24.5 C
San Pedro
viernes, octubre 22, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

De Coronda a Gobernador Castro, sin escalas ni boleto de vuelta

Marcela Alejandra tiene 20 años y junto a su novio y sus tres hijos se instalaron en Gobernador Castro. Llegaron sin ninguna de sus pertenencias y huyendo de una grave situación que le tocaba vivir. Su padre habló en Radio Cuarentena, agradeció la solidaridad del pueblo y relató cómo se vive en Coronda, lejos de toda realidad y presos de un sistema que los mantiene vulnerables.

 

Existen historias de vidas que borran todos los discursos y desenmascaran una triste realidad que se vive en distintos puntos del territorio nacional y que ningún beneficio que otorgue el gobierno de turno puede emparchar y que solo la solidaridad de la gente lo puede remediar pero no curar.

Publicidad

Marcela Alejandra tiene 20 años y es quién a principios de mes, arribó a Gobernador Castro con su novio Ignacio y sus tres pequeños hijos para afincarse allí. La familia se trasladó desde Coronda, Santa Fe, en busca de un mejor futuro y se encontró con una comunidad dispuesta a brindarles su ayuda, logrando conseguir el asilo que buscaban y les permita afirmar sus expectativas.

Antonio Olivero es el padre de Marcela, y se comunicó con Radio Cuarentena para agradecer a la comunidad de Gobernador Castro la solidaridad que le ofreció a su hija y poder contar su historia de vida.

El hombre vive actualmente en Coronda, en la provincia de Santa Fe. Es un padre dedicado y trabajador que al igual que a otros no les alcanza con el esfuerzo diario para sacar adelante a su familia. Actualmente es obrero en una fábrica productora de píkles y a sus 48 años intenta retomar la escuela.

Su hija Marcela, se afincó en Gobernador Castro, pero su padre recuerda cuando en el año ’99 tuvo que trabajar en la fruta para poder tener otro ingreso.

Su casa se ubica en paralelo a las vías del tren y es donde reside con su esposa y sus 6 hijos: “Acá formamos nuestra familia y a ellos”, dijo. El lugar no cuenta con ningún servicio esencial, solo con una “canilla pública” que se encuentra cerca del sector donde pueden buscar agua potable para pasar el día”.

“no tengo aportes, pero nunca dejé de trabajar”

Antes de que Marcela comenzara su viaje sin boleto de regreso, Antonio relató el último día que tuvo contacto con ella: “Se la veía feliz”, contó pero si se hubiese enterado del acontecimiento “no la íbamos a dejar ir”.

“Marcela se fue porque era víctima de su ex marido, pero nunca nos lo pudo contar, llegó a su límite”, dijo Antonio sobre la situación que atravesaba su hija.

La historia se hizo conocida luego de que un ciudadano, identificado como Javier Luchessi, publicara en su cuenta de Facebook esta situación. El posteo generó que muchos ciudadanos quisieran aportar a la causa y con ganas y esfuerzo se pudo conseguir un lugar en donde la familia se pueda quedar provisoriamente: “Estoy totalmente agradecido a ellos y a la gente de Castro”.

“Ahora estoy mas tranquilo al saber que ella esta bien”.

aseguró Antonio, su padre

El hombre, angustiado, ilustró cómo se vive en ese lugar, una tierra rica en producción, y reconoció que solo espera poder reencontrarse pronto con su hija y sus tres nietos.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias