3.1 C
San Pedro
martes, mayo 11, 2021

El 80% del maíz y el 50% de la soja van a pérdidas

Llovió. Un poco el domingo y un tanto más ayer. Algunas franjas del partido encontraron un mínimo alivio pero según estimaciones regionales el 80% de la producción de maíz y el 50% de la de soja están seriamente afectadas. Con este panorama las entidades rurales y los productores salen a pedir un tratamiento especial para recomponer el aparato productivo para el futuro. De acuerdo a las estimaciones de rentabilidad se perderían más de 30 millones de dólares.

Publicidad

 

Asambleas, reuniones, largas comunicaciones por teléfonos celulares que hoy permiten desde el interior del campo cotejar con colegas el nivel de preocupación. Los números de las pérdidas para el sector agrícola son demoledores. Más de 40 millones de dólares invertidos, con una estimación de ganancias que por la orientación hacia la soja prometía por lo menos una recaudación cercana en la región a los 60 millones de dólares. Si de esto se pierde un 50% (promediando entre soja y maíz), las pérdidas superarían los 30 millones de dólares, sólo en el partido de San Pedro.
30 millones de dólares es mucho dinero y los cálculos se hacen en el aire porque cada vez que se arriesgan números, por la presión impositiva o el pensamiento esquivo de los vecinos, se generan problemas.
Si dentro de lo que se consideran pérdidas se tienen en cuenta además las retenciones, (10 millones de dólares sólo en San Pedro), el panorama es desolador. Está claro que si no se vende y no se exporta nadie cobrará retenciones por lo que no se tuvo, pero cuando intenten cobrar por lo poco que se logre salvar se estarán metiendo varios dedos en una herida que cada vez sangra más.
Movilizados, los productores comenzaron a evaluar anoche en una reunión en La Serena las consecuencias de la sequía que ha generado este momento histórico y durante los próximos días habrá nuevas reuniones que apuntan a crear las condiciones para que desde el Estado se los acompañe.
Fuentes consultadas, confirmaron que las lluvias del domingo y de ayer aliviaron pero no alcanzaron. Dicen que el 80% del maíz ya se perdió pero que en la zona tal vez sea más relevante saber que el 50% de la soja también está en riesgo. El rendimiento no será el que se esperaba y algunos obtendrán apenas unos pocos quintales más que los que pagan de alquiler. Cuando muchos se frotaban las manos esperando rindes de 40 quintales (dependiendo de la tecnología usada), la tendencia indica que habrá mucho menos para afrontar todos los gastos. Quienes alquilan pagan entre 11 y 13 y quienes tienen tierras propias tendrán más aliviado este costo pero no esquivan los insumos en dólares.
Se sembraron un 15% menos de maíz y un 30% menos de girasol que se orientaron a la soja. Además bajó en general la siembra de trigo de acuerdo a patrones que se mantienen en todo el país que indican que faltan cinco millones de toneladas de otros granos que naturalmente están en la soja.

Publicidad

Pedidos
En la Secretaría de la Producción se apuran los papeles para cumplir con la formalidad de la Declaración de Desastre Agropecuario. Para los dirigentes rurales el tema es grave pero de solución simple: “Acá hay que pensar cómo se va a poner en marcha el aparato productivo. Así como pueden sostener sectores como Ferrocarriles, Autopistas y líneas aéreas”.
Para enfrentar las pérdidas que recién tendrán números reales en algunas semanas, han surgido iniciativas diversas. Desde eliminar las retenciones, los impuestos y otras cargas que abarrotan al sector, hasta generar provisión de insumos sin costo o a precios más bajos para volver a sembrar cuando se pueda. La discusión de aquí en más será esa. Por un lado, cuantificar las pérdidas y convencer a los organismos de crédito sobre préstamos razonables para el momento. Por el otro, trabajar con el Estado para que le reconozca, al menos en parte, el paraguas que ha atenuado la crisis de los últimos años con divisas que ahora se necesitan para que los campos sigan siendo la fuente de ingresos que permitieron este momento.

Al ritmo del país
Según el Censo Nacional Agropecuario el Partido de San Pedro registraba en 2002, 24.416 hectáreas de cereales y 38.387 hectáreas de oleaginosas representando el 57% de la superficie total cultivada. Los últimos datos relevados por la Sociedad Rural indicaban que en el Partido de San Pedro había 1.000 hectáreas de girasol, 62.000 hectáreas de soja, 58.000 de maíz y 12.000 de trigo. Todos estos valores, con precios ajustados a la temporada serán los múltiplos de los números que se vestirán de rojo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias