17.3 C
San Pedro
viernes, abril 23, 2021

El último trimestre será trágico para las finanzas municipales

El Gobierno de Giovanettoni no tiene resto. Sin capacidad de recaudación propia, la coparticipación no alcanza para hacer frente a todos los compromisos. El Ejecutivo busca que Provincia transforme en subsidios no reintegrables los adelantos hechos hasta el momento, al tiempo que pidió otros para dejarle al próximo intendente una situación por lo menos manejable. En La Plata miran con preocupación la gestión financiera local, que no difiere demasiado de la del año pasado, cuando gobernaba Guacone.

Publicidad

 

Son tiempos difíciles para la economía del Estado municipal, cuyo repunte no fue el que se esparaba desde la renuncia de Guacone, a quien la falta de respaldo político lo dejó sin margen de maniobra aunque en una situación financiera no tan alejada a la que sufre el Gobierno de Fabio Giovanettoni, al que  le quedan tres meses cuesta arriba muy complicados.

Publicidad

El actual Jefe Comunal, ya fuera de toda disputa política tras perder en la interna del Frente para la Victoria con Julio Pángaro, busca terminar su interinato sin mayores sobresaltos que los que tenía proyectados, aunque la transición hacia el próximo gobierno, con las elecciones en el medio, lo pondrán en el centro de las críticas, en la medida en que es aquello con lo que pueden comparar los candidatos para interpelar a los electores respecto de lo que deberá encararse en 2016.

En el Gobierno provincial siguen con preocupación la realidad local. Analizan la situación de San Pedro tal y como lo hicieron cuando gobernaba Guacone: es un gobierno del oficialismo y hay que cuidarlo en la medida de lo posible, porque todo puede repercutir en las aspiraciones presidenciales de Scioli.

Aun así, no dejan de observar que el triunfo de Cambiemos -con los votos de Salazar, Rosa y López- fue abrumador sobre el Frente para la Victoria -con Pángaro, Giovanettoni y Estelrrich-, por lo que en el mapa de los municipios con problemas a los que Provincia debe asistir con urgencia, San Pedro ya no rankea tan bien. “Todo tiene un límite”, repiten.

Un problemita millonario
Sólo para salarios, el Gobierno necesita este mes más de 13 millones de pesos, que se verán incrementados en los subsiguientes producto del aumento otorgado a los trabajadores municipales, que repercute además en los abultados sueldos que van a los bolsillos de intendente y concejales.

En la Secretaría de Economía que conduce Roberto Borgo hacen números pero las variables no dejan demasiado lugar para maniobrar. Los descuentos de IPS y el IOMA pesarán mucho más este mes, tras el aguinaldo. Sólo la obra social tiene que retener alrededor de 3 millones de pesos.

Todo indica que el Gobierno buscará lo que supo lograr Guacone antes de su caída: generar contactos con el presidente de la obra social de los empleados públicos en la provincia, Antonio La Scaleia, para dialogar respecto de la posibilidad de las retenciones se hagan en cuotas y evitar así descuentos excesivos en el número final de coparticipación que ingresará. De todos modos no es más que postergar una deuda que tarde o temprano habrá que pagar.

Además, San Pedro le debe a Provincia unos cuatro millones de pesos de adelanto de coparticipación, que buscarán se transformen en Aporte del Tesoro Provincial, aunque la situación para que eso suceda no es la mejor.

Giovanettoni espera otro adelanto para este mes, de alrededor de 2 millones, que Provincia estaría dispuesta a entregar siempre y cuando sea este intendente el que lo pague, por lo que la devolución debería ser inmediata y tampoco serviría de mucho para afrontar la asfixia económica.

Es la política, siempre
Los recursos políticos se le pusieron cuesta arriba a Giovanettoni cuando tuvo expresiones de apoyo a Florencio Randazzo, quien finalmente no fue precandidato a presidente, aunque el interino se cuidara en esos momento de dar señales explícitas respecto de dónde jugaría.

En frente, todo el PJ local -con cuatro funcionarios del gobierno provincial, uno de ellos precandidado y rival en la interna- se ocuparon de deslizar esa situación en los despachos ministeriales y de recordar que la suya era una pertenencia sciolista sin cortapisas.

Las desventajas con las que Giovanettoni transitó la interna partidaria del Frente para la Victoria tuvo repercusiones en la gestión. Algunas puertas dejaron de abrirse como antes y  hasta un vericueto administrativo lo privó del descubierto bancario generoso con que contaba Guacone.

No siempre que lo requirió fue atendido. De hecho, las gestiones más importantes que mostró en la campaña fueron hechas con el Gobierno nacional, como el programa de 88 viviendas para la zona del barrio Arcor, la depuradora para el CIC o los convenios para la repavimentación de las rutas 191 y 1001 y el mejoramiento de los caminos rurales.

La transición de Giovanettoni parece destinada a pagar un costo político cuyo único precedente es el de Guacone. No correrá la misma suerte que aquel y el 10 de diciembre entregará el mando, pero con una debilidad política que lo condenará al ostracismo.

En el Gobierno provincial ya no lo escuchan y Pángaro guarda una distancia cautelosa, que le permite decir en reuniones privadas lo mismo que Giovanettoni decía en público cuando Guacone ya no tenía quien lo defendiera: desde Provincia cumplieron con creces para con San Pedro, no sólo en términos de lo que debe enviarse por coparticipación, sino además con adelantos y aportes no reintegrables; los deberes hay que hacerlos en casa.

Los aportes provinciales
En el primer semestre del año, el Gobierno provincial giró a San Pedro un total de  155.949.682 de pesos en recursos económicos relacionados con la coparticipación, lo que incluye a los fondos Sojero y Educativo.

La coparticipación bruta fue de $ 115.107.276; por fondos de descentralización llegaron $ 394.428; por juegos de azar, $ 2.417.686; el Fondo de Fortalecimiento de Planes Sociales aportó $ 1.834.658; el Fondo de saneamiento ambiental para el tratamiento de residuos, $ 598.261 ; el Fondo de Fortalecimiento de los recursos municipales, $ 6.361.336 ; y el Fondo de inclusión social, $ 2.719.624 .

Además, llegaron $ 5.324.868  de Fondo Solidario provincial (Sojero) y $ 16.191.545 del Fondo de Financiamiento Educativo.

A ello hay que sumarle los aportes del tesoro provincial (ATP), los del nacional (ATN) y los adelantos de coparticipación.

Para dar cuentas de que la situación es similar a la de hace exactamente un año bastan las palabras del propio Giovanettoni cuando, todavía concejal, defendió al Gobierno de Scioli: “Hubo quienes dijeron que el Gobierno de la provincia le soltó la mano al intendente (Guacone) y dejó en el olvido al trabajador municipal; y no es así: a fines de agosto el Gobierno de Daniel Scioli envió 119 millones de pesos a San Pedro, mientras que Baradero recibió 50 y San Nicolás 102”, dijo en sesión del 01 de octubre del año pasado. Los números de 2015 expresan lo mismo: San Pedro recibió de Provincia  $ 155.949.682; San Nicolás, $ 134.834.473; y Baradero, $ 66.116.296. “Hay que buscar soluciones ya, el Ejecutivo sobre todo” porque, consideró en 2014, “debe revertirse la cuestión desde lo local”. En ese momento era concejal. Un año después, nueve meses de gestión propia después, San Pedro no pudo mostrar mejoría en ese sentido.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias