18 C
San Pedro
lunes, mayo 10, 2021

Cuidemos a nuestras Hijas/os!

Muchas veces nos pasa que andamos de acá para allá y no vemos lo que pasa a nuestro alrededor. Uno entiende a los padres cuando es grande y ya tiene una vida plena y superado lo que en su momento fue un martirio. Yo he sido víctima de abuso y pude salir de un gran pozo depresivo, gracias a la ayuda de profesionales, amigos y por supuesto mucho  amor y contención familiar. Si hoy me oculto detrás de este mail, no es porque tenga vergüenza de dar la cara, simplemente es porque me recomendaron esconder mi identidad. Seguramente muchas de las personas que leerán este mail, no van a necesitar más que unos minutos para darse cuenta de quien soy. Les cuento un poquito mi historia, soy de San Pedro, provincia de Buenos Aires. Yo vivía con mi familia muy feliz, hasta que un HDP se le ocurrió la gran idea de llevarme sola a la casa. Por supuesto que  fui, no habría por que temer, era un conocido de la casa (El¨Tío XXX¨). ¿Por qué temerle?… a nosotras nos enseñaron a no hablar con extraños, pero el no lo era… yo tenía tan sólo 8 años. Y así ocurrió… durante varios meses, quizás años… yo fui su víctima, el me llevaba a la casa y abusaba de mí… una nena de 8 años.  Con promesas, por supuesto incumplidas y amenazas, el lograba lo que quería… su placer sexual a costas de mi sufrimiento… Hoy ya tengo varios años más, y una vida plena… ¿pero saben por qué escribo esta carta?, porque hace unos días me he enterado que no fui su única víctima y eso me hace sentir muy mal por no haber hecho nada en su momento, quizás esta no es la manera, pero no encuentro otra. Quiero escracharlo en San Pedro y que todos sepan quien es… allá nos conocemos todos…. Espero que esto ayude a  evitar otras nenas abusadas, por lo menos por este TIPO al cual no se como llamarlo, no encuentro calificativo que pueda describir tamaña aberración. Es casado por segunda vez y tiene dos hijos, a uno (el más chico) no lo conozco, pero al más grande sí y es una muy buena persona. Lamentablemente tuvo un padre que no merece el perdón de Dios, ahora deberá cuidar a su hijita de su propio abuelo. Espero que esta carta ayude de algo, reenvíenla si quieren… no les va a pasar nada por no hacerlo. Y si alguien quiere escribirme, aquí estaré: [email protected] N de la R: Transcribimos la carta omitiendo el nombre, pese a que la víctima identifica al abusador que se encuenta en libertad. Denuncia publicada en La Nación (Abr. 07): http://www.lanacion.com.ar/900970

Publicidad

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias