33.3 C
San Pedro
viernes, enero 22, 2021

El Estadio Municipal cumple 89 años: El “templo” del deporte sampedrino que nació por impulso del ciclismo

El 9 de julio de 1931, hace casi nueve décadas, se inauguró el predio que el gobierno local tiene en cuatro manzanas. Fue el Centro Unión Ciclista el que insistió en la construcción de un velódromo para los cientos de pedalistas que había en la época y el proyecto decantó en un polideportivo que a lo largo de su vida recibió un sinfín de eventos de toda índole. Además, en 1999 se fundó el gimnasio que fue la última gran obra en el espacio. Aunque hubo épocas en que lo administró la Liga Sampedrina (LDS), actualmente lo dispone la Dirección de Deportes.

Publicidad

 

Resulta imposible encontrar en San Pedro algún deportista profesional, amateur o aficionado que no haya pasado alguna vez por el Estadio Municipal en sus 89 años de vida, esos que cumple hoy porque se inauguró un 9 de julio, ya feriado por el Día de la Independencia, pero de 1931.

Publicidad

La historia, reportada en archivos de La Opinión y el blog San Pedro Histórico del historiador aficionado Fernando Chiodini, indica que fue el ciclismo el impulsor del proyecto. A principios del Siglo XX eran muchos los pedalistas que había en el partido quienes, a través del Centro Unión Ciclista expusieron la necesidad de contar con velódromo. La idea decantó en la construcción de un polideportivo donde se incluyó la pista en las cuatro manzanas que componen las calles Mitre, Bozzano, Belgrano y Casella.

El enorme terreno era propiedad de Eduardo González Bonorino y su esposa, Petrona Villa, quienes en abril de 1929 se lo vendieron a la Municipalidad a 8 mil pesos, precio insignificante en ese momento. Sobre ese solar se realizó la obra que dirigieron los arquitectos Suero y Donatti y se presentó al público hace casi nueve décadas con un evento masivo con diferentes actividades que disfrutaron cientos de sampedrino. Inicialmente, aunque se este medio no pudo establecer desde cuándo, se denominó Juan Domingo Perón hasta que en la década del 50 pasó a llamarse General San Martín. Aunque tampoco hay registro de fecha de cuando se modificó se nominación, pudo haber coincidido con 1955 cuando Perón fue derrocado por un gobierno militar y se hizo desaparecer toda insignia que recordara al presidente. En la ciudad, incluso, un barrio pasó a ser llamado Obrero y la calle Eva Perón volvió a ser Bartolomé Mitre.

El Estadio Municipal primitivo tenía sólo la cancha que actualmente es de fútbol y la tribuna techada que da a calle Belgrano. En 1986, con la presencia del Jefe de Estado Raúl Alfonsín se inauguró la grada descubierta sobre Bartolomé Mitre.

Otra de las grandes obras de infraestructura que se desarrolló en el predio fue el gimnasio cubierto que se inauguró en 1999 bajo la intendencia de Rodolfo "Titín" Trelles. Su gestación comenzó durante la intendencia de Julio Arturo Pángaro quien se fue en 1997 para ser Subsecretario de Asuntos Municipales del gobierno de la Provincia de Buenos Aires y su lugar lo ocupó Trelles por ser el primer concejal. Fue durante su período que se realizó el acto un viernes 15 de octubre y se descubrieron varias placas alusivas a la jornada y las autoridades que ocupaban cargos importantes por esos tiempos, como Ester Noat quien era Secretaria de Salud y Desarrollo Humano y Juan Luis Franzoia, Director de Deportes, Recreación y Tiempo Libre.

Aunque actualmente la Municipalidad lo administra a través de la Dirección de Deportes que conduce Ramiro Sánchez Negrete, hubo momentos en la línea de tiempo en que su destino estuvo en manos de la Liga Sampedrina (LDS) por ser la organizadora de los certámenes de fútbol y, de vez en cuando, alguna que otra disciplina. Eso ocurrió, por ejemplo, en 1967.

El Estadio Municipal se construyó por y para el deporte. Sólo teniendo en cuenta el fútbol, fue la casa de casi todos los equipos de San Pedro que compitieron en los torneos nacionales que cambiaron su denominación continuamente. También, sobre todo el campo principal que llegó a tener alguna vez riego artificial y butacas en su tribuna techada, albergó un sinfín de eventos culturales como los la mayoría de los recitales más importantes que se desarrollaron en la ciudad. Hoy en día, el General San Martín no está habilitado para dichos acontecimientos porque su infraestructura está resquebrajada por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento por parte de diferentes gobiernos locales para los que el deporte no fue prioridad.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias