29 C
San Pedro
sábado, febrero 27, 2021

Silvio Iuvalé decidió colgar los botines

El volante que supiera vestir la camiseta de la selección sampedrina y luego pasó por varios clubes importantes de primera división, dejó la actividad después de más 25 años jugando al fútbol.

Publicidad

 

Con 42 años y una trayectoria formidable, el millanense Silvio Iuvalé decidió dejar el fútbol llevándose un sinfín de recuerdos y un merecido reconocimiento que se supo ganar por lo valorable que fue tanto adentro como afuera de la cancha.

Publicidad

No abundan los jugadores que hayan perdurado tanto tiempo en la elite del fútbol argentino pero sin dudas para lograrlo hay que hacer algo y Silvio Iuvalé “las hizo a todas”. Pasó por el fútbol “chacarero” como le llaman, incursionó en las inferiores de Afa, pasó por el fútbol de ascenso y tuvo su premio cuando llegó a primera división, donde no pasó desapercibido por diversos motivos.

En cada club donde jugó dejó su sello por ser un ganador nato, de esos que contagia con las ganas y el sentimiento que le ponía a cada camiseta sea del color que sea, y con solo verlo transitar las canchas con 41 años bastó para darse cuenta de lo que sentía, siente y sentirá por el fútbol.

Su enorme trayectoria comenzó a fundarse en las inferiores del Club Colonia Velaz, años después convertido en Gral. San Martín de Pérez Millán. Allí pasó por los Torneos de la Liga Deportiva Sampedrina en donde llegó a jugar en la selección Sub 17 que disputó la final del certamen ante San Nicolás, y los Torneos Bonaerenses también representando a San Pedro.

Sus cualidades deportivas lo llevaron rápidamente a incorporarse a las inferiores de Newell’s de Rosario y más tarde a Central Córdoba de la misma ciudad. Allí pegó el salto a la primera división, logró el ascenso y no paró más.

Tuvo otro ascenso a primera con Quilmes, luego vino Juventud Antoniana de Salta, Tiro Federal de Rosario, Gimnasia de Jujuy donde es uno de los ídolos del club; Atlético Tucumán, Sarmiento de Junín, Santamarina de Tandil, Córdoba de Santiago del Estero y Defensores de Belgrano, donde cerró su carrera sobresaliendo y siendo el símbolo del “Granate” de Villa Ramallo en un certamen tan exigente como lo es el Argentino A.

Iuvalé jamás se olvidó de sus raíces y eso se valora, seguirá ligado al fútbol de la región trabajando en el club Defensores de Belgrano formando jugadores en inferiores y acompañando al plantel profesional que se prepara para otra temporada en el certamen nacional; por allí hay quienes se animan a soñar con el volante quemando sus últimos cartuchos en su “General” querido de Pérez Millán, aunque será difícil que se dé, la ilusión es lo último que se pierde y más aún si se trata de alguien que respiró y sintió el fútbol con el corazón.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias