8.5 C
San Pedro
jueves, julio 29, 2021
spot_img

El estado regresó

“¿Las relaciones políticas? ¡Es un trabajo de jardinero!”. Así definía un pensador francés lo que debe ser un trabajo paciente, minucioso y artesanal: formar un gobierno, manejar un poder sobre el resto de los ciudadanos. “Achicar el Estado es agrandar la Nación” fue una consigna que orientó las reformas económicas e institucionales del liberalismo manejado por los organismos multilaterales de crédito a partir de la década del 80. En nuestro país gobernaba el Dr. Alfonsín y debió sufrir los embates de ese apotegma que integraba una suerte de “vademécum” que había marcado hacia los “países emergentes”: el Consenso de Washington. Nuestro país con Menem y De La Rua fue funcional y avanzó en ese sendero estrecho y llegó a tener uno de los aparatos estatales más chicos del mundo (Oscar Oszlak: “El mito del Estado Mínimo” en Revista de Desarrollo Económico). Este mismo ejemplo se vivió- con matices- en toda América Latina pero el fenómeno no cambió: hoy la población sana reclama un papel más activo del Estado en la recomposición del mercado de trabajo, en el desarrollo de una infraestructura económica y social, en una más justa distribución del ingreso y en la preservación del medio ambiente, el fortalecimiento de la educación pública y de los sistemas de atención de la salud, la priorización de la infancia y los ancianos, la promoción de los valores de solidaridad y responsabilidad social, un plan de inversiones en transportes y en comunicaciones, todo eso como una forma de recomponer la Nación. No las únicas pero sí muy importantes. En tal contexto es necesario y esencial pensar y re- pensar una política más equitativa, es decir, reformar lo existente conforme lo reclaman los mejores tributaristas. Por Elvio Macchia

Publicidad

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias