19.1 C
San Pedro
martes, diciembre 7, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

El detenido por dispararle a un menor de edad asegura que él no fue y que lo acusaron falsamente

El hombre de 46 años se comunicó con La Opinión y dejó en claro que lo apresaron y trasladaron a la Comisaría porque testigos del confuso episodio que ocurrió el martes por la noche en la intersección de Javier Rivero y Cucit indicaron a la Policía que él fue el autor de los balazos que impactaron en la cabeza y espalda de un chico de 16 años. "Yo y mi señora llamamos al 911 porque el chico estaba tirando piedras con una gomera para el lado de mi casa. Cuando salí a decirles que nosotros llamamos, me pusieron las esposas y me cargaron sin mediar palabra", relató quien estuvo aprehendido hasta el miércoles por la mañana y recuperó la libertad.

 

El martes por la noche, alrededor de las 21.00, ocurrió un confuso episodio en la intersección de Cucit y Javier Rivero donde la Policía detuvo a un hombre de 46 años acusado de dispararle con un arma de fuego a un menor de 16 que sufrió una herida cortante en su cuero cabelludo y escoriaciones en la espalda.

Publicidad

El supuesto atacante, identificado como Pablo Maes y quien tiene una verdulería en el barrio, se comunicó con La Opinión y pidió dar su versión de los hechos porque asegura que él no fue quien baleó al chico y que lo mencionaron falsamente: "Este chico empezó a agredir como hace siempre con otro otros vecinos porque ya tiene antecedentes acá. Empezó a tirar piedras con una gomera para mi esquina, llamamos al 911 porque no se dejaba de joder. Llamé yo y como seguía tirando, llamó mi señora. Estaba mirando la televisión acá adentro con mi hijo, llamó de nuevo mi mujer porque no venían y entre medio me dice si había escuchado que tiraron con un arma porque eso que escuchó no era una piedra sino un tiro. Como estoy alejado y estaba con la TV -continuó- no escuché. Cuando llegaron, salgo a decirle a la Policía que nosotros llamamos al 911. Me acerco al móvil y sin mediar palabra me dijeron que el chico estaba herido en la cabeza y la espalda, me esposaron y me llevaron".

El comerciante, que reiteró en varias ocasiones que "en ningún momento" salió de su vivienda a disparar ni que tiene armas", pasó la noche en la Comisaría y recuperó la libertad el miércoles alrededor de las 9.00. Sobre por qué lo apresaron, sostuvo que "supuestos testigos" lo señalaron como el autor de los balazos que lesionaron levemente al menor pero pudo haber terminado en una tragedia. Y agregó: "Me dijeron que testigos dijeron que yo había tirado pero yo sólo salí a hablar con la Policía y antes no salí. Me preguntaban donde dejé la escopeta pero yo no tengo armas en mi casa. Era la palabra de ellos contra la mía y me llevaron a la comisaría".

El caso recayó en la Fiscalía de turno que decidió la liberación de Maes a las pocas horas. En ese sentido, el acusado aseguró: "No me hicieron allanamiento a pesar de me dijeron que iban a venir y romper todo ni me llevaron a la Fiscalía a declarar porque el fiscal no encontró motivo. El comisario le explicó la versión y no encontró motivos, también los testigos eran no válidos. Fue un mal entendido. Al otro día que me dieron la libertad, se disculparon de que fue un mal entendido".

Por último, se refirió a la víctima y dejó en claro que "molesta a todos los vecinos" y que por eso piensa que "alguno le disparó". "Ha roto vidrios de todos los vecinos pero nunca me había pasado a mí. La Policía lo conoce al chico, está en situación de calle y está siempre acá en el barrio, se junta en la esquina. Incluso a la tarde pasó a caballo y me saludó y después me estaba tirando piedras. Tenemos un vecindario lindo, hay gente que va a la isla a cazar y eso y tiene armas, pero yo no. La semana pasada le rompió los vidrios a una mujer separada que vive con dos hijos".

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias