27.8 C
San Pedro
viernes, diciembre 3, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Con perros, drones, caballos y policía continúa el rastrillaje para atrapar al asesino de María Esperanza

Tras varias jornadas de búsqueda e indicios, Bruno, el perro entrenado para rastreo de personas, logró llevar a los efectivos a lugares donde el prófugo Roberto Ramón Romero pudo haberse guarecido. De hecho el miércoles se encontró la bicicleta con la que presumen que se fue del hogar que compartía con María Esperanza Fernández y guió a los investigadores a campo traviesa varios kilómetros hasta que se lastimó una pata. El jueves fueron cuatro horas intensas donde el can marcó varios sitios y bien caída la noche, su entrenador anunció: "Cortamos, mañana arrancamos a las 9, van a venir más perros, caballos, un drone y vamos a seguir la búsqueda".

 

La bicicleta, materia fecal y papel higiénico, fueron tres de los rastros precisos que utilizó Bruno, el can adiestrado para orientar el recorrido que pudo haber hecho el prófugo acusado por asesinar a martillazos a María Esperanza Fernández. El cuerpo sin vida fue hallado el domingo por la tarde, cuando ya habían transcurrido varias horas desde que el también acusado por abuso de una de las hijas de la víctima cuando era menor dejó la llave puesta y se marchó en la bicicleta que fue encontrada el miércoles por la tarde en un descampado.

Publicidad

f2f828ec-6df6-4f3c-bf66-fc4ef5f55ae2-1

Fuentes de la investigación indicaron que es probable que en algún momento haya contado con alguna ayuda y que en las dos oportunidades en las que se activó su celular para comunicarse con dos personas de su entorno, a las que dejó mensajes contundentes, no pudieron ser detectadas puesto que no hubo intervención sobre la línea telefónica. La última vez que se activó el celular de Romero fue a las 8.20 del lunes, más de 24 horas después de abandonar el cadáver de su pareja envuelto en una frazada y a menos de 30 cuadras de su domicilio.

De acuerdo al horario en que la autopsia determinó que pudo haberse perpetrado el crimen, el femicida ganó unas diez horas y tras ellas, cuatro días más en los que logró huir por un territorio que conoce a la perfección ya que siempre trabajó en la zona rural, en especial en viveros de la zona. Tampoco hasta el momento se sabe si hubo órdenes de detección o cruce de llamados con el entorno más próximo del imputado que lleva casi 120 horas de desplazamiento físico con necesidad de alimentos e hidratación.

848a846e-cc7b-42d6-80c7-c1542a41bf3b

Los canes fueron sumamente precisos en cada "posta" en la que pudo haber pernoctado y dejado huellas. El jueves todo indicaba que podía estar acorralado. La búsqueda comenzó en el kilometro 166 de la ruta 9, continuó en cercanías de ese lugar hasta que hubo que suspender el tránsito en la autopista porque Bruno quiso cruzar. De allí en más la caminata fue interminable, entre taperas, posibles guaridas y bañados que hubo que cruzar pero en palabras del entrenador quedó bien resumido: "Vamos a retomar desde este lugar, mañana lo vamos a tratar de encontrar sí o sí, va a estar todo abocado a esta zona. Lo buenoe es que todavía hay rastros, se está moviendo, continuamente y por eso no lo pudimos todavía agarrar".

Está todo preparado, el personal convocado y los refuerzos llegarán para dar con Romero. "Mañana arrancamos a las 9, van a venir más perros, caballos, un drone y vamos a seguir la búsqueda, porque para este lado esta complicado", dijo antes de proporcionarle a Bruno el descanso que necesita para volver a la tarea que ya lo hizo recorrer unos 30 kilómetros, según se estimó en presencia de los dos periodistas de La Opinión que transmitieron en vivo todo lo que sucedió desde la mediatarde hasta que se suspendió la tarea.

312b833a-2b16-4949-96e5-4c1b08b35387

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias