{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Edición 1455
Publicado el: Jueves, Febrero 27, 2020 - 15:45

El fiscal Granda pidió la preventiva del policía que disparó a Ángel Luna y lo acusó de “plantar” el arma

El fiscal consideró que no está acreditado que, como sostuvieron el policía Facundo Gómez y sus compañeros de procedimiento, Ángel Luna estuviera armado cuando le dispararon, a pesar de que en el acta de procedimiento figura un revólver calibre 38 que fue hallado junto al cuerpo sin vida. Los testimonios del personal del Hospital que acudió al lugar fueron fundamentales: nadie les dijo que había una persona armada y no vieron ningún arma. Gómez está imputado por homicidio agravado y hay otros efectivos acusados de encubrimiento y falso testimonio.

El fiscal Hernán Granda adelantó el sábado, en exclusiva en Sin Galera, que pidió la prisión preventiva para el policía Facundo Gómez, acusado del homicidio de Ángel Luna, del que este lunes se cumple un mes. El titular de la UFI 8 de Baradero, que investiga todos los casos que tienen a efectivos policiales acusados, imputó por falso testimonio a otros policías y logró construir una acusación gravísima: para él, la policía, tras matar al joven, “armó una escena” y “plantó” un arma.

Desde el principio hubo dudas respecto del arma que fue hallada al lado del cuerpo sin vida de Ángel Luna. Granda sostuvo que esas dudas “siguen vigentes” porque hay “una clara contradicción” entre los testimonios de los policías que actuaron esa madrugada y los civiles, tanto la familia del fallecido como médicos y camilleros que actuaron cuando la ambulancia fue requerida.

Granda informó que de los testimonios recogidos no surge acreditado que el revólver calibre 38 que secuestraron de la escena del hecho haya estado allí antes de que se desencadenara la intervención de Prefectura para hacer las pericias, en cuyo marco encontró el arma.

“Da la sensación de que hubo una manipulación, que el arma hubiera sido colocada en la mano de Luna para fingir un enfrentamiento”, consideró el fiscal Granda, por lo que sostiene la acusación de homicidio agravado contra el policía Facundo Gómez e imputó por encubrimiento y falso testimonios a sus compañeros de procedimiento.

“Los médicos y el camillero, cuando revisan el cuerpo no ven el arma y no se les advirtió que hubiera un arma. Llaman a la ambulancia porque dudan de si estaba vivo o no, ¿y no lo desarman? ¿No les avisan a los médicos que tenía un arma en la mano? Los médicos no ven ningún arma y luego aparece en el acta de procedimiento”, explicó el fiscal


Además, Granda sostiene en su acusación que el disparo fue “a boca de jarro”, es decir a muy corta distancia, lo que significa que el policía sabía que podía ser fatal, como lo fue. La autopsia determinó que el escopetazo con postas de goma fue a menos de un metro y en el cuerpo de la víctima hallaron restos de pólvora. “Eso indica que el disparo se hizo a centímetros, si no con la escopeta apoyada”, aseguró.

“Hay un problema con la versión policial, el detenido dice que alumbraba con una linterna, que lo vio a cuatro o cinco metros, que lo apuntaba con un arma, y entonces dice que tuvo que hacer un disparo, pero la autopsia revela que el disparo se hizo a boca de jarro”, detalló.

“Esto afecta la credibilidad del personal policial que actuó. Si se trató de un disparo accidental, debería reflejarse; si fue un error, debería asumirse como tal. Pero ahora tenemos otro problema: tenemos sospechada a toda la cadena posterior”, reveló el fiscal.

A los policías que llegaron detrás de Gómez, cuando ya había disparado, los imputó por encubrimiento y falso testimonio porque “ellos sostienen que cuando llegaron al lugar, estaba el cuerpo de Luna y tenía el revólver en la mano”.

El abogado defensor del policía Facundo Gómez, Hugo Lima (h), dijo que se opuso al pedido de prisión preventiva y que espera que en el transcurso de esta semana el juez de Garantías se expida.

“Ellos fueron porque había una persona que se había metido a la casa a las 4.00 de la mañana, en un lugar oscuro, con matorrales, pastos altos, un lugar oscuro, alumbrados con una linterna, había personas que habían estado haciendo lío y que tenía antecedentes”, señaló Lima.

“El arma apareció. El policía no conocía al fallecido, fue con balas de goma, que teóricamente no son letales. El policía hace un disparo para disuadir que salga y se encuentra con esta persona. Es una situación sumamente de riesgo y hoy podríamos estar hablando de la muerte de un policía. Se trataba de una persona peligrosa, con muchos antecedentes. Ocurrió lo que ocurrió, pero podría haber sido al revés”, aseguró.

“La policía fue convocada por esta gente, este efectivo estaba haciendo horas extras y se encontró con esto. La teoría del fiscal es eso, una teoría. Era un lugar oscuro, no se podía ver. Me cuesta pensar que la policía tenga por las dudas un arma para ponerla y montar una escena, que tenían un arma por las dudas”, destacó.

EDICION IMPRESA #1461
Lunes 13 Abril 2020

Comentarios