25.7 C
San Pedro
viernes, abril 23, 2021

Dudas sobre la liquidación tras acuerdos con la Guardia y Cicop

El Gobierno acordó con Cicop dar respuesta a una serie de reclamos, luego de que el exsecretario de Salud Daniel Creus hiciera lo propio con los médicos de la Guardia General, representados por el Sindicato Único. Todas las partes hablaron públicamente sobre la posibilidad de dar marcha atrás a la forma en la que se liquidarían las guardias en el servicio de emergencias pero nadie dijo de qué se trataba. La Opinión tuvo acceso a documentación que pone en duda la manera en que esa tarea fue pagada durante el último año.

Publicidad

 

El año pasado explotó la interna hospitalaria, en medio de  paros por tiempo indeterminado y con una denuncia penal presentada por Cicop por “malversación de fondos públicos” que apuntaba a la presunta comisión de irregularidades en el  pago de guardias médicas y, desde entonces, con cambio de intendente y todo, la situación del sistema de salud público atraviesa una crisis de la que es tan difícil salir que incluso ha costado tres cúpulas de salud en poco tiempo.

Publicidad

Creus se fue imposibilitado de alcanzar un acuerdo con los médicos de Cicop pero tras haber firmado un acta de compromiso en el Ministerio de Trabajo con los de la Guardia General, representados por el Sindicato Único de Juan Cruz Acosta, cuyos alcances ahora serán revisados.

La semana pasada, los profesionales de la salud, encabezados por Leonardo Carrión, alcanzaron un punto de entendimiento con el Gobierno, en una reunión de la que participaron Giovanettoni, Baraybar, Macchia y Borgo.

Después de mucho tiempo de tensión, las partes pudieron poner blanco sobre negro y, si bien hay un compromiso de la Cicop de suspender las medidas de fuerza, también hay requisitos que sorprenden.

Las liquidaciones de guardias de los últimos meses llamaron la atención en el propio Ejecutivo, que empezó a comparar con la situación del año pasado, cuando en plena crisis se gastaba mucho más y la gestión Picchioni atacaba a Cicop.

Esa comparación hizo fruncir el ceño a los funcionarios, que volvieron a relevar la denuncia penal presentada por el gremio de los profesionales para analizar algunos puntos relacionados con la férrea decisión de Walsh y Creus de reducir las guardias, algo que lograron en sus pocos meses de gestión.

Una comparación necesaria
El año pasado, Cicop denunció que entre junio y septiembre se liquidaron en Guardia General y de Pediatría “un mayor número de guardias que las que pudieron realizarse”. Detallaron que, sumadas las de porcentaje (las habituales que deben cumplir por carga horaria los médicos) más las de reemplazo (que valían 2500 pesos y comenzarán a liquidarse a 4000 pesos, que es lo que debe pagarse de acuerdo al último aumento), el período julio-agosto de 2014 sumaba “253,5 guardias en total” y “221.5 en el período siguiente”.

En ese sentido, agregaron en la denuncia que, según la base tomada, “debieron realizarse un máximo de 124 guardias en cada uno de los períodos” y que alguna cuestión “excepcional” no puede justificar “la existencia de 129.5 y 97.5 guardias registradas en exceso” las llevaba a 288 y 300, respectivamente.

En los últimos meses, la reducción de guardias liquidadas es ostensible. En uno de ellos hubo 115 guardias de las denominadas “de porcentaje” y 29 de las “de reemplazo”, lo que suma 144. En otro período, se van a 184.

En el Ministerio de Trabajo, los médicos de Guardia lograron la restitución del “consultorio de demanda espontánea”, creado para atender a quienes llegaban al Hospital y se encontraban con la huelga por tiempo indeterminado. Esto implica que ahora, de lunes a lunes, hay cinco médicos de guardia en lugar de los cuatro habituales.

El quinto médico cobra “guardias de reemplazo”, que valen ahora 4 mil pesos cada una. Implican media de lunes a viernes y media de refuerzo sábados y domingo. Son 3,5 a la semana, 14 al mes, aproximadamente. Al promedio de los últimos meses, alrededor de 150 guardias, se le deben sumar esas 14. Aun así, el número es menor al denunciado el año pasado.

Una acuerdo que nadie firmó
“Queremos igualdad de condiciones, que les paguen a todos por igual; a igual trabajo, igual remuneración”, repitió Carrión a los medios que lo consultaron. “Vamos a revisar la forma de liquidar guardias”, dijo Baraybar en esos días en cada radio en la que habló.

Lo que ninguno dijo es de qué “forma de liquidar” hablaban. Tampoco se los preguntaron. A lo que hacen referencia todos los actores de esta novela es a un acuerdo a cuyo texto impreso tuvo acceso La Opinión, aunque sin la firma de nadie, y que estableció que la Dirección de Personal liquidará las guardias según esta “nueva forma” que, a juzgar por lo que señala ese texto, es a todas luces irregular.

Tan es así que el Ejecutivo habría dispuesto dar marcha atrás con esa “nueva forma” de liquidar y hasta algunos funcionarios del Gobierno señalaron que si llegaban a pagar así recibirían un cargo del Tribunal de Cuentas “peor que el de Guacone por 2013”, que fue récord en la historia provincial.

La nota tiene fecha del 18 de mayo pasado y dice: “Nueva modalidad de liquidación para servicio de guardia general, el mismo se realizará de la manera en que se detalla a continuación, dado que implementar un régimen de 24 por 36 horas o de 36 por 48 es inviable por los inconvenientes que la desafectación de dos guardias por médico generaría en dicho servicio, y que los costos de pagar este régimen sin disminuir carga horaria generaría un alto valor de guardias de reemplazo. Por todo lo antes mencionado se plantea la siguiente forma de liquidación, que se convierte en la opción más convenientes para trabajadores y autoridades:
+ Por cada 24 horas trabajadas entre los días lunes y viernes, que correspondan a carga horaria se liquidarán 1,5 porcentajes de guardias de lunes a viernes.
+ Por cada 24 horas de trabajo en los días sábado, domingos y feriados que correspondan a carga horaria se liquidarán 2 porcentajes de guardias de fin de semana.
Vale aclarar que dicha forma de liquidación evita pagar 2 guardias de reemplazo y los 2 porcentajes que implicaría sólo activar un convenio de 24 por 36 o de 36 por 48 horas”.

“Si sumás la media guardia más por día para cada uno, de lunes a viernes son cuatro médicos, son 10 más por semana, son 40 guardias más por mes, ahí ya llegamos a 200 guardias, sin tener en cuenta fin de semana, que según ese texto van computadas al doble: cinco médicos el fin de semana, son dos días, 80 más.

Ahí tenés 120 guardias más de las habituales. Ese era el arreglo y lo querían blanquear”, señalaron fuentes cercanas a Cicop que analizaron la documentación.

Ello sería, ni más ni menos, que “legalizar” lo que denunció el gremio de médicos que sucedía el año pasado. En la reunión en el despacho del intendente, Carrión les dijo sin pelos en la lengua: si quieren pagar 1,5 cada guardia de día de semana y el doble las de los fines de semana, ningún problema; pero para todos igual.

“La bronca con Walsh viene por esto, porque si bien tuvo actitudes negativas, lo que hizo está bien. Prometió que iba a bajar las guardias y cumplió: hizo ahorrar 100 mil pesos en un mes en un solo servicio”, coincidieron médicos y funcionarios, que tienen a otros sectores en la mira.

Problemas de dinero
En el Gobierno hay posiciones encontradas respecto al acuerdo que firmó Creus, sobre todo porque hay quienes consideran que el exsecretario de Salud fue sin consultar al intendente respecto de la reincorporación del refuerzo, que implica una erogación mayor para las debilitadas arcas municipales. “Es mucha plata, están locos”, dijo un conocedor de las finanzas públicas.

“Las guardias de reemplazo son un engaña pichanga. La carga debe estar dispuesta con los médicos que corresponden, pero no lo podemos lograr”, aseguraron quienes estudian el tema en el Ejecutivo. En Economía saben que “conviene poner la gente que se necesita en vez de pagar reemplazos”.

Cicop reclamó por los concursos para el pase a planta de profesionales, una demanda que lleva años. El 19 de mayo se firmó el decreto, se hizo el edicto pero el concurso quedó dormido “en la oficina de Creus”, confiaron desde Palacio. “El 09 de mayo se habilitó por decreto el código de descuento para Cicop, Creus nunca lo notificó”, agregaron.

En el Gobierno celebraron el punto de entendimiento alcanzado con el sindicato de los profesionales de Salud y aseguran que no habrá diferencias con el de Juan Cruz Acosta porque el acta firmada puede ser cumplida. Eso sí, el otro texto que nadie rubricó será destruido y no habrá liquidación “diferenciada”.

En estas últimas semanas, La Opinión recabó una gran cantidad de información y documentación que permite comenzar a entender qué sucede en el Hospital. La guerra entre sindicatos es parte del tema, que no se agota allí.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias