12.2 C
San Pedro
jueves, junio 24, 2021
spot_img

Detenido por violencia de género tiene COVID-19: aislaron al personal policial y hay alerta en Fiscalía

El hombre de 35 años fue aprehendido el domingo por un hecho de violencia de género. El lunes comenzó con síntomas y el miércoles recibió el resultado del hisopado, que dio positivo. Los policías que estuvieron con él fueron aislados, sin embargo no hubo medidas similares con el personal de Fiscalía y Defensoría que lo entrevistó.

Publicidad

 

La detección de un caso positivo de coronavirus COVID-19 en un detenido que está alojado en la Comisaría obligó a aislar a efectivos policiales que tuvieron contacto con él puso en alerta a Fiscalía y a la Comisaría de la Mujer, donde hubo asistencia a su expareja, víctima de violencia de género.

Publicidad

Mientras el personal policial dependiente del Ministerio de Seguridad espera en vano ser incorporado en algún programa de vacunación para disminuir el riesgo de contagio, la particular situación obligó a las autoridades locales a tomar medidas urgentes.

En el medio, quedó expuesto el personal de Fiscalía, de la Comisaría de la Mujer y los profesionales que asistieron a las víctimas, puesto que todos tuvieron algún tipo de contacto estrecho con el preso contagiado.

Se trata de un hombre de 35 años que se desempeña como empleado municipal en el área de Obras Públicas, quien fue aprehendido el domingo luego de que la Policía fuera alertada minutos después de que el agresor ingresara a la casa de su expereja y la amenazara con un arma de fuego.

El agresor le colocó un revólver en la sien a su expareja.

A partir de la detención del hombre, se cumplieron con los recaudos legales propios de un incidente de tal magnitud, en la que estuvo en riesgo la vida la mujer.

Como sucede con todos los detenidos, el hombre fue trasladado al Hospital local en donde fue asistido y revisado por los médicos del establecimiento. En ese marco, le practicaron un un testeo rápido que dio negativo.  

Luego fue trasladado en un móvil policial a la Comisaría, donde quedó alojado en un calabozo de la dependencia. Por cuestiones de seguridad, estaba solo.

A la mañana siguiente lo llevaron a las oficinas de la Fiscalía 11 para prestar declaración indagatoria. Antes pasó por la Defensoría Oficial, en el edificio de enfrente. El alerta entre todo el personal judicial se activó cuando al retirarse le indicó al instructor que lo entrevistó que presentaba síntomas compatibles de COVID-19.

De allí, prácticamente sin escalas, fue trasladado a los Consultorios Amarillos para que le practiquen un hisopado. Luego fue alojado nuevamente a la celda de la Comisaría. Recién el miércoles llegó el resultado del análisis y reveló que estaba contagiado.

La confirmación del diagnóstico positivo obligó a las autoridades policiales a aislar personal.

La Comisaría decidió aislar a los tres efectivos policiales que habían tenido contacto con el detenido durante el traslado desde su casa el día domingo y a la Fiscalía el lunes.

Mientras tanto, a pesar de que desde la Fiscalía General no se tomaron medidas algunas con el personal judicial que lo entrevistó tanto en la UFI 11, cuyas oficinas están en el mismo lugar donde funciona la UFI 5, como en la Defensoría Oficial, en el edificio de enfrente.

En la Comisaría de la Mujer, por su parte, si bien no estuvieron con el acusado sí lo hicieron con la mujer y su hijo luego del grave incidente que provocó el detenido, de quien son considerados contacto estrecho tras el episodio que sufrieron.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias