9.3 C
San Pedro
viernes, junio 18, 2021
spot_img

De chicanas y otras yerbas

Publicidad

 

chicana.  (Del fr. chicane). 1. f. Artimaña, procedimiento de mala fe, especialmente el utilizado en un pleito por alguna de las partes.

Publicidad

Pasé dos semanas en San Pedro y me permito una reflexión sobre lo que vi y oí. Pases de factura y chicanas al palo. Siempre juzgando a los otros, nunca la autocrítica serena y equilibrada. Como si las cosas fueran compartimentos estancos, reducidos a blanco y negro. La campaña electoral debe comenzar a calentarse, sería bueno dejar sentado que el uso de chicanas comprueba la falta de argumentos y, mucho más, de propuestas o proyectos.

La chicana no necesariamente es mentira o calumnia. La mala fe consiste en distorsionar hechos o dichos que, fuera de contexto, parcializan o invierten su significado. Se busca descalificar al adversario, y para ello se largan chicanas en lugar de argumentos o raciocinios. Yo puedo discordar que le hayan pagado a Guacone el aguinaldo reclamado (aunque le correspondía), pero de allí a inferir complicidades o continuismo hay un trecho largo. Esa es la imagen que se busca crear, mostrando un recibo como si fuese un hecho delictivo. Y no lo es. Ni siquiera sabemos si el Concejo Deliberante ya presentó sus conclusiones a la Justicia. Y aclaro que espero que ésta lo juzgue, y lo condene si hubo hechos delictivos. Y por aquello que no haya sido delito pero aberrante igual, la sociedad ya lo ha condenado.

Suenan candidatos que son figuras del pasado, y en ese caso pueden ser objeto de críticas y/o elogios a la gestión que realizaron, pero no de chicanas. La crítica es al conjunto de la gestión, o a la forma de hacer política. Nunca un pase de facturas, porque eso no construye nada. En el orden nacional los argentinos vamos a elegir entre dos modelos de país, que se diferencian con una claridad meridiana. Y en el orden local se elegirá entre el pasado y el futuro, entre vivir de la política o estar al servicio de la gente, entre proyectos personales o un proyecto colectivo. Pero hagámoslo con argumentos, con propuestas, con ideas. Participemos. Controlemos.

Exijamos definiciones, y especialmente, TRANSPARENCIA. Porque la política debe dejar de ser algo entre círculos cerrados para convertirse en asambleas de participación popular.

Eduardo Flores – DNI 4.685.785

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias