demanda”. “Perder semejante volumen de atenciones me parece que es gravísimo. Primero hay que pensar en el paciente y después en todo lo que vos quieras, pero primero en el paciente. Desde este punto de vista es gravísimo, más allá de que uno tiene que ser solidario con la gente que se queda sin trabajo”, aseveró.

Foto: La Opinión.

Respecto de alternativas para que continúe funcionando, manifestó que “habría que buscarla” y sostuvo que “PAMI no puede dejar a sus afiliados sin una respuesta”. Y agregó: “Me parece que a través de la emergencia sanitaria el Estado podría tomar una intervención más activa. Sé que la clínica está tratando de buscar una alternativa con otros agentes”.

Además, destacó la importancia del sanatorio durante su mandato en la Secretaría de Salud: “El año pasado era inconcebible tener el sistema de salud sin la Clínica San Pedro, se hicieron cargo de sus afiliados, de los de PAMI que capitan. Fue muchísima la demanda y los médicos que estaban en internación, el doctor (Gabriel) Sayago y Micaela Schiaffino hicieron un trabajo tremendo con todos los médicos. Si el año pasado no hubiésemos tenido la clínica, hubiese sido muy complejo”.

Sancho entiende que “los números de la segunda ola” no se van a repetir en la tercera, aunque sí va a depender “del porcentaje de inmunidad que tengamos con dos dosis” de las vacunas y cuándo empiece a tener “circulación comunitaria” la variante Delta de coronavirus.

El primer día de trabajo de Sancho en el sanatorio Coopser fue esta semana.
El primer día de trabajo de Sancho en el sanatorio Coopser fue esta semana. Foto: La Opinión.

Alejado de su cargo en el Ejecutivo, el exfuncionario reveló que el único que se comunicó con él fue Daniel Creus, su sucesor, cuando supo que estaba colaborando en la atención a pacientes Covid-19 en el Sanatorio Coopser, aunque no para hacerle una consulta.

“Quedarme pasivo no es una cuestión que va conmigo, cuando veo que en algo puedo ayudar no me puedo quedar pasivo en eso. Me ofrecieron retomar actividades relacionados al Covid-19 no con demasiado detalle”, expresó sobre la tarea que dejó días atrás porque lo consideró “un ciclo” y ante la baja de consultas “se pueden manejar bien con otros médicos de seguimiento”. En caso de un rebrote, estará “a disposición para dar una mano”.

Por último, explicó por qué prefirió no expresarse públicamente tras su salida de la Secretaría de Salud: “Lo que me pareció más prudente en este tiempo que pasó es llamarme al silencio y colaborar desde mi lugar en todo lo que se puede hacer como lo hicieron tantos profesionales de la salud y todo el sistema de salud en realidad”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias