22.2 C
San Pedro
lunes, abril 12, 2021

Crecen las dudas en torno a la desaparición de Paulino Ávila

Por primera vez habló la familia del camionero y dio otra versión sobre lo que pudo haber pasado con el sampedrino de 42 años. Por otra parte surgieron dudas en torno al accionar policial que halló el vehículo abandonado.

Publicidad

 

Pasan las horas y crece la incertidumbre sobre qué fue realmente lo que sucedió con Paulino Ávila, el camionero sampedrino que hace una semana salió con su auto Peugeot 207 en sentido a Zárate y horas después le comunicó a su pareja la intención de quitarse la vida cuando se encontraba sobre el puente Zárate Brazo Largo.

Publicidad

Las actuaciones oficiales hasta el momento en torno a lo que podría haber acontecido con el hombre de 42 años están orientadas a su pedido de paradero y al trabajo que Defensa Civil y Policía están efectuando en la zona cercana a donde apareció el auto.  

Ahora, con la participación de su familia y el compromiso asumido con el caso, comenzaron a surgir más dudas que certezas respecto a cómo fueron las últimas horas en las que Ávila estuvo en contacto con sus allegados y qué rol tuvo la policía en el procedimiento.

“Es imposible que Paulino haya hecho lo que dicen”, dijo su papá Alberto Aguilar a La Opinión & Sin Galera. “La última vez que lo vimos fue el 10 de febrero y estaba muy bien. Es más, vino a casa y dejó un cuaderno y una máquina de sacar fotos”, contó.

“Hemos ido a Zárate y a Campana pero las autoridades no nos han querido recibir, así que conseguimos una abogada que nos va a dar una mano para poder movernos de otra forma, porque no puede ser que nadie nos responda nada”, señaló el hombre.

“Queremos que el fiscal nos reciba porque tenemos muchas cosas para contarle, así que insistiremos”, dijo el padre.

La aparición de audios, un video y el testimonio de un comerciante podrían originar un giro inesperado en la causa ya que aportarían detalles hasta ahora desconocidos, que la Justicia habría ignorado y que a la policía del lugar poco parecieron importarle, como por ejemplo que al desaparecido le habían secuestrado el auto en Zárate.

El solo hecho de que el personal policial permita que la pareja de Ávila venga en el auto para San Pedro cuando había sido abandonado sobre la finalización del puente, casi en el límite con Entre Ríos y con todas sus pertenencias, sin siquiera secuestrarlo para peritarlo teniendo en cuenta que no se sabía nada del dueño y que había amenazado con quitarse la vida, ya implica algún tipo de irregularidad por parte de la policía, quienes hasta ayudaron a la mujer a cambiar una rueda que estaba desinflada.

Nunca se le comunicó lo sucedido a la familia, no se secuestraron celulares ni pertenencias, no se requisó su casa en la calle Chacabuco y no se le ha tomado declaración a nadie. Así en medio de un “coro de irregularidades” administrativas, la familia espera que Paulino Ávila aparezca con vida.

Si algo le faltaba a todo esto para sumarle dudas e incertidumbre, un comerciante vecino a la casa del camionero aseguró que el martes, cuando muchos ya indicaron que estaba desparecido, fue a la mañana a hacer un encargo y a la noche lo retiró.

Más allá de la posición de la familia, el miércoles la búsqueda se reanudará, aunque a partir de todo lo planteado el caso comienza a tomar otro tono y a apuntar hacia lo administrativo y a las irregularidades  cometidas, que poco ayudan para saber qué pasó con Paulino Ávila.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias