13.6 C
San Pedro
jueves, julio 29, 2021
spot_img

Condenaron a un policía por pedir $ 5.000 para devolver una moto en la Comisaría

La fiscala Viviana Ramos logró una condena de dos años de prisión de ejecución condicional y cuatro de inhabilitación para ejercer cargos públicos para un policía de 39 años, quien fue hallado penalmente responsable por no haber iniciado las actuaciones relacionadas con un accidente y por haberle pedido dinero a cambio de devolver la moto a la familia del accidentado.

Publicidad

 

El Juzgado Correccional N 2 de San Nicolás, a cargo del juez Sebastián Luis Zubirí, condenó el lunes pasado a un oficial inspector de la Policía Bonaerense, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional y cuatro de inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos.

Publicidad

El policía sampedrino fue hallado penalmente responsable de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y exacciones ilegales por haber quedado acreditado que hace dos años y medio omitió labrar las actuaciones de un accidente y pidió 5.000 pesos de coima para devolver una moto secuestrada en el marco de ese siniestro ocurrido en la vía pública.

El 26 de febrero de 2016 el funcionario policial estaba en servicio a cargo de las tareas administrativas de la Comisaría. Ese día omitió iniciar las actuaciones relacionadas con un accidente de tránsito, no avisó a Fiscalía del hecho y no dio ingreso en las actas a una moto que sus compañeros habían trasladado a la dependencia y que había participado del choque.

El protagonista del accidente denunció en Fiscalía que sufrió un accidente en Rómulo Naón y Máximo Millán cuando iba en moto y fue atropellado por un auto, que le provocaron una serie de lesiones que obligaron que lo hospitalizaron. El conductor del coche, aquel 26 de febrero se presentó en la Comisaría, tal como se lo solicitó la policía.

Sin embargo, en la dependencia no había constancia de registro del choque y mucho menos del secuestro de la moto, que no sólo estaba ahí sino que un mes más tarde fue entregada sin problema alguno a su propietario. A la pareja del accidentado, una mujer policía le dijo en el Hospital que el oficial quería hablar con ella. Ese día fue dos veces a la Comisaría, pero no lo encontró. Volvió el 29 de febrero y fue atendida por él, uniformado e identificado.

El ahora sancionado le dijo a la mujer del accidentado que ella no podía hacer la denuncia, por lo que el trámite iba a demorar. En la conversación, le advirtió que su marido iba a alta velocidad y que era el responsable del choque. Le mostró fotos del accidente y cuando ella le exhibió la documentación para retirar la moto, le dijo que eso no servía, que tenía que "llevarle entre cinco o seis mil pesos". Para esa fecha, tres días después del siniestro, todavía no había ningún registro oficial de lo ocurrido ni de la moto secuestrada.

El accionar del policía quedó en evidencia cuando la mujer fue a Fiscalía para reclamar que le devolvieran la motocicleta. En los medios, el accidente había sido relatado. Policía Científica había estado en el lugar. La moto había sido secuestrada y el dominio estaba tomado. El conductor del auto fue llamado a indagatoria y en su declaración, imputado por lesiones culposas, relató que en la Comisaría le dijeron que se fuera, porque el herido no iba a radicar la denuncia.

En su declaración, el acusado dijo que no tenía conocimiento alguno respecto del accidente. Para la Justicia, el policía mintió, porque él, como oficial de servicio, estaba a cargo. No podía ser que la ayudante de guardia, la perito de Científica y los efectivos del patrullero que acudieron al choque estuvieran al tanto y él, responsable a cargo, no. Once años de experiencia policial tenía en ese momento. No podía desconocer sus funciones.

La moto fue entregada a su dueño el 23 de marzo. Ese día, la responsable de hacer efectiva la devolución no encontraba registros del ingreso de ese rodado a la Comisaría, que en lugar de estar junto a las secuestradas estaba en el patio.

La mujer policía verificó la documentación, pidió informes al sistema sobre el dominio y como todo estaba en orden entregó el vehículo y dejó constancia de lo sucedido. Eso mismo podría haber sucedido aquella jornada en la que, según denunció la pareja del accidentado, el agente le pidió dinero.

Con los elementos probatorios reunidos por la Fiscala Viviana Ramos, el juez Zubirí consideró que el policía es culpable de los delitos de los que fue acusado y lo condenó. En el ámbito judicial aseguran que el fallo es muy importante para evitar conductas de ese tipo entre los hombres de las fuerzas de seguridad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias