30.1 C
San Pedro
martes, diciembre 7, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

El drama de los pacientes de Pami: “Es un peregrinar”

Este sábado en Sin Galera, afiliados a la obra social de jubilados y pensionados contaron sus experiencias con una modalidad de atención que lleva años sin modificarse y que implica demoras, trámites online, turnos en otras ciudades que no siempre se consiguen y la coincidencia en el relato respecto de la "peregrinación" que hay que hacer para lograr las prestaciones.

 

La obra social de jubilados y pensionados, PAMI, cubre en la ciudad a miles de afiliados que desde que cerró la clínica San Pedro sólo tienen al Hospital para atenderse, aunque muchas prestaciones deben ser derivadas a otras ciudades, puesto que no hay especialistas.

Publicidad

En cada programa, Sin Galera recibe mensajes y comentarios relacionados con dificultades para acceder a las prestaciones, quejas por las demoras en la atención por parte de los médicos de cabecera o problemas para lograr obtener turnos en los centros médicos donde los derivan para ser atendidos.

Este sábado, luego del editorial en el que Lilí Berardi puso foco en situaciones a las que asisten los adultos mayores, esos mensajes volvieron a llegar y algunos se convirtieron en vívidos testimonios de la problemática que atraviesan los afiliados, que coincidieron en señalar como una “peregrinación” la situación a la que deben someterse para ser atendidos.

Mercedes, por ejemplo, relató que tuvo a su mamá y a su papá enfermos. “Siempre fue un peregrinar con las órdenes, me doy cuenta que la gente sigue con esa peregrinación”, contó.

“Hace tres años se fue mi mamá, en ese momento había quebrado la clínica San Martín, así que tuvo que ir al Hospital, la atendieron muy bien, pero duró pocas horas. Era todo siempre un peregrinar y pienso que la gente sigue en la misma”, señaló.

“Esto viene arrastrándose desde hace varios años y el de PAMI no va gratis por lo que aportó antes, le descuentan todos los meses, y no todos los afiliados de PAMI están enfermos”, adviritó la mujer.

“Me doy cuenta que le pasa a la mayoría de la gente. Con las recetas, por ejemplo, he visto en la cola de las farmacias que la gente vuelve con su receta después de hacer la cola, los comentarios son esos”, consignó.

Claudia, por su parte, relató lo que vive con su mamá, que tiene dificultades reumatológicas y requiere de un diagnóstico profesional específico pero no consigue turno para que la atiendan en San Nicolás, donde debe recurrir porque en San Pedro la prestación no es gratis y le custa 1600 pesos.

“Mi mamá tiene problemas, no se mueve, tiene las manos muy inflamadas, lo que la lleva a no poder hacer nada, las piernas, tiene un malestar general por problemas reumatológicos”, explicó Claudia.

La mujer contó que para lograr que un reumatólogo la vea comenzó con un “peregrinar” que incluyó primero obtener el turno en el médico de cabecera de su mamá, que tenía que generarle la orden electrónica. Llamó la atención en su relato que el médico la hiciera volver a la semana siguiente para entregarle el documento.

“Fui al doctor, le pedí la orden y me dijo que fuera a buscarla a la semana, lo que me pareció una boludez. Era electrónica, como la de los remedios, pero bueno, tuve que ir a la semana siguiente”, se quejó.

“Era una orden para una derivación reumatológica a San Nicolás, porque acá lo hacen pero cobran 1600 pesos en Sadiv, y no lo podía pagar, ella cobra 27 mil pesos y mi papá también, con eso pagan todo: cable, teléfono, luz, comer y no mucho más”, explicó.

Para que un traumatólogo atienda a su mamá en el Hospital ya pidieron turno vía WhatsApp: “Nos dieron recién para el 30”.

Desde San Pedro la derivaron al sanatorio de la UOM de San Nicolás, “pero ahí no atiende ningún reumatólogo”. En esa clínica le facilitaron tres números de teléfono de profesionales de esa ciudad, pero en ninguno pudo obtener el turno.

“A una la llamo todos los días y no atiende, la otra no tiene turno hasta noviembre, y la otra da cinco números pero hay que ir a retirarlos a San Nicolás. La chica de Pami me dice que me meta en una dirección web, que es www.institutosn.com.ar, y hago todo, le dan a todo el mundo número menos a los afiliados de Pami”, detalló.

Claudia maneja internet, por lo que pudo intentar hacer el trámite, aunqu sin suerte. “No le dan turno a los afiliados de Pami así que ahí está mi mamá, que no se puede bañar sola ni nada. La otra opción que te dan es Buenos Aires, pero no me animo a ir en auto”, indicó.

“Mi abuela se murió esperando que le hicieran los masajes un kinesiólogo de Pami, ella tenía líquido en los pulmones, fui tres o cuatro veces con los papeles, y le dijo siempre a la chica que mi abuela se murió esperando un kinesiólogo y no quiero que pase lo mismo con mi mamá con el reumatólogo”, se quejó Claudia.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias